Ciudad

Techo propio

Con llave en mano se concreta el sueño de ser propietario

Este viernes 82 trabajadores de tres sindicatos de la ciudad celebraron la inauguración del edificio construido por la provincia. Para todos significó salir de un régimen de alquiler opresivo y la felicidad de sentirse dueños


Hace tres años 82 trabajadoras y trabajadores del Sindicato de Prensa Rosario (SPR), el Sindicato Argentino de Televisión (Satsaid) y la Asociación Médica de Rosario (AMR) recibieron por sorteo un lugar en un terreno para una casa propia. Este viernes les dieron la llave. El edificio de dos torres y 82 departamentos se construyó en Crespo 1361, en el barrio Echesortu, a partir de un convenio de las asociaciones gremiales con el gobierno de Santa Fe. Permitió a los beneficiarios dejar de alquilar y tener una casa con una financiación que alcanza en promedio a 25 años. Del total, 33 son trabajadores del SPR. Tres mujeres forman parte de la Cooperativa La Cigarra Limitada, que edita del diario El Ciudadano, y compartieron lo que significó tener un hogar propio.

La construcción del edificio empezó en 2015 y este viernes quedó formalmente inaugurado en un acto del que participaron los 82 nuevos propietarios, representantes de los tres gremios, el gobernador Miguel Lifschitz, el presidente de la Cámara de Diputados provincial y ex mandatario provincial Antonio Bonfatti, la intendenta Mónica Fein y otras autoridades municipales y de la provincia. Hace tres años los adjudicatarios comenzaron a pagar una cuota-espera mientras se ejecutaba la construcción. Con la entrega de las llaves abonarán un monto mensual hasta completar el valor del departamento con una financiación que alcanza en promedio los 25 años. De los 82 departamentos del edificio, 33 se destinaron a trabajadores del SPR, 33 a afiliados al Satsaid y 16 a la Mutual de la AMR. El proyecto urbanístico fue posible a partir de un convenio entre los tres gremios y el área de Hábitat de Santa Fe. Tuvo una inversión de 256 millones de pesos e incluyó la construcción de tres salones comerciales, un salón de usos múltiples y 35 cocheras cubiertas.

El secretario general del SPR, Edgardo Carmona, consideró: “Es muy importante que en este momento difícil de políticas del gobierno nacional los compañeros de prensa, de televisión y de la asociación médica puedan acceder a la vivienda. Es un hecho para festejar, felicitarnos y alegrarnos. Bastaba ver la cara de los compañeros, llorando y entrando a su departamento para darse cuenta de lo que está pasando”. Para el representante gremial fue fundamental el compromiso de Lifschitz y Bonfatti para concretar el convenio: “Tiene que ver con un concepto de política pública. Fue muy importante la asistencia provincial porque para los trabajadores es la única forma de acceder a una casa cuando los créditos en el ámbito privado son imposibles de pagar. Fue un trabajo de los sindicatos junto con la provincia para que los compañeros puedan concretar algo tan importante como la vivienda. Significa seguridad, dignidad y mejora en la calidad de vida”.

El gobernador Lifschitz recordó que exactamente el mismo día pero de 2017 recorrió la obra, que ya mostraba grandes avances. “A partir de hoy empezarán a transitar nuevas etapas y a construir nuevas metas para cada una de las familias. Estos proyectos están destinados a mejorar las condiciones de vida de las familias de Rosario con la presencia del Estado, sobre todo en estos tiempos donde hay tantos cuestionamientos a lo público y de los trabajadores del sector público”, destacó Lifschitz. “Frente a políticas económicas que desprotegen a la clase trabajadora y ni hablar a los sectores que están bajo la línea de la pobreza es cuando más tiene que estar presente el Estado. No solamente para garantizar los derechos de los más vulnerables sino también de todos, de los sectores medios, de los trabajadores “, agregó el mandatario.

“No puedo dejar de contarles que mi primera vivienda la obtuve gracias a la Mutual de la Asociación Médica, a través de un crédito como el que obtuvieron ustedes, que pagué durante diez largos años. Considérenme una más entre ustedes”, contó la intendenta Fein a las personas beneficiarias. “Santa Fe piensa que la vivienda es un derecho social y trabaja con muchas dificultades todos los días para lograrlo. Lo puede hacer gracias a instituciones como las que hoy están acá. Nos enorgullece tener dos edificios más en la ciudad, construidos desde la solidaridad, compromiso y la lucha. Porque en este país vamos a necesitar seguir luchando”, agregó Fein.

En primera persona

Ana Stutz forma parte del equipo de arte de El Ciudadano y fue una de las beneficiarias del plan de viviendas. “Tal vez por ser nieta de inmigrantes el valor de tener un techo propio parecía un mandato irrenunciable, pero en nuestra realidad también era una utopía. Más de 20 años como inquilina estuve devorada por las leyes del mercado inmobiliario y con los vaivenes de nuestra economía y posibilidades laborales, donde parecía un desatino pensar sólo en la idea. Una casa propia no es sólo una posesión material también es una sensación de libertad, de seguridad y de poder brindar a tu familia un proyecto de futuro ahora tangible. Saber fehacientemente que tu techo no va a caducar al ritmo de los dos años de un contrato de alquiler no tiene precio. Por fin podemos ver más allá y pensar en un clavo en la pared sin remordimiento alguno”, dijo.

Otra de las nuevas propietarias es Soledad Villamayor, que forma parte del equipo de administración del diario de la cooperativa La Cigarra. “Es un sueño que de chica lo tuve pero siempre supe que sería muy difícil. Hoy gracias al Sindicato de Prensa y al gobierno provincial se me hace realidad. No tengo más que palabras de agradecimiento. Felicidad plena para mí y mi familia”, agregó.

La nómina de ciudadanas que accedieron a la vivienda propia la completa Vanina Di Benedetto, también integrante de la administración de El Ciudadano. “Después de 15 años de estar alquilando, lidiando con conseguir garantes, con casas con problemas de humedad, con propietarios que sólo ven el negocio y no la necesidad de un hogar, hoy por fin, gracias a la gran posibilidad que nos dio el Sindicato de Prensa, puedo sentir la felicidad de tener una casa propia, un hogar, un lugar donde criar a mi hijo y formar una familia en un sitio propio, donde cada en cada rincón se escriban nuestras historias y se formen nuestros recuerdos. Hoy mi corazón se llena de orgullo y felicidad”, contó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios