El Hincha

Rosarina

Con la Superliga, vuelve este domingo el básquet autóctono y se renueva el amor

Habrá cuatro encuentros este domingo y la fecha se cerrará el miércoles con Atalaya ante Ciclón. El viernes Unión le ganó a Náutico


La producción de El Hincha, como en cada torneo (Juan José García).

El básquet rosarino se extrañaba. La participación de América y Atalaya en las competencias nacionales sirvieron para matizar la espera y el desempeño de cinco elencos en la Copa Santa Fe mantuvo vivo el interés, pero faltaba ese escozor extra que se genera en la ciudad todo (y en la región) con las diferentes categorías de los certámenes locales. No se puede explicar la pasión y menos el amor por un club o una camiseta, y por eso ante cualquier oferta posible, siempre va a ser más importante seguir a la institución en la que uno dio sus primeros pasos.

Con la Superliga ya instalada, un crecimiento organizativo que debe mantenerse y la sana intención de los clubes de armar elencos para pelear arriba, esta noche se jugará el grueso de la fecha inaugural de la Superliga, que se abrió el viernes con el triunfo de Unión y Progreso sobre Náutico como visitante por 84 a 70 con 30 de Leandro Echave, 18 de Aaron Capra y 17 de Alejo Bollini. En el local anotó 19 Nicolás Giraudo y 13 Fernando Belluomini.

Para esta noche está previsto que jueguen desde las 20.30 Echesortu ante Caova y Sportivo América frente a Talleres de Villa Gobernador Gálvez, en tanto que a las 21.30 Puerto San Martín será local ante Temperley y El Tala recibirá a Sportsmen Unidos. El miércoles jugarán Atalaya ante Ciclón.

En esta ocasión, con la mayoría de los elencos conformados y manteniendo la base, el atractivo pasó por las variantes realizadas en el formato de la competencia. El cambio de fondo fue ir hacia una competencia anual y el principal motivo fue el económico: con torneos renovados en cada cuatrimestre, los jugadores tienen “paritarias” dos veces por campaña o incluso tres (los que juegan Copa Santa Fe) y no hay presupuesto que lo resista. Entonces, la mayoría estuvo de acuerdo con la medida.

El sistema de juego se remonta a los torneos de hace una década, aunque en este caso con 12 participantes en lugar de los tradicionales 16 que estaban en primera en aquel tiempo. Jugarán todos contra todos a dos ruedas en una primera etapa y luego se dividirán: los mejores seis pasarán al grupo Campeonato (con el aliciente de mantener la categoría) y los otros seis jugarán en la zona de reclasificación. En ambos casos se arrastra para la segunda mitad del torneo el 50 % de los puntos logrados en la etapa inicial.

Allí dentro de sus grupos jugarán nuevamente todos contra todos y una vez finalizada la segunda fase clasificatoria se armarán los cruces de playoffs al mejor de tres que serán eliminatorios para llegar al cuadrangular final de la Superliga. Jugarán del 1 al 6 del grupo de elite más el 1 y 2 de la zona de reclasificación (ocuparán los puestos 7 y 8). Lógicamente jugarán 1 vs. 8, 2 vs. 7, 3 vs. 6 y 4 vs. 5.

Los restantes cuatro elencos de la zona de “abajo” deberá luchar por la permanencia en varias etapas. Primero se enfrentarán 9 vs. 12 y 10 vs. 11 al mejor de tres y los perdedores descenderán a la A2. Pero luego, los ganadores de esas series jugarán otra eliminatoria entre ellos al mejor de tres cuyo ganador conservará la plaza en la Superliga.

Para el perdedor de esta llave quedará la chance de revalidar su puesto en la elite localen un playoff al mejor de 3 partidos contra el tercero del cuadrangular final de la A2.

Con las cartas sobre la mesa, equipos armados para dar pelea en un certamen largo y a la espera de los pases que puedan llegar hasta el 30 de abril, la Superliga rosarina ya está nuevamente en marcha, para el placer de los que gustan ver básquet con sentimiento autóctono.

Paganini inauguró piso de madera

Con aporte de la provincia, Paganini Alumni de Granadero Baigorria estrenó su piso. Estuvo el gobernador y la sorpresa fue el Pichi Campana.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios