Política

Con el testimonio de seis testigos, continuó el juicio a Juan José Luis Gil

El ex policía y personal civil de inteligencia fue procesado por presuntas amenazas contra investigadores de causas por crímenes de lesa humanidad en Reconquista durante la última dictadura militar.


Con el testimonio de seis testigos continuó hoy en la ciudad de Santa Fe el juicio contra el ex policía y personal civil de inteligencia (PCI) Juan José Luis Gil por presuntas amenazas contra investigadores de causas por crímenes de lesa humanidad en la ciudad de Reconquista, dijeron voceros oficiales.

Gil, de 67 años, está siendo juzgado por los delitos de “amenazas y coacciones agravadas”, que tienen una pena prevista que va de los cinco a los diez años de prisión.

El ex policía está acusado de haber amenazado mediante correos electrónicos a funcionarios judiciales, querellantes y otras personas vinculadas a la denominada Causa número 50 “Base Aérea”, que investiga los delitos de la represión ilegal en Reconquista durante la dictadura.

Precisamente, hoy declaró Angélica Pirani, esposa del ex comisario Carlos Nikis, detenido en esa causa acusado de haber cometido delitos de lesa humanidad, y brindó un testimonio en favor del acusado, además de haber tenido palabras agraviantes para la querella y la Justicia.

Anteriormente brindó su declaración testimonial Silvia Beatriz Gauna, directora del Profesorado número 4 de Reconquista, donde trabajó Gil antes de ser exonerado por el gobierno de la provincia.

También comparecieron ante los jueces María Ivon Vella, José Escobar Cello y Otmar Paulucci, la periodista Mirna Mariela Cabas y Alejandro Faustino Córdoba.

En último término prestaron declaración Fernando Telpuk y Marcelo Pultera, integrantes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Ambos refrendaron sus declaraciones de la instrucción de la causa, en la que actuaron como auxiliares de la Justicia.

El ex PCI fue procesado en diciembre de 2009 por el juez federal de Reconquista Mario Alurralde, por los delitos de “amenazas y coacciones agravadas”, luego de dar por probado que algunos mails salieron desde la conexión de la empresa Arnet a nombre del acusado.

Gil niega haber creado la cuenta de correo [email protected], de la que partieron las amenazas a militantes de organismos de derechos humanos y querellantes de la Causa número 50 “Base Aérea”.

Mediante los correos, firmados por una presunta organización secreta llamada “La hermandad”, se acusaba a los funcionarios judiciales de que era una “causa armada” por la Fiscalía, aunque la amenaza más fuerte daba cuenta de la “ejecución” de los fiscales José Ignacio Candioti y Salum, y del abogado Gabriel Hernández.

De acuerdo al cronograma del Tribunal Oral Federal, restan las audiencias de mañana y del jueves 16 de agosto, en tanto se prevé la lectura de la sentencia el viernes 17 de agosto a las 10.

Comentarios