Edición Impresa, Espectáculos, Teatro

ciclo de teatro

Con el acento en la actuación: nueva edición de “Montajes mínimos”

Se pone en marcha una nueva edición de “Montajes mínimos”, propuesta conjunta entre el Ministerio de Innovación y Cultura y el municipio local, que ofrecerá seis trabajos que apelan a la presencia del actor por encima de otras variables.


Una nueva edición del ciclo Montajes Mínimos se pondrá en marcha este viernes, apostando una vez más a consolidar un espacio en el que se pone en primer plano la actuación en sus diferentes registros y poéticas, por encima de las complejidades de montaje. De este modo, en lo que resta de mayo se podrá apreciar una serie de obras, algunas de producción reciente y otras reconocidas por su importante recorrido, que se ofrecerán con entradas populares en distintas salas de la ciudad. “Montajes Mínimos se propone investigar el lenguaje teatral, las nuevas dramaturgias y el universo de estilos interpretativos que componen la escena independiente actual argentina”, adelanta el curador y coordinador general Diego Ullúa, acerca de la tercera edición del ciclo, que se extenderá hasta el domingo 28.

Homenaje a un clásico

La programación arrancará este viernes, a las 21, en el Centro Culturar Parque España, con El Bululú. Antología endiablada, unipersonal del actor y director Osqui Guzmán. Pensar en una versión de El Bululú sin el recordado actor español José María Vilches en escena parece, al menos a primera vista, una osadía. Sin embargo, en tono de homenaje, Osqui Guzmán trasciende el recuerdo para adquirir entidad propia, lo que posiciona al trabajo en un lugar más cómodo, no sólo para el público sino también para el talentoso Guzmán, que al contrario de sentir la carga del desafío, brilla en escena merced a su ductilidad como actor, mimo, clown e incluso cantante. Vilches hizo de El Bululú, a partir de mediados de los 70, su medio de vida. Con el espectáculo, donde aparecía en escena con unos pocos objetos, múltiples personajes y su inconmensurable presencia, recorrió el país llevando consigo la historia de un actor trashumante que homenajeaba con su voz inigualable a sus autores amados: Quevedo, Antonio Machado, Miguel Hernández, Lope de Vega y Lorca, entre otros, que reaparecen en esta bella versión.

Un “drama cómico”

Este sábado, a las 21, en el Petit Salón de Plataforma Lavardén, se ofrecerá El destino de los huesos, de Andrea Fiorino. Se trata de un texto escrito con singular ingenio por la rosarina Virginia Ducler con aportes de la actriz, y se trata de un espectáculo agridulce, que transita por el borde de lo siniestro pero que elige quedarse con el estado de desasosiego al que remite cada palabra, dicha del mismo modo que las mínimas acciones que transita el personaje.

Definido por la actriz como un “drama cómico”, el espectáculo desanda, merced al conocido talento de Fiorino, los avatares de una mujer encerrada en su propio ostracismo y dolor, poética a través de la cual logra llevar al espectador desde su conocido mundo vinculado al humor (y cierto absurdo), a un territorio que, deliberadamente, se vuelve dramático y atormentado, más allá de que cierta convención y confianza depositada en ella de parte del público hacen que se espere con ansia ese momento en el que el relato habilita la distensión y la risa, también la compasión.

Relato de Saer

A su tiempo, el domingo a las 19, en el CCPE, será de la partida Sombras sobre vidrio esmerilado, adaptación del cuento de Juan José Saer que presenta a Adelina Flores, una poetisa santafesina de edad madura. Una tarde sofocante, se ha quedado sola con su cuñado Leopoldo, que se prepara para bañarse. Ella puede ver la sombra de él reflejada en el vidrio de la puerta del baño y, mientras espía, aparecen los recuerdos. El montaje cuenta con adaptación, puesta en escena y actuación de Irina Alonso.

Clásico de Marechal

Este mismo domingo, a las 20, en La Comedia, se presentará Antígona Vélez, una revisión del clásico de Leopoldo Marechal por Bondi Colectivo Teatral. Leopoldo Marechal (Buenos Aires, 1900-1970) supo hace mucho tiempo que en los acontecimientos que se revelan en la tragedia clásica Antígona, de Sófocles, había una resonancia local.

Antígona Vélez, con el vigor y la densidad poética de un mito clásico que “resucita” en la pampa argentina, en medio de una disputa territorial entre indios y blancos, relata la muerte de dos hermanos, Martín e Ignacio Vélez, que pelean por pensar distinto y ambos mueren en la contienda. Uno de esos hermanos es sepultado, el otro, Ignacio, no, y ese cuerpo condenado e insepulto es un grito silencioso que sale de la tierra y agita las almas de los vivos, sobre todo, la de su hermana sin consuelo. El cuerpo, comido por los pájaros, será la imagen que elijan los que busquen escarmiento para otros, pero la voz “subversiva y desafiante” de Antígona se hará oír con vehemencia. Se trata de un logrado trabajo de este numeroso equipo artístico, que cuenta con dirección de Hernán Peña y Cielo Pignatta.

Nadar solo

El viernes 26, a las 21 en La Comedia, será el tureno de Nadar mariposa, con dirección de Lucas Lagré y la elogiada actuación de Fernando Sayago, propuesta en la que, apelando al humor, Pablo, un nadador, se prepara para competir mientras los recuerdos de sus años de juventud irrumpen en escena. El repaso de la técnica se fusiona con los recuerdos de antaño: la Mar del Plata de los 80 es ahora una imagen color sepia, y es hora de saltar. “Nadar mariposa indaga en la relación entre el deber y el deseo en la sociedad contemporánea en el marco del deporte de alta competencia”, escribe el director. Y agrega: “La obra apuesta al humor para contar una historia que no sólo reflexiona sobre la masculinidad en el mundo del deporte, sino también se pregunta por el peso que los recuerdos de la juventud tienen en nuestra vida cotidiana”.

Arlt, revisitado

El cierre del ciclo, el domingo 28 a las 21, tendrá lugar en el subsuelo de Plataforma Lavardén con Jorobado, el encierro de un cornudo, en el que un hombre encerrado (no se sabe exactamente dónde), quizás en una cárcel, un hospicio o en su propia cabeza, intenta alivianar la pena que le produce la incomprensión de la sociedad ante un crimen que cometió. El espectáculo, con dramaturgia y actuación de Claudio Pazos y dirección de Jorge Diez, es una versión libre de “El Jorobadito”, de Roberto Arlt.

Las salas

Montajes Mínimos, ciclo gestado a partir de la cogestión entre el Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia y la Municipalidad de Rosario, en su tercera edición, ofrecerá en total seis obras, esta vez con dos propuestas locales, que se presentarán, alternativamente, en el Centro Cultural Parque de España (CCPE, Sarmiento y el río), Teatro Municipal La Comedia (Mitre y Ricardone) y Plataforma Lavardén (Mendoza y Sarmiento), entre este viernes y el domingo 28. Las entradas anticipadas se pueden comprar en las boleterías de las salas donde fueron programadas cada una de las funciones, en sus horarios habituales, y en todos los casos a 100 pesos.

Comentarios