El Hincha, Newell's Old Boys

Panorama rojinegro

Con buenos números y un triunfo en el Clásico, Sanguinetti encontró más elogios que críticas

En ese sentido, más allá de coincidencias o disidencias que se puedan encontrar de acuerdo a quién haga el análisis, no hay dudas que esta primera parte del ciclo a cargo de Javier Sanguinetti merece como mínimo un aprobado. Y hay muchos argumentos para sostener esta calificación


La finalización de un torneo obliga irremediablemente a realizar un balance. Lo hacen los cuerpos técnicos, los directivos, la prensa y también los hinchas. Cada uno utiliza parámetros distintos, porque los objetivos no siempre coinciden.

Los entrenadores tienen mucha más información puertas adentro como para saber si lo realizado fue mejor o peor de lo esperado, los hinchas ponen lo emocional como un parámetro más alto, y otros se aferran a los números, a lo estadístico, como si fuera lo único importante.

En ese sentido, más allá de coincidencias o disidencias que se puedan encontrar de acuerdo a quién haga el análisis, no hay dudas que esta primera parte del ciclo a cargo de Javier Sanguinetti merece como mínimo un aprobado. Y hay muchos argumentos para sostener esta calificación.

Desde lo estrictamente numérico, Newell’s sumó 23 puntos, con una efectividad superior al 53 por ciento. Con siete victorias, dos empates y cinco derrotas, la Lepra peleó hasta el final la posibilidad de pasar a cuartos, un mérito del equipo, aunque las caídas ante San Lorenzo y Gimnasia dejaron algo de bronca y decepción.

La Lepra consiguió dos objetivos numéricos planteados de antemano. El primero fue engrosar el promedio. Este año no tendrá problemas (podría haberse complicado si repetía el pasado reciente), y en la tabla del próximo año escaló varias posiciones, para conseguir cierto oxígeno tras iniciar entre los peores tres.

Además, con los 23 puntos hoy se ubica en el octavo lugar de la tabla general, que a fin de temporada entregará cupos para las Copas. Hoy Newell’s está en zona de Sudamericana, aunque sólo lo separan dos puntos del quinto lugar que podría otorgar un lugar en el repechaje de la Libertadores.

Hay otro objetivo que no se mi-de como el resto: ganar el Clásico. No hay dudas que la victoria ante Central es un bonus que tiene Sanguinetti y el equipo. Los resultados adversos ante el Canalla en los últimos tiempos le entregan un valor mayor al 1-0 en Arroyito, con gol de Juanchón García, quien además pasó a ser uno de los “protegidos” de los hinchas a partir de ese grito.

En ese rubro, el de los goleadores, Newell’s repartió parejo los 17 tantos anotados. Juanchón y Nico Castro, con apenas 3 goles fueron los goleadores. Con dos estuvieron Juan Garro, Cristian Lema y Ramiro Sordo; y con un grito aparecen Djorkaeff Reasco, Nazareno Funez, Pablo Pérez, Juan Sforza y Francisco González.

Hay otros puntos a observar, situaciones que tienen que ver con las fortalezas del equipo. De local la efectividad fue del 71% (5 triunfos y dos derrotas); de visitante, en cambio, apenas 38% (2 triunfos, 2 empates y tres derrotas). Está claro que el Coloso es un reducto donde el equipo se fortalece y sólo perdió puntos en la caída ante River –la noche fatídica de Arboleda- y frente a San Lorenzo.

De visitante todo fue más complicado, aunque el triunfo en Arroyito ante Central permite que no parezca tan malo.

Otro punto a resaltar es la gran diferencia entre los primeros tiempos y los complementos. El buen estado físico del equipo y la lectura correcta en muchos partidos de Sanguinetti provocaron

que la Lepra definiera muchos partidos en los segundos tiempos. De los 17 goles hubo 12 en los complementos.

Por otra parte está lo subjetivo. El análisis que se puede hacer del rendimiento individual de los futbolistas, en especial de los refuerzos, y otros aspectos con visión de futuro como la inclusión de juveniles.

En ese sentido, el gran acierto fue la llegada de Willer Ditta. El defensor colombiano fue uno de los mejores en cada partido, a punto tal que la dirigencia definió comprar el 80% del pase en 700 mil dólares, opción que hay que efectivizar antes de fin de año.

También rindió Juan Manuel García, aunque el físico no lo acompañó en la última parte del torneo. El gol ante Central fue un espaldarazo para un delantero que cumplió por encima de las expectativas. En la misma línea puede ubicarse a Armando Méndez, con altibajos, pero sin des-entonar. Ofensivamente aportó mucho y en defensa tuvo buenas y malas.

Tal vez el interrogante más grande sigue siendo Djorkaeff Reasco, a quien Newell’s le compró el 50 por ciento del pase y no pudo insertarse como titular. El ecuatoriano necesitó un tiempo de adaptación mayor al imaginado, aunque en el último tramo del torneo dejó algunos indicios positivos para abrirle crédito.

Leonel Vangioni, dos meses afuera por una lesión muscular; y el paraguayo Vélazquez, con poco rodaje, por ahora no pueden ser juzgados con rigurosidad.

Un caso aparte es Mauricio Arboleda. Sanguinetti lo pidió como un refuerzo clave, pero no dudó en sacarlo cuando falló ante River. La lesión de Macagno le abrió otra chance al colombiano, aunque aún no trasmite esa seguridad que el propio entrenador espera.

En cuanto a los juveniles, o aquellos futbolistas del club con potencial, Sanguinetti cumplió con la premisa de darle minutos, de ser alternativas. Hizo debutar a Martín Luciano, que ya suma 10 partidos en Primera; y a Genaro Rossi, con tres cotejos y un gol. En un contexto de urgencia también tuvo su estreno el arquero Franco Herrera y cumplió.

Además, el DT recuperó futbolísticamente a Juan Sforza y Ramiro Sordo, y le dio bastantes minutos a Nazareno Funez y Marcos Portillo, dos juveniles con potencial.

Sanguinetti también bancó mucho a Nicolás Castro y Francisco González, aunque ambos fueron muy irregulares.

Lo cierto es que este primera parte del ciclo Sanguinetti estuvo por encima de las expectativas de muchos. Es real que la vara estaba muy baja, que con poco se iba a superar el rendimiento de los antecesores, pero una campaña del 58% de efectividad (se suma la victoria por Copa Argentina), con muchos puntos positivos genera buenas expectativas de cara a lo que viene. Por ahora, Sanguinetti está aprobado.

Comentarios