Conciertos, Edición Impresa, Espectáculos

ligia piro en la comedia

“Como siempre, canto las canciones que me gustan”


El largo romance entre Ligia Piro y el público local tendrá un nuevo comienzo este fin de semana. La cantante, una de las voces más celebradas del jazz y la bossa nova, entre otros géneros de carácter más popular, desembarcará este sábado, a partir de las 21, en el Teatro Municipal La Comedia (Mitre y Ricardone), con su espectáculo Sólo una noche. En el show, Piro estará acompañada por Nahuel Bailo en piano, Javier Martínez en batería y Fede Botti en bajo y contrabajo.

Dueña de una de las voces de mayor coloratura e intensidad de la escena local, y mientras ultima los detalles de la grabación de un nuevo disco para el mes próximo, Ligia, hija de la cantante y actriz Susana Rinaldi y del bandoneonista Osvaldo Piro, llega a la ciudad con parte de su repertorio habitual y una serie de recorridos que, de manera ineludible, remedan sus encuentros musicales desde su primera niñez entrados los años 70, hasta el presente.

“Como siempre, canto las canciones que me gustan. Hay algunas que las elijo desde hace tiempo y están siempre porque el público las pide, y otras que me rodearon de chica y tengo ganas de recordar. Me pasa con la música folclórica o el infantil latinoamericano bien popular, como «El Monigote» que es algo que grabé y que quedó en la memoria de mis hijos para siempre. Y ése es el ejemplo: porque era algo que me pasaba a mí con mi infancia”, detalló Piro que, obviamente, hará su habitual repaso por clásicos del jazz, como su maravillosa versión de “Love me or leave me” o “Cry me a river”, inmortalizado por Ella Fitzgerald como el ineludible “Summertime”.

Respecto del espectáculo que la trae de regreso a la ciudad y con el que está recorriendo distintas ciudades, Piro expresó: “Sólo una noche es un espectáculo que hice el año pasado en Buenos Aires. Nació a partir de la idea de hacer un ciclo que después por cosas laborales y desavenencias no se pudo concretar, y quedó sólo un recital. Con este espectáculo estoy saliendo de gira mientras estoy grabando cosas que traigo al presente”, adelantó. Y completó: “El espectáculo tiene un set de jazz en el medio que es un género que me apasiona y que me sacó a la luz hace un montón de tiempo. Y traigo esa música que me hace bien cantar y que forma parte del disco que empecé a grabar ahora que es un disco con el que vuelvo de lleno al jazz”.

Canciones con estilo

Una de las características de la producción musical de Ligia Piro radica en volver a encontrar sonoridades y arreglos originales en clásicos de todos los tiempos algo que, al parecer, logra casi sin proponérselo. Algo de eso pasa con su elogiada versión de “Barro tal vez”, del Flaco Spinetta, un clásico de cada una de sus presentaciones. “Uno se apropia de las canciones de maneras diversas; son distintas circunstancias por las que llego a una canción o la canción llega a mí. Por poner el ejemplo de «Barro tal vez», cuando era chica, la escuchaba y no le daba mucha importancia. Yo era una niña medio rara, escuchaba jazz cuando tenía 9 o 10 años; por entonces, Billie Holiday era mi pasión; era raro todo para una niña de esa edad, porque no se correspondía con la música que escuchaba mi generación. Y «Barro tal vez» se lo debo a mi marido, que me propuso cantarla con arreglos que tuvieran que ver con el jazz, que es algo que llevo conmigo. Fue así que en un ensayo le pedí a Ricardo Lew (con quien trabajó en algunos de sus discos) que lo haga de la manera que sale ahora, porque el arreglo es de él. Ahí quedó, formó parte de mi show y no se fue nunca más. Y es una canción que está en mi historia, en mi carrera desde hace mucho tiempo; es así como se dan las cosas”.

Noche imperdible

“El show arrancará con «Vete de mí», que era un tema que le gustaba mucho a mi abuela, y que es un clásico que está considerado dentro del tango y también del bolero, de los hermanos Expósito. Sigo con «Barro tal vez» y después viene «Juan Panadero» y «Oración del remanso», tomándome de exponentes de nuestra cultura popular, el primero de la mano del Cuchi Leguizamón y Manuel Castilla hablando de Juan, el panadero que era un personaje que ellos conocían y que quedó inmortalizado en una canción, y de Jorge Fandermole la bella «Oración del remanso», que habla de ese trabajador, un pescador que vive solo en el río Paraná y que da su vida por ese amor que lo está esperando y por la pesca”, repasó la cantante. Y completó: “Me parece que esas canciones son referenciales de nuestra cultura; siento que está bueno para empezar un espectáculo poder contar estas historias”.

Comentarios