Economía, Política

Actualización de boletas

Cómo será el nuevo aumento de energía eléctrica en tres tramos para Santa Fe

Los incrementos de mayo, julio y noviembre llegarán hasta el 32% de aumento para pequeños y hasta el 63% para grandes consumidores. El esquema está determinado por el valor de distribución, que estará muy por encima del 9% que en provincia de Bs. As. generó la interna entre Guzmán y Basualdo


Los usuarios del servicio eléctrico en Santa Fe comenzarán a percibir el nuevo aumento de tarifas dispuestos en abril de este año por la Empresa Provincial de la Energía (EPE). Será en tres tramos durante los meses de mayo, julio y noviembre. Una vez implementados, los incrementos llegarán a ser de hasta el 32% respecto a lo que los usuarios residenciales pagaban en mayo.

De acuerdo a un informe del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (Ceso) las subas para los domicilios de pequeñas demandas oscilarán entre un 20% y el mencionado techo del 32% de acuerdo al nivel de consumo en cada caso. Por su parte, las industrias y comercios con altos niveles de consumo llegarán a pagar hasta un 63% más que en mayo por el servicio.

Cabe aclarar que la factura que abonan los consumidores santafesinos está determinada principalmente por dos factores: los precios mayoristas que define el gobierno nacional a través de la secretaría de Energía y el Valor Agregado de Distribución (VAD), definido por cada distribuidora (la EPE) y autorizado por el ente jurisdiccional que corresponda (el gobierno de la provincia en este caso).

Los porcentajes de aumento mencionados para Santa Fe tienen que ver con esta última variable, la misma que generó una fuerte interna en el Frente de Todos, de trascendencia nacional y que casi termina en la renuncia del ministro de Economía Martín Guzmán, pero que apenas definía lo que sucedería con el valor de la distribución en provincia de Buenos Aires.

En ese sentido el estudio del Ceso hizo hincapié en que el 9% de aumento en la distribución energética (sensiblemente menor al de Santa Fe) que generó una fuerte discusión entre el titular de Economía y el secretario de Energía Federico Basualdo, poco tiene que ver con la formación del precio de tarifas locales. La realidad en territorio provincial, es otra

Crónica de aumentos

El último aumento mayorista dispuesto por el gobierno nacional, que tendría impacto en cada provincia, incluso en Santa Fe, se dio en agosto de 2019. En aquel entonces la decisión del gobierno provincial (encargado de autorizar aumentos) fue posponer ese traslado que tampoco se había dado durante mayo de 2019 y que significó un ahorro de 2 mil millones de pesos para los usuarios.

Durante todo 2020 rigió el congelamiento dispuesto por el gobierno nacional en el marco de la pandemia, y finalmente el primer traslado se dio en febrero de este año, con un porcentaje del 0,4% para un sector de los residenciales y de entre el 6% y 6,7% para grandes consumidores.

Durante las audiencias públicas que tuvieron lugar en el mes de abril bajo la modalidad virtual, se definió que la EPE aumentaría los valores correspondientes a la distribución pero en tres tramos, aplicados a los meses de mayo, julio y noviembre de 2021, con impactos de entre el 20% y 32% de aumento de acuerdo a la categoría del cliente.

Esa definición que se dio el 23 de abril tendrá su primer impacto en pocos días sobre las facturas de los usuarios y tiene que ver con la primera actualización del valor agregado de distribución congelado desde 2019.

Si bien resulta complejo establecer un porcentaje de aumento promedio, ya que la facturación depende de los niveles de demanda en cada sector, el informe de Ceso analizó cómo repercutirá en los cuadros tarifarios de los principales usuarios dentro de cada categoría.

En primer lugar separaron entre Pequeñas Demandas: los residenciales, los industriales y las demandas comerciales. Por otro las Grandes Demandas: la Tarifa 2 Baja tensión menor a 300 kW y la tarifa de Media tensión mayor a 300 kW. En este caso aclararon que en el estudio no se contemplan el componente impositivo municipal, provincial ni nacional.

De acuerdo a la demanda

Un Usuario Residencial con consumo menor a 320kW/h en el bimestre deberá pagar un 14% más de importe básico. Y cuando se aplique la totalidad del aumento será un 21% mayor a lo que paga desde mayo.

En un Residencial con un consumo mayor (1200 kW/h por bimestre) ese incremento será más alto. Si bien paga desde mayo un 14% más como el caso anterior, cuando se aplique la totalidad del aumento pagará un 32% más que en mayo.

Elaborado por Ceso

 

En el caso de las tarifas No Residenciales de Pequeñas Demandas como la Industrial y la Comercial el incremento del importe básico para un consumo de 3.300 kW/h será del 14% a partir de mayo. Y cuando se aplique la totalidad del aumento dividido en tres tramos será del 27% para la tarifa Industrial y del 30% para la Comercial.

.

 

Las Grandes Demandas de Alta Tensión (grandes industrias y comercios) son los más afectados con el aumento del precio de la electricidad, con un aumento del 63% a mayo. Una metalúrgica de la línea blanca que pagaba en febrero $995.512,61 pasará a pagar $1.620.721,72 a partir del primer aumento.

.

 

El incremento del 63% en el importe básico es muy superior al resto de las categorías analizadas. Cuando se termine de aplicar el aumento del VAD dividido en tres tramos, la empresa deberá pagar $1.776.856, un 10% superior al que abona a partir de mayo 2021

Desde Ceso aclararon que estas Grandes Demandas están englobadas en la Tarifa 2 y se segmentan según el punto de conexión a la red eléctrica en la que toman la energía: Baja, Media o Alta tensión y según la capacidad de suministro contratada (si es menor o mayor a 300kW de potencia).

“Aunque parecen pocas en comparación con el más de millón de pequeñas demandas porque son 3.268 usuarios, las Grandes Demandas de la EPE representan el 24% de la energía consumida por Santa Fe y el 30 % de la facturación de la empresa”, indicaron desde el centro de estudios.

.

Se trata de una discusión más que sensible para la economía nacional y de cada provincia, ya que si bien el precio mayorista lo determina Nación, el valor de la distribución de la energía (otro de los factores sensibles en el componente de las boletas) lo define cada jurisdicción. Cualquier modificación en alguna de las dos variables, y más aún luego de un año de congelamiento, impactará directamente en el nivel de inflación y consecuentemente en el deteriorado poder adquisitivo de santafesinas y santafesinos.

Comentarios