Coronavirus, Región

Pandemia económica

Comerciantes marcharon en Santa Fe contra las restricciones aplicadas por el gobierno provincial

Ante el aumento de los contagios de coronavirus, se limitó la actividad de comercios no esenciales, shoppings, gimnasios y peluquerías, entre otros rubros. Este lunes hubo una marcha hacia Casa de Gobierno para reclamar que cesen las restricciones. Algunos comercios van a abrir igual.


Comerciantes autoconvocados de la ciudad de Santa Fe se manifestaron este lunes frente a la Casa de Gobierno provincial para solicitar que los dejen trabajar sin las restricciones dispuestas el último viernes por motivo del aumento de contagios de coronavirus, similares a las que se adoptaron una semana antes para los cinco departamentos del sur provincial.

Los más afectados por las restricciones decretadas por el gobierno provincial son los comercios ubicados en el microcentro de Santa Fe, donde solo pueden funcionar en horario corrido los rubros esenciales. El resto de los comercios, en cambio, puede abrir sus puertas entre las 14 y las 19.30, siempre que estén ubicados fuera del centro.

El decreto 954/20, anunciado el viernes por la noche por el gobernador Omar Perotti, impone para las ciudades de Santa Fe y Santo Tomé restricciones similares a las que rigen en Rosario. Además de los comercios no esenciales, tampoco pueden funcionar shoppings, gimnasios, clubes y peluquerías, entre los principales rubros.

En los últimos 15 días, la ciudad de Santa Fe triplicó sus casos de coronavirus y Santo Tomé los duplicó. Para frenar esa curva, las medidas anunciadas el viernes se extenderán por 14 días y apuntan principalmente a limitar al máximo posible la circulación de las personas.

 

Marcha con barbijos

Disconformes con las medidas, un grupo de comerciantes autoconvocados por redes sociales –a quienes se sumaron titulares de bares, gimnasios y peluquerías, entre otros– se manifestaron el domingo por la tarde y el lunes por la mañana frente a la Casa Gris con pancartas y barbijos.

Ellos afirman que desde el inicio de la pandemia cumplieron con todos los protocolos y señalaron que necesitan trabajar para “no tener que cerrar las puertas definitivamente”.

Representantes de los comerciantes fueron recibidos por funcionarios de la Secretaría de Comercio Interior y tenían previsto reunirse también con autoridades municipales, encargadas de implementar las medidas en el distrito.

Tras el encuentro improvisado en el hall de la Casa Gris, Andrea Soria –representante de los comerciantes no esenciales– dijo a la prensa que “los que estamos en la Peatonal hemos seguido el protocolo a rajatabla, estamos blanqueados y a la vista, eso se puede ver y continúa. No podemos seguir cerrando ni limitándonos y los funcionarios lo entendieron. Esta semana se van a comunicar”.

 

“Vamos a abrir igual”

En el Gran Santa Fe el malestar se empezó a expresar el sábado, pocas horas después del anuncio oficial, mediante la llamada “rebelión comercial”; con poco margen para los controles por parte del municipio, no fueron pocos los negocios que abrieron sus puertas desoyendo el decreto gubernamental.

Las protestas siguieron el domingo y se replicaron este lunes, encabezadas por dueños de gimnasios, comercios y complejos de fútbol 5. Después de seis meses de ingresos recortados –y en algunos casos sin ningún ingreso y sin ayuda estatal–, reclamaron que se evalúe la posibilidad de seguir trabajando con los protocolos sanitarios correspondientes.

“Estamos pacíficamente hablando con el intendente de la ciudad de Santa Fe al que le llevamos una carta firmada por todos los comerciantes antes de que se tomara esta resolución. No queremos más préstamos, los subsidios que dan son muy bajos y no nos sirven. Necesitamos una solución y si la solución es no abrir, está bien, pero lo único que nos queda es abrir igual”, dijo Andrea Soria.

En ese sentido, muchos manifestantes coincidieron en que el comercio no puede resistir otra quincena sin actividad. “Para muchos, esto puede ser la estocada final”, definió uno de los representantes de los gimnasios.

Si bien las posiciones no son unánimes, muchos comerciantes aseguraron que van a desconocer el decreto y van a abrir sus negocios. “Vamos a abrir igual porque no podemos sostenernos más. Nosotros no tenemos por qué pagar los platos rotos de lo que no se hizo bien en su momento. Ahora no podemos sacar más préstamos y no tenemos cómo sostenernos, así que vamos a abrir igual”, sostuvo Soria.

 

La posición del gobierno

El ministro de Gestión Pública de la provincia, Rubén Michlig, ratificó la continuidad de las restricciones y lanzó un llamado a pensar en una salida en el mediano plazo: “Acá hay que discutir cómo seguimos en los próximos 14 días”.

“Me parece que es válido el malestar, lo sentimos nosotros. Además el Estado vive de los impuestos de todos. Generar restricciones no genera un beneficio para nadie salvo en materia sanitaria”, reconoció Michlig en declaraciones a Aire de Santa Fe.

El ministro consideró necesario “afrontar esas críticas, ese malestar y compensar con medidas de otro orden que pondremos en comunicación esta semana misma”. Mencionó, entre ellas, el restablecimiento de la ayuda económica a gimnasios, que se mantendrá durante todo el mes, y el acceso a créditos a tasa cero para todas las actividades que tuvieron restricciones, a través del Nuevo Banco de Santa Fe.

“Tuvimos un excelente acatamiento de las medidas en los primeros meses, después la sociedad tuvo una actividad excesiva con comportamiento social desmedido”, definió Michlig. “Ahora viene un desafío importante para seguir. Esto no termina en 14 días, este esfuerzo es para torcer la curva y amesetarla, para que el sistema sanitario siga respondiendo y no se ponga en riesgo, como sucedió en el sur provincial, donde está al límite”.

Comentarios