Ciudad

Rosario, Rafaela y V. G. Gálvez

Comenzó la entrega voluntaria de armas

Se trata de delegaciones itinerantes habilitadas por la ANMaC. Funcionarán desde el 1 de octubre en Rosario, Rafaela y Villa Gobernador Gálvez.


En el marco de un convenio de cooperación entre la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC) y el Ministerio de Seguridad de Santa Fe, se habilitarán desde este lunes puntos móviles de entrega voluntaria de armas de fuego y municiones, en varias localidades de la provincia, entre ellas Rosario.

La puesta en marcha del plan tiene como iniciativa reforzar la entrega voluntaria que ya viene funcionando desde hace más de 15 años, expandiendo el radio de las delegaciones fijas que ya tiene la  ANMaC en la provincia.

“Hay dos problemáticas vinculadas a la violencia y al delito. Una de ellas es el narcotráfico y particularmente el narcomenudeo; la distribución de drogas en los barrios termina generando recursos económicos que se vuelcan en economías ilegales e informales. La otra es la presencia de armas de grueso calibre, las llamadas armas de guerra, que son las que llamativamente llegan a las manos de estos grupos con bastante facilidad y que les permiten tener ese alto nivel de letalidad en sus acciones delictivas”, aseguró el gobernador Miguel Lifschitz.

En Rosario se instalará un punto móvil en el Club Atlético Olegario Víctor Andrade (Caova), ubicado en Av. San Martín 4989. El puesto funcionará allí los días 1 y 2 de octubre, para luego trasladarse hacia la zona norte de la ciudad, donde se pondrá en funcionamiento en el Club Reflejos (Av. Génova al 2400) el 3 de octubre.

Luego se trasladará a Villa Gobernador Gálvez el 4 y 5 de octubre al Centro Cultural y Recreativo (Mosconi 1835). Finalmente, en Rafaela, estará del 8 al 10 de octubre en el Tiro Federal Argentino (Av. Aristóbulo del Valle y Anduiza), y 11 y 12 de octubre en la Vecinal del Lehmann (Nicasio Oroño 166). En todos los casos en el horario de 8 a 13.

Cómo funciona el plan de desarme

Cabe destacar que es un proceso íntegramente anónimo, y que desde el momento en que se recibe el arma, la misma se inutiliza delante del usuario, condonando cualquier tipo de deuda que recaiga sobre esta, y omitiendo cualquier tipo de pena legal que pudiera recaer sobre el portador.

Una vez hecha la entrega, la persona que llevó el arma o las municiones recibe un voucher por un monto que va desde los 1.200 a los 3.000 pesos, dependiendo de lo que haya entregado. Este voucher se puede canjear por dinero a partir de un día hábil posterior al momento de la entrega. En la ciudad de Rosario existen dos Rapipagos (Entre Ríos al 500, y 3 de febrero y Presidente Roca).

Sobre el objetivo de esta campaña, el ministro Maximiliano Pullaro indicó que es importante “trabajar en campañas de concientización de lo que es el desarme y lo que es la entrega voluntaria de armas” y destacó que “es necesario poder combatir los circuitos ilegales”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios