Edición Impresa, Policiales

Historias de abuso

Comenzó el juicio oral para la mamá del Quemadito Rodríguez

La mujer, de 44 años, fue detenida el año pasado acusada de matar a puntazos a una amiga de 57, con quien vivía.


En los alegatos de apertura al juicio oral que se lleva a cabo a una mujer de 44 años, la Fiscalía solicitó ayer 20 años de prisión al encontrarla responsable del crimen de su amiga y locataria ocurrido en agosto de 2015, en barrio Alvear. Por su parte, la defensa pidió la absolución por el homicidio de Ángela Ruiz.

El tribunal integrado por los magistrados Alejandro Negroni, Raquel Cosgaya y Delia María Paleari encabezó la instancia oral que tiene a Claudia C., de 44 años, como acusada. En ese marco, los fiscales Rafael Coria y Marisol Fabbro realizaron una descripción de lo que sucedió el 21 de agosto de 2015 a las 21.30 en una vivienda de pasaje Hutchinson al 2900. “Ángela y su tía le habían dado hospedaje en una habitación independiente pero dentro de la misma propiedad. Luego de un cruce de palabras, la acusada comenzó a agredirla, mientras la víctima intentaba defenderse. A pesar de que Ruiz intentó retroceder, la imputada la siguió agrediendo. Cuando llegaron a la calle, sacó un arma blanca y la lesionó en la axila, en el tórax y la espalda”, explicaron Coria y Fabbro sobre la reconstrucción del caso que hizo la pesquisa.

“La víctima fue asistida en el lugar por el Sies que la trasladó al hospital Centenario, donde fue necesario intervenirla y murió en el mismo quirófano. La Policía detuvo a la acusada en el domicilio en que estaba de inquilina y secuestró el arma blanca”, prosiguieron los representantes del Ministerio Público de la Acusación.

En el primer día de juicio, la Fiscalía remarcó que Claudia era la única responsable de la muerte. “Efectivamente existió una discusión, pero actuó con intenciones de matar. Por lo que solicitamos 20 años de prisión por homicidio simple”, indicaron los fiscales.

En tanto, en los alegatos de la defensa, la historia de estas dos mujeres se ventiló en el juicio. Se conocían de toda la vida y compartían muchas tristezas. Ambas perdieron a un hijo y sufrían adicciones de alcohol y drogas. “El 21 de agosto una discusión violenta terminó en la muerte de Ángela. La mujer le ofreció una pieza en un momento difícil de su vida, pero la convivencia no era buena”, describió la abogada del Servicio Público de la Defensa, Maricel Palais.

Ángela empezó a insultar a Claudia, luego se amigaron. En un momento, Ángela regresó del dormitorio y agredió a Claudia con una botella de cerveza, se empujaron y se insultaron. Claudia sacó una pequeña navaja, cuando la vio en el piso paró y le pidió perdón. Fue ella misma quien pidió ayuda a los vecinos, expuso Palais para agregar que cuando estaba en el patrullero, la acusada vio a Ángela caminado a la ambulancia y recién se enteró de la muerte dos días después el 23 de agosto, en la audiencia imputativa.

“No hubo dolo homicida. Claudia utilizó un arma de 4 centímetros de hoja, las heridas tenían poca profundidad, en zonas no vitales y la mujer tenía problemas de salud. Y objetivamente no fueron la causa de la muerte, no provocaron lesiones graves”, argumentó la letrada, quien solicitó la absolución de su defendida por el homicidio.

“Que no me pegara más”

Claudia también hizo uso de la palabra y contó que tras la muerte de su hijo se tuvo que ir de su casa por problemas familiares. Con el tiempo, empezó a tomar drogas y andar en la calle. “Ángela me encontró de caravana y me ofreció una piecita para alquilar por 500 pesos a la semana en la vivienda de su tía, en la cual ella también vivía. Ese día empezó a agredirme. Nunca quise hacerle daño, sólo quise asustarla y que se quedara quieta, que no me pegara más. Estoy cansada de todo esto, de sufrir. Lo único que le pido es que me perdone. Quiero que se termine pronto todo esto”, dijo Claudia.

Su hijo y el Triple Crimen

Claudia Reynoso, la mujer acusada por el asesinato de Ángela Ruiz, fue la primera esposa de Sergio Quemado Rodríguez, el ex barrabrava de Newell’s condenado a 32 años de prisión por el llamado Triple Crimen de Villa Moreno, ocurrido en la madrugada del 1º de enero de 2012 en presidente Quintana y Moreno. Hasta allí llegó un grupo armado que abrió fuego con distintas armas, entre ellas una ametralladora, y como resultado fueron ultimados los militantes del Frente Popular Darío Santillán Jeremías “Jere” Trasante, Claudio “Mono” Suárez y Adrián “Patóm” Rodríguez.

El hijo de Claudia y el Quemado Rodríguez, Maximiliano, conocido como Quemadito y también barra leproso, había sido baleado horas antes del Triple Crimen, por lo que se consideró que la masacre de Villa Moreno fue una represalia por este ataque.

El Quemadito sobrevivió aunque fue asesinado en febrero de 2013 en Pellegrini y Corrientes.

Comentarios