Edición Impresa, Policiales

Tribunales

Coartada: era pelado y se hizo entretejido

Un Bassi dijo que al momento del crimen de Pablo Duré no tenía cabello.


Marcelo Bassi seguirá tras las rejas por otros 30 días. Así lo resolvió el juez Héctor Núñez Cartelle en una audiencia de revisión de medida cautelar donde el abogado defensor, Fernando Sirio, se explayó sobre una serie de evidencias que, a su entender, alivianan la situación procesal del acusado mientras que el fiscal sostuvo que espera una pericial telefónica. Bassi está detenido por el homicidio de Pablo Duré, ocurrido el 8 de enero de 2015 en Villa Gobernador Gálvez, cuando un grupo comando ingresó a la casa de la víctima y lo ejecutó luego de sacarlo de la cama. La evidencia que lo compromete se basa en testimonios y un reconocimiento positivo, aunque el defensor intenta desvirtuar la imputación probando la coartada de su cliente, quien adujo que en esa fecha estaba en Tucumán y que su fisionomía ha cambiado. Bassi cayó a fines de abril en la localidad bonaerense de San Pedro al mando de una camioneta que había sido robada minutos antes.

La madrugada del 8 de enero de 2015 cinco personas llegaron en un auto Peugeot 307 gris a la casa de Pablo “Guaso” Duré ubicada en Lavalle al 2700 de Villa Gobernador Gálvez. Tres de ellas –que estaban encapuchadas– tumbaron la puerta e ingresaron a la propiedad mientras que otras dos quedaron en el ingreso con sus rostros limpios. Dos testigos sindicaron a estas personas como los hermanos Damián y Marcelo Bassi. En rueda de reconocimiento sólo uno de ellos reconoció a Marcelo, mientras que Damián no fue imputado en el hecho atento a los escasos elementos en su contra.

Ayer el defensor solicitó una nueva audiencia de revisión de medida cautelar. Marcelo Bassi contaba con prisión preventiva hasta la audiencia preliminar – es decir, previo al juicio– aunque Sirio se adelantó y solicitó que esa medida cautelar se limite a un mes en virtud de la evidencia desincriminante que presentó. El letrado sostuvo que entre el 7 y el 8 de enero de 2015 su cliente y su hermano estuvieron junto a su familia en la localidad de Aguilares, provincia de Tucumán y de allí se trasladaron a Santiago del Estero.

Entretejido

Sirio sostuvo que de las tres ruedas de reconocimiento que se realizaron sólo una dio positiva y afirmó que a la fecha del hecho su cliente era pelado. En agosto de 2015 se realizó un implante capilar –actualmente cuenta con una melena que le llega a los hombros– por lo que explicó que al momento del reconocimiento ya no era un hombre calvo. A lo que agregó que en la otra causa que tiene en su contra –por tenencia de armas– se encuentra con prisión preventiva y existen tratativas con la Fiscalía por ese tema y requirió que se fije un plazo de 30 días al encierro.

Testigos

A su turno el fiscal Adrián Spelta explicó que en el caso hay dos testigos presenciales que brindaron el nombre del acusado en sus declaraciones y que de ellos uno lo reconoció en rueda de personas. Sostuvo que respecto del otro testigo se solicitó una investigación por falso testimonio porque un familiar denunció en Fiscalía que días previos a la medida había gente preguntando por él y un vecino le dijo que “dos soldaditos de los Bassi lo buscaban”, por lo que interpreta que ese puede ser el motivo del reconocimiento negativo. En cuanto a la coartada del imputado, sostuvo que los testimonios a los que hizo referencia la defensa son familiares del sospechoso y requirió una serie de medidas vinculadas con las líneas telefónicas para determinar “el lugar de impacto” de los llamados realizados en esas fechas por Bassi a los fines de corroborar su versión. El fiscal sostuvo que en 30 días esos resultados son viables de conseguir y luego de eso está en condiciones de acusar si corresponde. Ante ello el juez Núñez Cartelle resolvió admitir el pedido y limitar la prisión preventiva en 30 días.

Comentarios