Policiales

Saga del Sur

Clan Funes – Ungaro: condenaron a Lamparita y Pelo Duro

Lautaro Funes y Carlos Fernández, dos de sus cabecillas, aceptaron un procedimiento abreviado por distintos hechos. Reconocieron ser los organizadores de una asociación ilícita y entre los delitos más graves se encuentra un homicidio. Mojarra, otro miembro de la banda, también aceptó un condena


Lautaro “Lamparita” Funes tiene 23 años y está sindicado como uno de los cabecillas de una banda cuya jefatura le achacan a René “Brujo” Ungaro. Está preso desde septiembre de 2017. Este miércoles consintió un procedimiento abreviado y fue condenado a 7 años de prisión por diferentes delitos que van desde un homicidio hasta amenazas, lesiones y portación de armas. Lo condenaron junto con su socio de andanzas, Carlos Fernández, de 28 años y conocido como Pelo Duro, quien recibió 11 años de cárcel por delitos similares. Este joven tuvo una participación más activa en el homicidio, dejó constancia el convenio. Matías Ezequiel “Mojarra” Ocampo, de 22 años y considerado otro miembro de la organización, aceptó una condena a 4 años y medio de prisión. Además, Lamparita y Pelo Duro aceptaron su responsabilidad como organizadores de una asociación ilícita.

El operativo Los Miserables, en mayo de 2017, desarmó parte de la organización de los Funes-Ungaro, archienemigos de la banda de Caminos-Segovia. Estas dos gavillas del sur recrudecieron sus enfrentamientos desde marzo de 2016, lo que dejó al menos medio centenar de víctimas fatales.

Para la Justicia, Lamparita tenía una sociedad de hecho con Pelo Duro, y ambos respondían a René Ungaro, de 31 años y condenado por el crimen de Roberto “Pimpi” Caminos, el ex líder del paravalanchas leproso, quien –según la acusación– manejaba el grupo desde la cárcel. Este clan tenía base en barrio Grandoli, Tablada, el Fonavi de Lola Mora e Hipócrates y en República de la Sexta, donde cometían delitos contra la propiedad, usurpaban casas, amedrentaban gente y tenían aguantaderos.

La investigación empezó por un informe de la Fiscalía a partir de denuncias cruzadas e intervenciones telefónicas en otras causas cuyos delitos se cometieron en estos barrios. Abuso de armas, robos calificados, amenazas, homicidios. En septiembre de 2017 cayó Lamparita y a finales de 2018 detuvieron a Pelo Duro. Para la fiscal Gisella Paolicelli había tres variantes en la organización: resolver problemas territoriales vinculados a la venta de drogas, usurpación para convertirlos en aguantaderos y puntos de venta de estupefacientes y delitos contra la propiedad.

El homicidio

El 9 de mayo de 2017 Lamparita y Pelo Duro, junto con otras tres personas –una de ellas identificada por testigos como Marcelo Gorosito, alias Pala– llegaron en auto hasta la casa de Cristian Alejandro “Bebe” Ferreyra, de 17 años, en Colón y Biedma. Un joven golpeó la puerta con el pretexto de pedir un remís.

Bebe se asomó y empezaron los disparos. El adolescente terminó herido y murió el 18 de ese mes; a su hermanita la rozó una bala. Del cuerpo de la víctima extrajeron 4 plomos y las pericias determinaron que se usaron 7 armas en la balacera.

Por este hecho, Pelo Duro fue condenado como autor y Lamparita por una participación secundaria. Un testigo dijo que vio a Lamparita durante el ataque.

Tubi

Lamparita además fue condenado por balear el 6 de octubre de 2016 a Rubén Ariel “Tubi” Segovia, entonces de 27 años, en Mosconi y Avellaneda. La herida de bala lo llevó al hospital y terminó detenido bajo acusación de tres asesinatos. Tubi fue uno de los lugartenientes del paravalanchas leproso con peso en barrio Tablada y vínculos con la banda de Los Monos.

En ese momento, Tubi era socio de Alexis Caminos –hijo de Pimpi y detenido desde octubre de 2016 bajo acusación de haber tomado parte del crimen de Mariela Miranda, la madre de dos de los hermanos Funes–, pero las cosas cambiaron cuando varios integrantes del grupo terminaron presos en Coronda. Fue en marzo pasado cuando Tubi estaba en un buzón y pidió ir al pabellón con su grupo. El 24 de abril, lo mataron de 36 puñaladas en su celda a traición. Por el hecho, algunos miembros de la banda de Caminos terminaron imputados.

El resto de los delitos

Lamparita además fue condenado por atropellar a un testigo del crimen de Eugenio “Pupi” Solaro, cuando se lo cruzó en el 14 de noviembre de 2016 en Juan Manuel de Rosas y Ameghino. El asesinato de Pupi había sido el 1° de mayo de 2016 en un pasillo de Ayacucho al 4600. Por este homicidio, su hermano Alan Funes fue declarado responsable del homicidio –tabulado como una venganza por el asesinato de su madre, Miranda– por un juzgado de menores a mediados de 2018. Al día siguiente crimen, amenazó a un hombre en Uriburu y Ayacucho.

Además, el 6 de mayo de 2016 en zona de pasaje Esperanto al 300, Lamparita amenazó a una familia junto a otros compinches y en abril de 2017 disparó contra la pareja de Alexis Caminos en Grandoli y Lamadrid. También cometió un robo ese mismo mes junto con Pelo Duro y Mojarra en 9 de Julio al 3200 y en junio amenazó a un motociclista en Sánchez de Thompson al 100. Como la víctima se negó a darle la moto, lo baleó en el brazo.

Balaceras

Lamparita y Pelo Duro se hicieron cargo de varias balaceras. En abril de 2017, llegaron en un auto a Cochabamba y Chacabuco, donde dispararon contra un grupo de personas. Hicieron lo mismo en mayo de 2017, esta vez en Ituzaingó y Esmeralda. En agosto de ese año amenazaron a un comerciante en Beruti y Pasco. Al rato pasaron en auto y dispararon contra el frente del comercio. El 15 de septiembre de ese año volvieron a tirotearlo. También aceptaron haber cometido un robo el 22 de abril en 9 de Julio al 3200.

Por su parte, Pelo Duro entró en el mes de octubre de 2017 con un menor a una casa de pasaje Isola al 200 bis, amenazó a los ocupantes para que abandonaran la casa y golpeó a uno de ellos con un arma. También les rompió el auto. Ese mismo mes baleó la puerta de una casa en Lorenzini al 4600.

Mojarra

Matías Ezequiel Ocampo, alias Mojarra, también aceptó una condena a 4 años y medio de prisión por varios hechos. Entre ellos una participación en la asociación ilícita, amenazas, abusos de armas y robo. En mayo de 2017 junto a Pelo Duro disparó contra un grupo de personas y también contra la Policía. Cuando a Mojarra lo detuvieron en abril de 2018 tenía en su poder una pistola 9 milímetros y un revólver.

El acuerdo entre el fiscal Matías Edery y los defensores particulares José Ferrara, Marcelo Piercecchi y Juan Pablo Audisio, por Mojarra, Pelo Duro y Lamparita, respectivamente, fue admitido y homologado por el juez Juan Andrés Donnola, quien dictó condenas para el trío.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios