Coronavirus, Región

Coronavirus y economía

Clamor del sector comercial a favor de la flexibilización de la cuarentena obligatoria

En Santa Fe, San Cristóbal, San Justo y Rafaela piden que el gobierno provincial les permita reabrir los negocios en forma presencial. Aducen que hay pocos casos positivos y que los contagios están controlados. En Esperanza este lunes hubo una protesta de comerciantes frente al municipio.


Desde distintas localidades del centro-norte de la provincia iniciaron un operativo clamor para que el gobierno flexibilice la cuarentena obligatoria y habilite algunas actividades económicas, como comenzó a ocurrir este lunes en los pueblos de menos de cinco mil habitantes. Santa Fe, Esperanza, Rafaela, San Justo y San Cristóbal son algunas de las ciudades donde se está pidiendo una apertura gradual del comercio y la industria, con los protocolos sanitarios vigentes ante la pandemia del coronavirus.

Los principales motivos del reclamo tienen que ver con el impacto económico de la cuarentena sobre distintos sectores de la economía regional. Por ejemplo, un estudio privado realizado en la ciudad de Santa Fe da cuenta de que cuatro de cada diez empleados del sector comercial pueden perder sus trabajos por efecto de la pandemia.

En la ciudad de Esperanza, este lunes hubo una manifestación en la puerta del municipio en la cual unos 200 comerciantes locales pidieron por la apertura de la actividad para poder volver al trabajo. La movilización fue apoyada por la Unión Comerciantes Esperancinos (UCOES), entidad que manifestó su preocupación ante el parate económico. Dicen que por ese motivo el sector “se está fundiendo”.

La intendenta Ana Meines recibió a representantes institucionales del sector comercial para buscar alternativas que permitan a comerciantes y emprendedores volver al trabajo. Las inquietudes iban ser elevadas al gobierno provincial, que por estas horas analiza la reapertura de distintas actividades en las localidades donde aún roge la cuarentena obligatoria.

Además, en la localidad cabecera del departamento Las Colonias, hay preocupación por la situación social. Según fuentes de la Municipalidad, desde el inicio de la pandemia se empezaron a entregar unos 900 bolsones alimentarios, cuando antes de la emergencia por coronavirus la cifra no superaba los 350.

En Esperanza hay un solo caso positivo, registrado el 23 de marzo. Es un menor de edad que había viajado con su familia a Brasil. A la fecha, tampoco hay casos sospechosos en estudio en esa ciudad.

 

Santa Fe

En la capital provincial, los comerciantes también piden abrir sus puertas. La Federación de Centros Comerciales de Santa Fe (FECECO) elevó un petitorio al gobierno provincial en el cual reclaman la posibilidad de que el sector de comercio y servicios pueda atender al público cumpliendo con protocolos de seguridad y de salud.

El presidente de la entidad, Eduardo Taborda, dijo a LT10 que si bien “las medidas del gobierno nacional desde el momento cero fueron las acertadas, porque empezábamos a experimentar un momento nuevo, esta pandemia vino para quedarse”.

Por esta razón, FECECO reclama la posibilidad de reabrir los comercios y volver a trabajar: “No hay ningún impedimento. Si podemos ir a supermercado o a pagar los impuestos, no le vemos la contra a que los demás también estemos abiertos. Pedimos que se controle la circulación, pero que los comercios estén abiertos”, agregó Taborda.

En la ciudad capital, donde van más de tres semanas (24) sin casos nuevos de coronavirus, un estudio reciente elaborado por el Observatorio de Demos alertó que cuatro de cada diez trabajadores del sector comercial corren el riesgo de perder su empleo como consecuencia del parate económico dispuesto a partir del 20 de marzo por el gobierno nacional.

El informe señala que en el Gran Santa Fe hay unos 84 mil trabajadores que desarrollan actividades en empresas y comercios muy afectados por las medidas restrictivas. Y agrega que en caso de no tomarse medidas concretas, se podrían perder alrededor de 30 mil puestos de trabajo que corresponden a asalariados precarios. Si eso ocurre, la tasa de desempleo superaría el 18% de la población activa en el aglomerado Gran Santa Fe.

“La propagación del Covid 19 está produciendo una crisis sanitaria y humanitaria. Si bien el escenario contiene una alta dosis de incertidumbre, distintas estimaciones en relación a los impactos en la actividad económica señalan que cada semana de cuarentena obligatoria conlleva una pérdida de medio punto del Producto Bruto Interno”, indicaron desde Demos.

 

San Justo

También desde la ciudad de San Justo el sector comercial y las fuerzas productivas le solicitaron al gobierno provincial la aprobación de los protocolos presentados por el comité de emergencia departamental con el objetivo de reactivar la economía de la localidad, muy afectada por el aislamiento social y obligatorio.

Representantes del sector comercial, a través de una nota dirigida al gobernador Omar Perotti, pidieron la “flexibilización administrada comunitaria” para que puedan volver a trabajar todas las actividades productivas. Además, el Centro Comercial e Industrial de San Justo adjuntó una nota con más de 350 firmas de comerciantes y emprendedores locales.

El documento, encabezado por el intendente Nicolás Cuesta, el senador provincial Rodrigo Borla y el presidente del Centro Comercial Damián Noseda, recalca que en San Justo no se registró aún ningún caso de coronavirus. Allí, las autoridades políticas y los referentes del comercio manifestaron sus “sorpresa” ante las nuevas excepciones habilitadas por la provincia que mantienen a esa localidad al margen.

“Somos conscientes de que quizás aún queda por delante la peor etapa de la pandemia. Pero también entendemos que las empresas, pymes, comercios y emprendedores de la ciudad llevan más de 40 días sin poder generar ingresos, que en mucho casos son el sostén familiar”, sostienen en la nota dirigida a Perotti.

 

Rafaela

El intendente de Rafaela Luis Castellano y el senador provincial por el departamento Castellanos Alcides Calvo le enviaron una nota al comité de emergencia donde piden que los comercios de Rafaela y de las localidades aledañas,  que hoy funcionan por delivey, lo puedan hacer en forma presencial, cumpliendo con todas las medidas de seguridad que exige el protocolo: barbijos o tapabocas y una cantidad máxima de personas dentro de los locales.

Rafaela es –junto a Rosario y Santa Fe– una de las tres localidades que expresamente quedaron fuera de la flexibilización provincial ya que allí se registraron hasta este lunes 21 casos positivos de coronavirus y hay otros cuatro casos sospechosos en estudio. Es la tercera localidad de la provincia con mayor cantidad de contagios, por encima de Venado Tuerto.

En la nota, Castellano y Calvo sostienen que “es importante destacar que las comunas que integran el conglomerado de Rafaela, es decir Bella Italia, Lehmann, Presidente Roca y Susana, avalan este pedido y piden la mayor celeridad en la aprobación de la misma”.

 

San Cristóbal

El comité de emergencia del departamento San Cristóbal mantuvo el último fin de semana un encuentro con los intendentes de Ceres, San Cristóbal, San Guillermo y Suardi, del que participaron también referentes de los centros comerciales, industriales y rurales, con el objeto de analizar nuevas medidas para las localidades en el marco de la pandemia.

De esa reunión surgió un petitorio dirigido al gobernador Perotti a través del cual le solicitan la flexibilización de una serie de actividades y servicios “como forma de evitar el colapso total de la estructura productiva de nuestras ciudades y así poder superar, en parte, los problemas socioeconómicos derivados de la pandemia”.

En el departamento San Cristóbal no se registraron casos de coronavirus, por eso le pidieron al Ejecutivo la flexibilización de actividades económicas en las ciudades con menos de 20 mil habitantes.

“Estamos ante un falso dilema entre salud y economía”, aseguró el senador Felipe Michlig a la radio Cadena Oh. “Podemos seguir cuidando la salud y atender la economía, que se nos está muriendo. El 72% de las empresas tienen caídas de ventas mayores al 60%; dentro de ellas, el 65% son empresas no exceptuadas y el 35 exceptuadas”.

“Nosotros acompañamos la cautela, pero ha llegado el momento de buscar el equilibrio; quién puede estar en contra de cuidar la vida, pero con las medidas de prevención y la fiscalización, podemos comenzar a flexibilizar”, propuso el senador provincial. “No podemos seguir en esta situación, hay empresas que no van a poder seguir adelante. Lo que pretendemos es salvarlas y que aquellas que se han caído empiecen a funcionar”.

 

“Entendemos los planteos”

El ministro de la Producción de la provincia, Daniel Costamagna, admitió que el gobierno “ha tomado y recepcionado la inquietud del sector”.

“Escucharemos las demandas y plantearemos algunas alternativas de flexibilización”, prometió el funcionario. “Entendemos el planteo, pero también necesitamos lograr un equilibrio entre la reactivación gradual y cuidada de las diferentes actividades económicas y la situación sanitaria que no puede descuidarse porque, si se produce un brote o pico de la enfermedad, vamos a ser responsables de ello”.

Comentarios