El Hincha

Obras en el vestuario y la sede

Cinco estrellas: Morning Star, un club que crece

Morning le cambió la cara al vestidor local, que quedó al nivel de cualquier equipo de Primera División, por todas sus comodidades


Fotos Juanjo Cavalcante

La Estrella trabaja día a día para estar en lo más alto. Las famosas “cuatro patas de la mesa” como se dicen en el fútbol van en sintonía para llevar a Morning Star a competirle de igual a igual con los grandes de la Rosarina en infraestructura como son Central, Newell’s, Central Córdoba o Tiro Federal, para mencionar algunos.

Una de las claves es el aliento de los hinchas, otro es lo que puedan realizar los jugadores dentro de la cancha, después está el trabajo del cuerpo técnico (ahora al frente está Lucas Saraceni tras la salida de Facundo Parrino) y la cuarta pata es la dirigencia, que con mucho esfuerzo logró realizar obras que quedarán para siempre en el club.

La comisión directiva que encabeza Marcelo Rodríguez trabajó duro y presentó las remodelaciones que realizó en el vestuario local, para que puedan prepararse de la mejor manera para cada entrenamiento y partido, tanto las chicas como los varones que compitan en sus respectivos torneos.

En charla con El Hincha, el mandamás del elenco de barrio Ludueña contó las obras realizadas, el esfuerzo que llevó y una sorpresa que incluye a la histórica sede social del club en calle Avellaneda al 500.

—Imagino la alegría de poder presentar estas obras realizadas en el club después de tanto esfuerzo.

—Sí, es una felicidad inmensa, estamos orgullosos del laburo que se hizo en los vestuarios y ahora que los planteles de Morning lo puedan disfrutar, que es lo más importante para nosotros como dirigencia.

—¿Cuánto esfuerzo les costó hacer estas remodelaciones teniendo en cuenta lo que son las realidades de los clubes de la ciudad y el momento?

—Nosotros estuvimos todo el mes de enero completo trabajando, detalle por detalle, cambiando cosas porque por ahí uno dice ‘esto lo pinto de una forma’, no gustaba y lo hacíamos de otra, buscándole la vuelta para que quede todo lo más lindo posible. Y en lo económico costó mucho, pero prefiero no hablar de números porque por ahí queda medio chocante, aunque fue un esfuerzo muy grande.

—Y una vez que ven el resultado final que obtuvieron, cada segundo de trabajo valió la pena.

—Sí, seguro. Ahora lo único que les pedimos a todos los jugadores de la institución es que lo cuiden, porque siempre hay un desubicado, pero bueno, en lo posible trataremos de alternar con las divisiones inferiores y las primeras divisiones siempre lo van a utilizar. La idea es que lo usen todas las categorías del club, ya que esto es gracias a todos los que hacen a Morning, a las familias que pagan las cuotas y hacen posible que nosotros podamos tener los números ordenados y juntar la plata necesaria para hacer obras tan grandes como esta.

—Además no solamente hicieron obras en la cancha o los vestuarios, sino también en la sede social.

—Eso fue un sueño nuestro que hacía diez años que lo teníamos alquilado para un salón de fiestas y la idea era recuperarlo como sede. Por ahí como club de fútbol solamente, no tenemos básquet, futsal u otra actividad, no teníamos cómo mantener ese espacio tan grande y por suerte nos encontramos con gente como Cristian (Prudente, kinesiólogo) y Damián (Benítez, preparador físico) que armaron un gimnasio, salas de kinesiología en la planta baja, que en la planta alta pusieron en condiciones todo para realizar telas y dar clases de zumba, y que montaron donde estaba un playón de paleta, una cancha de césped sintético para fútbol 5 que también se alquila y se trabajó en conjunto para que lo puedan disfrutar los jugadores de la institución o aquellos que vecinos que quieran utilizar el gimnasio o hacerse atender por los profesionales tengan la chance de hacerlo. Somos un club que estamos abiertos a todos aquellos que quieran sumarse.

Comentarios