Ciudad, Edición Impresa

clausura

Cierran oficina municipal por presencia de ratas y bichos

Empleados del Archivo de la Dirección General de Personal aseguraron que dos compañeros fueron picados.


El Archivo de la Dirección General de Personal que funciona el cuarto piso de Buenos Aires 856, fue clausurada este jueves –hasta nuevo aviso– por la presencia de roedores en el lugar. Según dijo a El Ciudadano el secretario general del Sindicato de Empleados Municipales, Antonio Ratner, el cierre preventivo del lugar “se llevó a cabo a instancias del sindicato”, tras varios reclamos de los trabajadores y mediante la intervención de Control de Vectores del Ejecutivo.

En este sentido, Ratner aseguró que “hasta tanto no se elimine la presencia de roedores, el lugar se cerrará por la seguridad de los trabajadores”.

“Recibimos varios reclamos de trabajadores sobre el estado de las oficinas, el comité mixto en Higiene y Seguridad recorrió el lugar y efectivamente constató la presencia de excrementos de roedores, por lo cual convocamos a la Dirección de Vectores de la Municipalidad”, dijo el gremialista.

Desidia y abandono

Por su parte, el secretario coordinador del Sindicato de Empleados municipales, Sergio Rodríguez, corroboró también la presencia de excrementos de roedores en distintos estantes en donde se encuentran los archivos y dijo que el lugar “hace rato que no se depura”.

Rodríguez agregó que “el segundo y tercer piso están en estado de abandono y en desuso y creo que lo que se produjo allí es falta de mantenimiento”.

Luego de que Control de  Vectores y Asuntos Legales de la Municipalidad decidieron el cierre del lugar, el gremialista dijo que “pusimos a resguardo a los trabajadores en áreas que estén lejos de cualquier contaminación, para que continúen trabajando en sus tareas habituales”.

Una versión que trascendió es que uno de los empleados fue mordido por un roedor u otra alimaña, aunque Rodríguez no pudo confirmarlo. No obstante, el gremialista  admitió que “hacía tiempo que el personal venía advirtiendo sobre la presencia de excrementos de roedores en la repartición”.

La versión de los trabajadores

Según confiaron a El Ciudadano trabajadores municipales, “el problema de la presencia de roedores, alimañas y pulgas es de vieja data”.

“Siempre hubo en el edificio ratas, ya que veíamos los excrementos, y pulgas también. Hay pisos de madera en todas las oficinas, lo que calculamos que contribuye a su proliferación”, aseguraron.

Los mismos trabajadores consultados dijeron también se desinfecta el lugar cada tres semanas. “Aunque en realidad creemos que no lo hacen, si bien los de la empresa van, se firma una planilla pero ¿le llaman desratizar a tirar una pastilla envuelta en papel transparente?”, se preguntaron.

Lo cierto, según los empleados, “todo empezó esta semana cuando a un compañero le picó un bicho en el pie y se le inflamó toda la pierna y algo parecido le pasó a otra compañera que trabaja en el archivo y por eso le agarró alergia y picazón en todo el cuerpo”.

Siempre de acuerdo a la versión que contaron algunos de los trabajadores a este medio, “la coordinadora le dijo a los empleados que fueron picados que no dijeran nada ni que vayan a la ART y que siguieran haciendo su trabajo”.

Según presumieron algunos empleados, uno de los afectados fue al médico “y ahí actuó el Sindicato y se destapó todo porque creemos que si no hubiera sido así no hubiese pasado nada”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios