Ciudad

Todo consumo es político

Cien organizaciones muestran en Rosario el otro “mercado”

Este sábado y domingo, en Costanera y Paraguay, se desarrolla la sexta Feria de Economía Solidaria y el Pre-Foro Social Mundial de Economía Solidaria como antesala de la gran convocatoria de julio en Brasil

Foto Gentileza Cooperativa de Comunicación La Brújula

Consumir por consumir, porque es necesario, porque nadie produce todo lo que necesita, pero sin pensarlo, parece ser la norma. Pero esa práctica cotidiana, que condiciona la vida de todos, no es inocente: está atravesada por, y construye, relaciones de poder. Basta ver el precio de los alimentos, de la energía, de los servicios, sobre los que el ciudadano común no decide y, en la mayoría de los casos, padece. Basta pensar en la calidad de lo que venden las grandes cadenas comerciales. “Todo consumo es político”, es el lema que pone en entredicho al sentido común de un intercambio transparente. Bajo esa síntesis, más de cien organizaciones de toda la Argentina y de otros países debaten y muestran en Rosario, entre este sábado y el domingo, un sistema de producción, distribución y consumo que gana terreno y que interpela al de los grandes emporios de la globalización. No teorizan en abstracto: llegan a la ciudad para compartir sus largas experiencias, cada una particular pero todas unidas en un modelo basado en la solidaridad por contraposición a la maximización de ganancias, apoyado en la agroecología en lugar de la tecnología contaminante de agrotóxicos y devastación del entorno, y con el objetivo puesto en una mejor calidad de vida tanto de los que producen como de los que consumen, que en estas prácticas no están enfrentados ni mediados.

La cita es en el Almacén de las Tres Ecologías, una iniciativa autogestionada que ya cumplió tres años y que funciona en el antiguo galpón ferroviario de la Estación Rosario Central ubicado en Costanera al 1500, a la altura de calle Paraguay, una instalación cedida por la Municipalidad de Rosario. Es la sexta Feria de Economía Solidaria que organiza la Red de Comercio Justo del Litorial, pero además, y por ello la presencia de organizaciones de otros países, el Pre-Foro Social Mundial de Economía Solidaria, antesala del gran encuentro que se realizará en julio en Santa María, Brasil.

 

Dos días sin descanso

Desde la mañana y hasta la noche, los dos días, es imposible nombrar la cantidad y diversidad de actividades programadas. Estarán las ferias, en las que se muestran los productos como azúcar, yerba, vinos, jugos, harinas, libros, ropa, todas generadas por organizaciones al margen de las reglas dictadas por “el mercado”. También las charlas en las que se expondrá, pero también debatirá con quienes se acerquen, prácticas alternativas de producción y además de distribución y consumo que demuestran, en su permanencia, que son posibles pese a los dictados hegemónicos.

“Vamos a convivir y compartir con las organizaciones de productores que se distribuyen solidariamente, sin reventa, las mercancías que se producen desde la ruralidad que queremos defender a partir de nuestro consumo político y organizado”, resume Martín Montiel, de la Red de Comercio Justo del Litoral. Desliza alguna de las presencias: representaciones de movimientos campesinos e indígenas, de fábricas recuperadas, cooperativos, una mesa femenina con legisladoras locales. Habrá una radio abierta, debate de experiencias de medios de comunicación alternativos a los hegemónicos. También, la presencia de experiencias fuertes como las del Movimiento Campesino de Cóordoba, la Cooperativa Vitivinícola de Cafayate, los productores de Cachi, la Unión de Trabajadores Sin Tierra de Mendoza o el Movimiento de Trabajadores Excluidos Rurales de la Ctep.

“Otro consumo es posible, basta repensar y organizarse en términos de las pautas de consumo. Hay experiencias que incluso demuestran que estas prácticas de consumo organizado pueden impulsar cambios en los modos de producción”, se entusiasma Montiel. Un entusiasmo, admite, que va de la mano con cierto miedo por la desbordante convocatoria lograda: un centenar de organizaciones, más de mil familias involucradas en estas dos jornadas que desafiarán a la lluvia con el río Paraná de fondo.

 

Cronograma de actividades

Son variadas y numerosas, y se pueden consultar aquí.

 

 

Si te gustó esta nota, compartila