País, Política

Audiencia en Comodoro Py

Chueco negó haber participado en maniobras de lavado

El abogado del empresario Lázaro Báez no respondió preguntas concretas sobre la causa, pero si anticipó que ampliará sus dichos cuando su defensa conozca la causa.


El abogado de Lázaro Báez, Jorge Chueco, negó ante el juez federal Sebastián Casanllo haber participado en maniobras de lavado de activos para el empresario; no respondió preguntas concretas y anticipó que ampliará sus dichos cuando su defensa conozca la causa.

Ante el juez federal, Chueco hizo una breve exposición y respondió preguntas solamente vinculadas a su estado de salud, según fuentes del caso, algo que en el juzgado se interpretó como una negativa a declarar.

En ese contexto y tras escuchar la imputación en su contra por la firma de nueve cheques depositados en cuentas de Austral Construcciones en el 2011, Chueco negó haber cometido algún delito vinculado a ello.

También dijo al juez que sí había intentado suicidarse en su periplo por la provincia de Misiones y posterior salida ilegal del país rumbo a Paraguay, donde fue apresado.

“Intenté suicidarme y no lo logré. Lo lamento”, le dijo Chueco a Casanello durante el trámite, según indica la agencia Télam.

El abogado fue trasladado desde el escuadrón Centinela de Gendarmería Nacional poco después de las 10, con chaleco antibalas, casco y esposado, y quedó alojado en la alcaidía de Comodoro Py 2002 hasta que minutos después de las 12 se lo subió al despacho de Casanello en el cuarto piso del edificio.

Poco antes de las 14 terminó el trámite, fue retirado del juzgado y trasladado a una unidad penitenciaria ya que sus abogados Ezequiel Altinier y Juan Cagni Faccio no pidieron la excarcelación por el momento.

El abogado fue sometido ayer a una pericia por parte del Cuerpo Médico Forense y se determinó que estaba en condiciones psíquicas y físicas de afrontar la indagatoria.

Chueco está imputado en la misma causa por la que fueron procesados con prisión preventiva Lázaro Baez y su contador Daniel Pérez Gadin.

Comentarios