Economía, Mundo

También camarones de Ecuador

China detectó covid en pollos de Brasil, frenó compras y temen por las exportaciones sudamericanas

Empresarios de la alimentación de la Argentina temen la inminente aplicación de barreras sanitarias a la región ante la exigencia de productos "covid-free" por parte del gigante asiático. Dudas científicas sobre los riesgos de infección humana en esos casos


China informó este jueves que detectó rastros del nuevo coronavirus en alitas de pollo congeladas provenientes del sur de Brasil que se exportan al gigante asiático. Todas las personas que pudieron tener contacto con el producto fueron testeadas y dieron negativo para covid-19. De todos modos, las autoridades chinas frenaron esas importaciones y el caso enciende el alerta sobre los productos sudamericanos y complica el comercio exterior de la región.

Las autoridades de la ciudad china de Shenzhen fueron las que informaron sobre el análisis, realizado este miércoles, de la importación de pollo congelado proveniente de la planta de la empresa Aurora, en el estado de Santa Catarina, que es la tercera mayora procesadora de pollo y cerdo brasileña.

China rastrea ahora productos relacionados con la misma marca que ya fueron vendidos y desinfectaron el área donde se almacenaron las alitas de pollo contaminadas.

El problema afecta a la tercera mayora procesadora de pollo y cerdo de Brasil.

 

El Ministerio de Agricultura de Brasil, cuyos responsables habían asegurado que no hay evidencia de que el nuevo coronavirus se transmita en alimentos o envases a seres humanos, aclaró este jueves que está consultando a su equipo técnico sobre el reporte chino. Ese mercado externo de la mayor economía sudamericana se complica con la noticia: se agrega a los aranceles antidumping que China aplica al pollo brasileño desde hace un año y medio.

En 2017, Brasil era el primer proveedor de China en pollo congelado, por un valor de casi 1000 millones de dólares anuales y un volumen cercano al 85% de las importaciones del gigante asiático en el rubro. Pero fue perdiendo porciones del mercado en favor de Tailandia, Argentina y Chile, señaló la consultora especializada Zhiyan.

Otro frente de tormenta para la región por el virus
También detectaron rastros de coronavirus en camarones de Ecuador.

 

El antecedente inmediato de los pollos brasileños remite a Ecuador. China informó que también detectó en Shenzhen rastros de sars-cov-2 en envases de gambas importados de Ecuador. Los camarones ecuatorianos son un mercado en ascenso (las importaciones asiáticas pasaron de 16.000 toneladas en 2017 a 500.000 en 2018). Hace un mes, hubo un reporte similar en otra región del país, en el mismo rubro, y también sobre el envase, no el producto.

Los controles sanitarios chinos para determinar si los productos que importa el país son “covid-free” ponen en riesgo las exportaciones sudamericanas y abren la sospechas de posibles nuevas medidas paraarancelarias para productos alimenticios de la región.

Medios estatales chinos destacaron que, desde julio, suman siete los casos de detección del virus sars-cov-2 en el empaque de productos del mar importados en todo el país, desde la provincia de Shandong en la costa este hasta el municipio de Chongqing en el oeste.

En Argentina se la ven venir
Alitas de pollo y el miedo a las barreras sanitarias.

El seminario “Alimentos seguros en el comercio mundial frente a un escenario de profundización de barreras no arancelarias”, realizado en julio pasado, había tomado nota de los riesgos inminentes por parte de los participantes del sector público y privado de América latina y el Caribe.

El presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y Centro de Exportadores de Cereales (CEC), Gustavo Idígoras, mencionó entonces la preocupación empresaria por “la aparición de nuevos requisitos que está tratando de imponer China, por ahora de manera privada”.

El representante corporativo se quejó: “Los pedidos de embarques «covid free» son absolutamente injustificados desde el punto de vista sanitario” y los calificó como “un ejercicio excesivo e ilimitado de un principio precautorio que puede generar inconvenientes y costos extra”. Como ejemplo, puso la probable exigencia de un testeo por embarque de las carnes, que juzgó inaplicable.

Vale el ejemplo: la industria cárnica está bajo la lupa global tras los casos de covid-19 detectados en mataderos de Alemania, Bélgica, Francia, Estados Unidos y, en julio, también en la Argentina y Brasil.

¿Hay peligro?

Entidades sanitarias internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos señalan que la posibilidad de contraer el virus del covid-19 a través de los alimentos es baja.

La OMS dice que es “muy poco probable que las personas puedan contraer covid-19 a partir de alimentos o envases de alimentos”. Los CDC coinciden en que es “muy bajo” el riesgo.

Para los CDC, aunque es posible contraer covid-19 al tocar una superficie u objeto, incluidos alimentos o sus envases, y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos, no es la principal forma en que se propaga el virus. “Hasta la fecha, no hay evidencia de que los virus que causan enfermedades respiratorias se transmitan a través de los alimentos o sus empaques. Los coronavirus no se pueden multiplicar en los alimentos, necesitan un huésped animal o humano para multiplicarse”, abona la OMS.

David Hui Shu-cheong, especialista en enfermedades respiratorias de la Universidad China de Hong Kong, consideró muy probable que los productos alimenticios importados que dieron positivo en el país se hayan contaminado durante el empaque.

Consideró que no implica que sean infecciosos. Explicó que las pruebas de ácido nucleico, como las que desataron las alertas, pueden detectar el ARN de un virus muerto, y que estos restos del virus ya causaron resultados falsos positivos en pacientes que se recuperaron de la enfermedad en Corea del Sur.

El experto volvió sobre la ausencia de certezas al respecto. Señaló que si el virus extraído de los productos alimenticios se puede cultivar en laboratorios, entonces es infeccioso. Recordó en ese sentido que el nuevo coronavirus puede sobrevivir a temperaturas bajo cero y seguir activo cuando se descongela.

 

Comentarios