Mundo

Otra de piratas

Chile pide al Reino Unido que le devuelva un moái

La característica estatua de la isla de Pascua que se exhibe en el Museo de Londres fue sacado ilegalmente en 1868. El gobierno chileno iniciará gestiones ante su par británico, a pedido de los isleños


El moái Hoa Hakananaia se exhibe en el Museo Británico de Londres.

El gobierno chileno apoya el reclamo de la isla de Pascua para que le devuelvan el moái Hoa Hakananaia que se exhibe en el Museo Británico de Londres.

Las autoridades de la isla solicitaron al ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, “sus buenos oficios” para que el gobierno de Chile “pueda iniciar gestiones con Reino Unido con objeto de recuperar nuestro moái y devolverlo a su tierra”, de la que salió en 1868, cuando Isla de Pascua todavía no pertenecía a Chile.

Esta solicitud “nos parece procedente dadas las nuevas funciones de coordinación y conservación que se están realizando con los moáis en la isla”, aseguró el ministro Ward a la AFP.

Desde diciembre de 2017, el pueblo rapa nui se hizo cargo, por primera vez en más de 150 años, de la gestión, la conservación y preservación de su acervo arqueológico.

El gobierno chileno utilizará el canal de la Cancillería para “que podamos obtener un visto bueno del museo de Londres para recibir nuevamente este moái en Rapa Nui”, aseguró el ministro.

De las más de 900 esculturas que se tallaron en la isla aproximadamente entre el siglo VI y XVII de nuestra era, el Hoa Hakananaia, que significa “el amigo robado o escondido”, es una de las pocas que no está tallada en toba volcánica, sino en basalto.

De 2,4 metros de altura, en su espalda tiene talladas figuras asociadas al culto Tangata Manu (hombre pájaro).

“Es una pieza única, único vínculo tangible que da cuenta de dos importantes etapas en nuestra historia ancestral”, alegan las autoridades de la isla, situada a 3.700 km del Chile continental, en el Océano Pacífico.

La escultura fue “sustraída de manera ilegal” en 1868 de Orongo, una aldea ceremonial de Rapa Nui donde frenaba el ímpetu de las olas, por el buque inglés “Topaze”, a cargo del comandante Richard Powell que lo entregó como obsequio a la reina Victoria.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios