Ciudad

Proyecto inclusivo en zona norte

La historia de cuatro chicos que ya tienen su propio vivero

Fátima, Ailén, Fernando y Gustavo hace años que van a la Asociación Civil Plaza El Ombú. Empezaron de muy chicos a juntarse, leer y a aprender. Pero fue el programa Nueva Oportunidad el que los empujó a capacitarse en un oficio para luego poder vender sus productos.


Fátima, Ailén, Fernando y Gustavo hace años que van a la Asociación Civil Plaza “El Ombú”. Empezaron de muy chicos a juntarse, leer y a aprender. Pero fue el programa Nueva Oportunidad, que está en todos los barrios de la ciudad, el que los empujó a capacitarse en un oficio para luego poder vender su propia producción.

Este mes inauguraron el Vivero Irupé. Estuvieron presentes familiares, vecinos y dueños de viveros mayoristas, con quienes trabajarán juntos. Según dicen están en la “triple frontera” porque la unidad de producción está asentada entre los barrios Rucci, Parque Field y Cerámica.

La historia

Fátima y Ailén son hermanas y desde hace años que participan en la asociación.

El año pasado se anotaron en el Programa Nueva Oportunidad, en el curso de Vivero y Producción de plantines. “Fue un gran aprendizaje y a pesar de tener a nuestro papá que vive de esto nos sirvió mucho. Ahora estamos con vivero propio y orgullosas de eso”, explicó Fátima.

Ailén contó que “no sabía nada. Y ahora sé los nombres, cómo se planta y el trabajo con la tierra. Y es importante saber lo que se está vendiendo”.

En paralelo, Gustavo explicó cómo fue madurando la idea del vivero: “Al principio aprendimos los nombres de las plantas, para qué se usa, si son curativas y si sirven para el mate. A medida que aprendíamos pensábamos la idea del vivero. Antes hubo uno que no funcionó. Y hoy con el Nueva Oportunidad nos pudimos capacitar mejor”.

Trabajo conjunto

“Es muy bueno cuando nos podemos encontrar en un proyecto tan importante como es el Nueva Oportunidad y donde hay un fuerte compromiso. No sólo desde las distintas áreas del Estado sino de las organizaciones sociales que hoy se suman a este proyecto innovador”, expresó a su turno Jorge Álvarez, ministro de Desarrollo Social de la provincia.

Luciano Vigoni, director del Programa Nueva Oportunidad, coincidió. “Debemos pensar en nuevas relaciones laborales y la posibilidad de vivir de algo tan significativo como es la tierra, en conocer de especies, de plantas, de flores y donde la inmediatez del sistema actual no aparece”, remarcó.

Juan, por su parte, es de la Asociación Civil El Ombú, y contó que “los jóvenes que ahora están a cargo del vivero son los mismos que hace 10 años se acercaron en busca de un lugar de pertenencia. Ahora ya tienen su propio vivero y es una emoción muy grande”.

El Nexo Oportunidad

El vivero Irupé está ubicado en la zona norte de la ciudad, en un lugar estratégico como es Camino de Los Granaderos y Kennedy, la continuación de la autopista a Santa Fe.

Para levantar los cimientos del vivero trabajaron duro: colocaron mesas, pintaron, pusieron piedras, chapas. Todas herramientas y materiales entregadas por el programa Nexo Oportunidad, que es la otra parte del convenio que se firma entre el Estado y las asociaciones.

En esta oportunidad todo se hizo con el Ministerio de Trabajo, que además de lo económico entrega lo necesario para que el espacio funcione, los chicos trabajen y puedan vivir de ese ingreso.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios