Ciudad, Edición Impresa

Vidas en riesgo

Chamuyera: piden testigos de criminal botellazo

Familiares y amigos de la joven que fue víctima de un irracional ataque mientras estaba en la vereda de la peña cultural de Corrientes al 1300 reclaman encontrar a los responsables. Denuncian que hechos similares vienen ocurriendo desde marzo.


La joven que recibió anteayer una botella en la cabeza arrojada desde un edificio cuando estaba en la puerta del bar cultural La Chamuyera –ubicado en Corrientes 1380– sigue internada en el hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) con pronóstico reservado. No obstante, desde Fiscalía indicaron que se realizarán inspecciones oculares del lugar y de edificios linderos para evaluar la posible trayectoria de la botella y, además, se solicitará un listado de llamadas al 911 y a la Guardia Urbana Municipal (GUM) no sólo relacionadas con el hecho sino también para detectar alguna comunicación de queja hacia el local que pueda brindar algún indicio para direccionar la investigación. Por su parte, amigos, familiares y clientes del bar piden ayuda a los vecinos para que testifiquen y aporten datos que esclarezca la causa.

Daiana T., de 24 años, sufrió traumatismo de cráneo con fractura por hundimiento de los dos parietales y fue intervenida quirúrgicamente en el Heca.

“Fue operada por una contusión en cráneo con fractura de los dos huesos parietales, parálisis parcial de miembros inferiores y superiores. Es una fractura de hundimiento, eso le provocó un hematoma extradural y subdural con contusión cerebral múltiple. Está despierta con pronóstico reservado. Debemos esperar para ver cómo evoluciona”, explicó Néstor Marchetti, director del Heca.

Juan Manuel Gatti, encargado de La Chamuyera, contó que entre las 0.30 y la 1 de la madrugada del jueves cayó una botella llena y le pegó en la cabeza a la joven Diana T., que había salido a la puerta del bar a fumar o a acompañar a alguno de sus amigos.

“En mayo pasado, otra chica ya resultó herida. Le pegaron con una botella de vidrio y estuvo una semana sin poder caminar del dolor que tenía. Desde marzo venimos presentando denuncias. De todas las que hicimos, las que están en curso serán 6 ó 7 y ahora serán alrededor de 9. Las denuncias las hicimos en los centros territoriales de denuncia, los que trabajan allí ya me conocen porque fui varias veces, es muy triste”, resaltó Juan.

El titular de La Chamuyera detalló que después de lo ocurrido hablaron con los vecinos de la zona y les dijeron que estos hechos no sólo pasaban en horarios nocturnos sino también en diurnos. “Nos contaron algunos vecinos que por la tarde algunos recibieron piedrazos mientras esperaban el colectivo en la parada que está a 30 metros del bar”, relataron.

El encargado del bar cultural expresó que las denuncias que realizaron las derivaron a otra Fiscalía. “Pasaron a una Fiscalía que se puede ocupar del tema. Desde principios de año estamos haciendo denuncias y en todos estos meses nunca nos llamaron por teléfono, ni a mí ni a las victimas ni a los testigos. Es desesperante”, lamentó.

En ese sentido, en un comunicado difundido anteayer por la agrupación que nuclea a los espacios y bares culturales de la ciudad, el Ecur (Espacios Culturales de Rosario), que firman además concejales de los bloques de Ciudad Futura, Frente Social y Popular, Iniciativa Popular y Radicales Progresistas, se refirieron al hecho reclamando investigación y castigo a culpables de los ataques. “Este hecho no es nuevo, los ataques contra los clientes y la gente que pasa por la vereda están sucediendo desde marzo, y fueron presentadas desde La Chamuyera ocho denuncias efectuadas en Fiscalía, tomadas por el fiscal Damián Cimino, varias de ellas desestimadas por falta de víctimas, además de comunicados a distintos medios de la ciudad. Las denuncias de este hecho en particular fueron realizadas en el día de ayer también en Fiscalía”.

En el comunicado se señala además que desde el Ecur se dio aviso a distintos entes estatales de lo que estaba ocurriendo sin obtener soluciones o respuestas de ninguno de ellos.

Quienes integran el espacio de los bares culturales reclaman “una urgente respuesta desde el Estado” y demandan que “se hagan cargo” del hecho. “Están en juego vidas humanas. Pedimos que se investigue y se determinen los responsables de este hecho puntual, exigimos justicia. Así como también insistimos en que los espacios culturales seamos reconocidos legalmente, sin una figura que nos incluya es mucho más fácil para el Estado no hacerse cargo de estas situaciones”, enfatiza el Ecur al cierre del documento.

A la espera de un cambio

“El problema que tienen este tipo de emprendimientos con espectáculos es la falta de denominación específica de su rubro, y desde hace dos años buscan que se contemple una nueva ordenanza que está en tratamiento en el Concejo: la figura es «Club Social y Cultural»”, marcaron desde el Ecur, la entidad que representa a Distrito 7, Kika, Centro Cultural El Espiral, Olimpo, La Chamuyera, La Muestra, La Peruta y La Trunca, entre otros bares. Desde hace dos años, pide que se contemple su titulación en la regulación de la actividad nocturna que se está discutiendo en el Palacio Vasallo.

Comentarios