Política

Puentes rotos

CGT-gobierno: sin reunión ¿asoma el paro general?

La reunión que estaba pactada a las 11 se postergó una hora y luego se bajó. A las 17 se reúne el Consejo Directivo de la central obrera bajo la presión de variados gremios para avanzar hacia una contundente medida de fuerza en todo el país


El encuentro entre la CGT y el gobierno nacional previsto para la mañana de este martes se suspendió por falta de acuerdo en dos de los cinco puntos puestos a consideración en la reunión anterior entre las partes, el miércoles último. Ahora, en medio de un revuelo de dirigentes que circulan por los alrededores de la sede de la central obrera en Buenos Aires, se espera que esta tarde el Consejo Directivo le ponga fecha a un paro general.

El encuentro de la CGT con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, estaba pautado para las 11. Los acercamientos de posiciones no se dieron y retrasaron la cita una hora. Finalmente, se la dio de baja poco antes del mediodía. Fuentes de ambos sectores se responsabilizaron mutuamente por la cancelación.

En la reunión, que se iba a realizar en la sede de la cartera laboral, el gobierno nacional debía responder a los planteos realizados el pasado miércoles por el triunvirato de la CGT.

El Consejo Directivo de la central obrera mantiene sin embargo el encuentro agendado para las 17 en la sede de la calle Azopardo para analizar cómo moverse en el nuevo escenario. Hace una semana, habían advertido que si no obtenían respuestas positivas a los reclamos, fijarían la fecha para un paro general. La medida de fuerza había quedado en suspenso ante una magra oferta parcial: reapertura de paritarias con un 5 por ciento de “extra” a lo ya negociado con el techo promedio del 15 por ciento, contra una previsión inflacionaria que ni desde el propio oficialismo bajan ahora de 27 puntos de acá a fin de año. Otro acercamiento del gobierno fue la promesa de no arrancar con lo más conflictivo en la serie de normas en las que dividió su voluntad de una reforma laboral y que se apresta a enviar al Congreso.

Los referentes sindicalistas habían reclamado, además, la devolución de fondos adeudados por el Estado –en esta y anteriores gestiones– a las obras sociales por reintegro de prestaciones de alta complejidad, a lo que el Ejecutivo respondió con un monto estimado en 4 mil millones de pesos para esa cancelación, aunque sin demasiadas precisiones. Los dos ejes de la discordia, que finalmente rompieron los puentes, fueron la eximición del impuesto a las Ganancias para el medio aguinaldo de este mes y un mecanismo directo que frene despidos en los sectores público y privado por seis meses. A ésto último, el gobierno contraofertó el llamado a “mesas de diálogo” obrero-empresarias por sectores, una alternativa que ya en el pasado no funcionó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios