Edición Impresa, Mundo

Cerró la Cumbre climática con un “ínfimo” acuerdo

Jefes de Estado, en una dura jornada, resolvieron limitar el calentamiento a 2º C. Críticas por insuficiencia

 

Obama marcó la jornada con reuniones paralelas y un acuerdo “insuficiente”
Obama marcó la jornada con reuniones paralelas y un acuerdo “insuficiente”

Copenhague –La cumbre sobre el clima de Copenhague alcanzó ayer, tras una ajetreada jornada que tuvo como protagonistas a los jefes de Estado, un mínimo compromiso político de limitar el calentamiento planetario en 2º C y una pequeña ayuda a países pobres, que en opinión de los negociadores será “insuficiente” para luchar en forma eficaz contra el cambio climático.
El presidente estadounidense Barack Obama calificó de paso “significativo” la consecución de este acuerdo sin valor jurídicamente vinculante que deberá ser presentado para aprobación ante el pleno de los 193 países que participan en la conferencia. Una votación para la que Obama afirmó no poder quedarse.
Obama fue el primero en reconocer que los progresos realizados son “insuficientes”. Una fuente de su delegación fue más directa. “Es insuficiente para luchar contra la amenaza del cambio climático”, afirmó un funcionario norteamericano, pese a subrayar que es mejor que nada y que se trata de un “un primer paso importante”.
El acuerdo se obtuvo varias horas después del momento previsto para el fin oficial de la conferencia, al término de una jornada de idas y venidas, especialmente por parte de Obama. El norteamericano llegó a Copenhague a primera hora de la mañana y, tras pronunciar un discurso ante el pleno de la reunión que suscitó vivas críticas, primero se reunió con el primer ministro chino Wen Jiabao, después con los líderes de la Unión Europea, de nuevo con Wen, y por último con el grupo de potencias emergentes denominada Basic, formado por Brasil, Sudáfrica, India y China.
La canciller alemana, Angela Merkel, organizará una nueva ronda de negociaciones en Bonn (Alemania) dentro de seis meses para adelantar la negociación de cara a la próxima conferencia de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre el clima, prevista en México a fines de 2010.
El compromiso político recoge un número mínimo de cuestiones de forma vaga, como el reconocimiento de la necesidad de limitar el aumento de la temperatura media del planeta a 2º C. La cuestión crucial de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a medio plazo (2020) será decidida en enero, según el texto. Los objetivos a largo plazo (2050) no son siquiera mencionados. También refleja el compromiso de Estados Unidos a otorgar 3.600 millones de dólares a los países más vulnerables de aquí a 2012 para ayudarlos a adaptarse a los impactos del cambio climático.
En cuanto a la delicada cuestión de la verificación de las medidas de reducción de emisiones realizadas por los países en vías de desarrollo, “se optó por una redacción que acabó siendo aceptable para todos, que habla de un mecanismo de consultas internacionales y no de comprobación”, explicó Serra. “Creo que es un acuerdo bastante flojo. No cumple con las expectativas que había de la conferencia de Copenhague”, afirmó Josef Leinen, representante alemán en el Parlamento Europeo.

 

 

No había sonrisas suficientes y la foto no pudo ser

La foto final de la conferencia del clima organizada en la capital danesa con los mandatarios del mundo estaba prevista para este viernes. Pero los más de 130 jefes de Estado y de Gobierno no lograron reunirse en el mismo lugar a la misma hora, y ni siquiera pudieron sonreír todos juntos. Se había reservado en el orden del día una hora entera para inmortalizar la cumbre de Copenhague. Pero hacia el final de la jornada, en las pantallas de televisión del circuito cerrado de la cumbre se podía leer el mensaje de los organizadores daneses: “El presidente dio la prioridad a la negociación y al proceso para alcanzar un acuerdo. La foto podrá organizarse más tarde”. Nadie parecía estar de ánimo para sonreír. Y los que aún no habían partido, como el presidente ruso Dimitri Medvedev, estaban encerrados en sus hoteles o en una sala de negociación para lograr un acuerdo de último momento.

Advierten sobre más migraciones ambientales

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) llamó ayer a la comunidad internacional a tomar medidas para ayudar a las personas cada vez más numerosas obligadas a emigrar para huir de los efectos del cambio climático.
“El cambio climático y la degradación del medio ambiente ya provocan migraciones o desplazamientos en todo el planeta”, subrayó la OIM en un comunicado, durante la Conferencia sobre el Clima de Copenhague.
Se sigue sin tener muchos conocimientos sobre estos fenómenos migratorios vinculados con el cambio climático. “Ignoramos en gran medida cuántas personas ya han empezado a migrar, sea de forma voluntaria o forzada” por estos motivos, reconoció el director general de la OIM, William Lacy Swing.
“Lo que sabemos hoy es que estos movimientos migratorios son esencialmente internos o transfronterizos, y que esta tendencia crece”, señaló con motivo del Día Internacional de los Migrantes, celebrado el 18 de diciembre. “Los países más pobres son los más afectados” y “futuras zonas sensibles en varios países de Asia, África, América Central y Sudamérica, que tienen tasas de emigración elevadas, serán afectadas por posibles catástrofes.

“Frustración” de los sudamericanos

La cumbre decepcionó a indígenas
La cumbre decepcionó a indígenas

El discurso del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ante la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático (COP 15) fue calificado de “frustrante” por la delegación de Brasil, mientras que el venezolano Hugo Chávez acusó a su par estadounidense de promover un documento “secreto” para el que anticipó su voto negativo.
“Toda la delegación brasileña, desde el presidente Lula a los tres ministros que lo acompañamos, quedó muy frustrada con Obama, que parecía que no tenía nada que ver con el calentamiento global”, dijo el ministro de Medio Ambiente, Carlos Minc. El funcionario acusó al mandatario estadounidense de haberse “lavado las manos con aguas contaminadas y de poner una bonita cara en la COP 15 pero respirando aire impregnado de carbono”.
El gobierno de Brasil criticó el discurso de Obama por no haber expuesto metas de cortes en la emisión de gases de efecto invernadero, tras lo cual el presidente estadounidense emprendió una ronda de negociaciones para intentar salvar el documento final de la conferencia.
El ministro Minc acusó por otra parte al gobierno de Dinamarca de “falta de garra y de comando” en la coordinación de la COP 15 de Copenhague.
Chávez, por su parte, fustigó a Obama al señalar que “quedará para la historia como una gran frustración para los estadounidenses que creyeron en él. Pero no importa, lo importante es que la mayoría de los pueblos del mundo se unan para luchar y conseguir el equilibrio de las sociedades”.
En el último día de la cumbre, Chávez y su par de Bolivia, Evo Morales, denunciaron como portavoces de la Alianza Bolivariana para las Américas (Alba) que el “imperio” y sus aliados presentaron un documento a puerta cerrada en la cumbre que no era el que fue debatido por las delegaciones.

Comentarios