El Hincha

No aprende

Centurión, otra vez en la mira

El futbolista pasó dos semáforos en rojo, se negó a hacer un test de alcoholemia y terminó con su auto secuestrado.


El futbolista de Racing Ricardo Centurión sumó un nuevo episodio polémico, el primero desde su regreso al país, al pasar dos semáforos en rojo, negarse a hacer un test de alcoholemia y terminar con su auto secuestrado, en Lanús.

Según trascendió, el mediocampista de “La Academia” protagonizó el hecho este lunes a las 8:10 de la mañana, en el primero de los dos días libres que tiene el plantel tras haber goleado a Patronato de Paraná.

En declaraciones a la prensa, el secretario de Seguridad del municipio, Diego Kravetz, aseguró que “la acción irresponsable de Centurión podría haber puesto en peligro la vida de los chicos que cruzaban por ese corredor escolar para ir a clases”.

El funcionario describió que se advirtió que un vehículo negro pasó un semáforo en rojo y se procedió a detenerlo de manera inmediata.

Según se observa en un video, el ex Boca Juniors intentó sobornar al oficial de tránsito de la Municipalidad de Lanús a cargo del operativo.

En el diálogo con el oficial, Centurión intentó “arreglar” el episodio, al que catalogó como una “boludez”, pero el oficial que lo filmaba se negó. Allí, el futbolista admitió que pasó “dos semáforos en rojo” y aseguró que la camioneta pertenece a una “agencia”.

Centurión, de grandes condiciones dentro de la cancha, había tenido varios episodios fuera de ella que le costaron su continuidad en Boca.

Si te gustó esta nota, compartila