El Hincha

Superliga

Central volvió a mostrar virtudes

Tuvo dos chances inmejorables a través de Pachi Carrizo, quien falló en la definición de ambas. Ya en el descuento, Pablo Pérez tampoco pudo darle la victoria a Boca al definir mal con el arco vacío


Parot erró un gol increíble. Fotos: Néstor Baremblum.

En un final de alto voltaje, lo pudo ganar cualquiera de los dos. Aunque quedó la sensación de que, por las situaciones que dispusieron, Central mereció algo más que Boca. De todos modos, el empate sin goles grafica claramente las incapacidades que padecieron los protagonistas del juego en la Bombonera. El Xeneize no pudo, fue demasiado light en su propuesta ofensiva. Y el Canalla no se animó; recién lo intentó en el cierre del partido, cuando casi saca rédito de los espacios que le regaló el local.

Merecimientos de lado, el punto parece tener un plus de valor para el equipo de Edgardo Bauza, que tras la goleada sufrida ante Unión la fecha pasada, recuperó orden y concentración defensiva. Y es cierto también que el Canalla mostró alguna mejoría en ataque, donde hubo retoques tácticos y de nombres. Pero habrá que ver cuánto influyó en esto la pobre puesta en escena del Xeneize, que mostró escasa combatividad para recuperar y poca imaginación para generar.

Lo concreto es que, con el Clásico de Copa Argentina a la vuelta de la esquina, el empate sin goles de ayer en suelo xeneize cayó como un bálsamo para los dirigidos por el Patón. Y el concepto, principalmente, tiene que ver con el antecedente más cercano, la goleada sufrida a manos de Unión la fecha pasada en el Gigante. Central se recompuso en la Bombonera y ahora mira hacia adelante con mejor semblante.

Entre las virtudes que mostró el equipo de Bauza, en lo defensivo, hay que destacar la capacidad para achicar espacios en campo propio y la concentración necesaria como para ajustar marcas en sectores clave del terreno. Así, este Boca distraído con el partido de Libertadores ante Palmeiras del miércoles que viene, no le llegó casi nunca. Sólo lo inquietó en el final, cuando el local se jugó en ataque y dispuso un par de situaciones propicias, una de ellas desperdiciada por Pablo Pérez en la puerta del arco de Ledesma.

¿Y en ataque? En la búsqueda de generar más juego en ofensiva las apuestas del Patón fueron saludables, pero no determinantes. Insinuó una mejoría respecto de lo que venía mostrando en juegos anteriores. De todos modos, con los retoques en el medio y la inclusión de Lovera como nexo, el Canalla llegó muy poco hasta el arco de Rossi. Algo que recién se modificó en el final, cuando Boca otorgó espacios y Central coqueteó con el gol en varios contragolpes, en especial en dos que desperdició Carrizo.

En un escenario históricamente complejo, ante un rival de fuste, Central se llevó para Rosario algo más que un punto. Dejó la impresión de que recuperó la memoria, se pareció más al efectivo y práctico equipo de las primeras fechas. Esto más allá de que aún no pagó su principal deuda, reencontrarse con la victoria, algo que no consigue en las últimas cinco fechas.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios