El Hincha, Rosario Central

Le cuesta afuera

Central visita este viernes al Tiburón con la ilusión de mejorar su producción como visitante

El rendimiento fuera de casa es uno de los puntos más flojos del Central de Cristian González: sobre 9 juegos disputados, apenas si rescató 2 triunfos y 2 empates, lo que representa menos del 30 por ciento de efectividad. Y además acumula 524 minutos sin marcar un gol


La producción en condición de visitante es uno de los puntos más flojos del Central de Cristian González. Para graficarlo, vale la pena apuntar algunos datos contundentes. Uno de ellos es la baja eficacia del equipo en rodeo ajeno: sobre 9 juegos disputados, apenas si rescató 2 triunfos y 2 empates, lo que representa menos del 30 por ciento de efectividad. Además, el Canalla arrastra una serie de 5 encuentros consecutivos sin triunfos en condición de visitante, con 1 empate y 4 derrotas. Y acumula 524 minutos sin marcar un gol.

El Kily asumió como director técnico del primer equipo de Central allá por julio de 2020. Y desde entonces dirigió 22 partidos oficiales. De esos encuentros, los auriazules disputaron 9 en condición de visitante y no tuvieron buen rendimiento. ¿Los números? Dos éxitos (Godoy Cruz y Aldosivi), 2 empates (Banfield y Colón) y 5 caídas (River, en dos ocasiones, Lanús Racing y San Lorenzo). Además, en esos partidos, los de Arroyito anotaron apenas 4 goles y recibieron 11.

El porcentaje de puntos obtenidos jugando fuera de casa en el ciclo Kily es bajo: logró 8 unidades sobre 27 posibles, lo que representa exactamente el 29,62 por ciento de eficacia. Además, también llama la atención la baja cantidad de goles anotados. Fueron apenas 4, y 2 de ellos llegaron con remates desde el punto penal.

Un déficit que ha mostrado el Central del Kily González jugando como visitante es su falta de poder de gol. Los números al respecto son elocuentes: Central marcó solo 4 tantos en los 9 partidos que disputó en rodeo ajeno. Llamativamente, con esa baja marca de gol le alcanzó para ganar 2 encuentros, ambos por 1-0, en Mendoza ante Godoy Cruz y en Mar del Plata frente Aldosivi.

Además de la escasa cantidad de goles convertidos, sólo 1 de los 4 llegó a partir de una acción de juego, el de Alan Marinelli frente a los marplatenses. De los 3 tantos restantes, 2 fueron de tiro penal, convertidos por Vecchio: ante River (1-2) y frente a Banfield (1-1). Y el otro llegó a partir de una ejecución de pelota detenida. Lo hizo Diego Novaretti de cabeza, ante el Tomba, tras un córner lanzado por Vecchio.

A la baja capacidad de gol de Central jugando como visitante, hay que agregarle una racha negativa. Los auriazules suman 524 minutos sin convertir en rodeo ajeno. El último tanto fue obra de Marinelli ante Aldosivi a los 16 minutos del primer tiempo. Luego, los de Arroyito no pudieron marcar en los juegos frente a Lanús (0-2), River (0-3), Racing (0-1), Colón (0-0) y San Lorenzo (0-2).

La última vez que se había registrado una sequía similar fue en 2006, hace 15 años. En aquella ocasión, Central estuvo más de 7 partidos sin anotar en condición de visitante. La racha incluye 5 encuentros del torneo Clausura de ese año (Olimpo, Gimnasia de Jujuy, Lanús, San Lorenzo y Gimnasia de La Plata) y otros 2 de Copa Libertadores (Atlético Nacional de Colombia y Palmeiras de Brasil).

Aquella serie sin convertir fue de 717 minutos, y se inició tras el segundo gol de Central ante Independiente en Avellaneda, convertido por Marco Ruben cuando se cumplían 34 del segundo tiempo; para finalizar con el tanto de Pablo Vitti frente a Quilmes, a los 31 del complemento. En los 7 juegos de la racha, al equipo lo dirigieron tres técnicos diferentes: Ángel Zof, Hugo Galloni y Leonardo Astrada.

Comentarios