El Hincha

Femenino

Central va por más: presentará un plantel en Primera de AFA

El actual tricampeón de la Rosarina se prepara para enfrentar tres competencias en simultáneo. Rosana Gómez, entrenadora del Canalla, analizó el presente del plantel femenino y habló de lo que viene


Foto: Juan José García

La práctica comienza con los pies en la arena. Se mezclan las órdenes del profesor con el sonido ambiente de una playa que está repleta de gente que quiere huir del calor del cemento y reposar los pies en el río. El Hincha se acercó a presenciar un entrenamiento del plantel femenino de Central y habló con la entrenadora Rosana Gómez sobre el presente del club de Arroyito.

Desde que se oficializó el torneo de la Asociación Rosarina se disputaron tres campeonatos. Todos fueron conquistados por el Canalla. Un equipo que se afianzó en el torneo local y que ahora va por más: después del Mundial de Francia (que se disputará del 7 de junio al 7 de julio), jugará por primera vez un torneo de la AFA.

Foto: Juan José García

 

La cuarta semana de pretemporada para el equipo que conduce Rosana Gómez alternó trabajos en la arena del Caribe, en el gimnasio del Gigante de Arroyito y fútbol en el predio de Maristas en Granadero Baigorria.

“Se hacen ejercicios de fuerza para trabajar el equilibrio, fortalecer la zona de los tobillos y las rodillas. Acá en el Caribe se hace un circuito puramente físico. Los martes y jueves se entrena en el gimnasio, acompañando una parte física que complementan en el Parque Alem. Y los lunes y viernes estamos haciendo fútbol, trabajos con pelota, tácticos y técnicos”, explicó Gómez.

Foto: Juan José García

 

Son tres planteles entrenando en simultáneo (primera, reserva y escuelita), que luego serán divididos por categoría.
El Canalla deberá afrontar este año tres torneos al mismo tiempo. Para la Rosarina anotó tres planteles: uno participará de la divisional A y otro de la B. Además jugará en Primera de AFA, aunque de momento desconoce en qué categoría ingresará: puede ser en A, B o C. Lo importante es que el sueño del femenino auriazul está por cumplirse.

Y ese sueño comenzó a tomar fuerza el año pasado cuando la dirigencia canalla aprobó que el partido preliminar entre Central y Estudiantes por la fecha 13 de la Superliga lo jugaran los primeros equipos femeninos de cada club. El amistoso terminó 3 a 0 a favor del elenco auriazul, que demostró con su nivel en la cancha que estaba para más.

Foto: Juan José García

 

Así comenzaron las negociaciones para incorporar un equipo a Primera División de AFA. Finalmente está todo aprobado y será este año luego del Mundial de Francia. Un paso que demuestra que el femenino en Rosario es un hecho y tiene futuro.

“Yo siempre quise cumplir el sueño de llevar a AFA al equipo que me vio nacer”, confesó la entrenadora canalla, quien se mostró confiada: “Tengo equipo para pelear el primer año el campeonato. Vamos a dar todo”.

Foto: Juan José García

 

Además, Gómez recalcó que este nuevo proyecto no sólo es bueno para el club, sino para el fútbol local en general: “El fútbol femenino en la ciudad fue creciendo. En Central, los directivos lo han tomado muy bien y han invertido más en el cuerpo técnico. Hoy tengo cuatro personas trabajando conmigo. Y toda esa apuesta que hizo el club hace que uno se sienta con más ganas y más respaldado”.

Durante la pretemporada, que entra en la recta final, se realizaron diferentes pruebas de jugadoras para sumarse a Primera y al Sub 15. Fueron 31 chicas las que se presentaron en mayores y 25 en menores. Y si bien el plantel incorporó en la inmediatez a tres futbolistas para completar la pretemporada, Gómez afirmó que “la idea es que todas las chicas que participaron formen parte de Central”.

Foto: Juan José García

 

Sobre los puestos a reforzar, la entrenadora destacó que el principal era la arquera. Y fue por todo: Vanina Correa, la 1 indiscutida de la selección, se sumó al plantel.

“A fin de año fui viendo que puestos costaron más y sin dudas fue ese. La titular muchas veces no podía venir y en varias ocasiones fueron jugadoras de campo las que ocuparon ese lugar”, explicó Gómez.

Foto: Juan José García

 

A pesar de tener a Correa en el plantel, y también a Virginia Gómez, otra mundialista, la DT canalla sabe que para competir en el torneo nacional aún falta algo.

“Tenemos un buen grupo, aunque pensando en AFA sí tenemos que fortalecer algunos puestos, pero lo vamos a hacer con las jugadoras que tenemos. Las que se sumen van a tener que estar formadas. Me tiene que deslumbrar para formar parte del primer equipo”, amplió.

Foto: Juan José García

 

No será fácil jugar en el torneo nacional y Gómez lo sabe, ya que jugó durante 14 años en Boca. De todas maneras se mostró confiada y comentó que la clave pasa por lo que pueda dar cada jugadora.

Y en eso, el compromiso con el deporte es clave: “El cumplir con los horarios, la educación deportiva que tenga cada una, comer sano, dormir bien. Eso que se conoce como ‘preparación invisible’, a veces con poquito uno puede ser profesional también. Podés conseguir cosas más grandes”.

Defender la triple corona local y hacer un buen papel en el debut a nivel nacional. Sin duda a Central le espera un 2019 repleto de desafíos. Y de mucho fútbol.

Foto: Juan José García

 

“Yo sólo quería jugar”

Jugar al fútbol y ser mujer no es fácil. Menos siendo apenas una niña. Los prejuicios, basados en estereotipos, son muchos y dejan a las mujeres fuera del universo de la redonda.

Hace unas semanas, la Asociación Rosarina de Fútbol que encabeza Mario Giammaría decidió eliminar el tope que existía sobre la presencia de niñas en el fútbol infantil. Antes sólo podía haber dos en un equipo de varones: hoy eso ya no existe e incluso se pueden presentar equipos íntegramente de niñas. Un paso clave en busca de conseguir la igualdad de género entre futbolistas y que mejor que empezar a equiparar las cosas desde que son bien chiquitos.

Rosana Gómez tuvo que atravesar diferentes obstáculos en referencia a su vida como deportista. Y su historia se asemeja a las de otras jugadoras a las que también les cerraron la puerta por el simple hecho de ser mujer.

Desde que nació le gustaba jugar a la pelota. Pasión que comparte con su hermano, dos años más joven que ella. Y uno de los responsables, junto a toda su familia, de que haya podido cumplir su sueño.

“Cuando arranqué lo hice jugando con varones. A los 6 años empecé a entrenar en la categoría de mi hermano y el entrenador me dejaba jugar de onda, incluso mi primer trofeo me lo regaló el”, recordó la DT canalla.

Lo hacía en el club San Fernando de Baigorria. A los 10 decidió ir a entrenar con su categoría en el mismo club. Entrenaba pero no la fichaban y no la dejaban jugar…porque eran todos hombres. Su mamá entonces decidió llevarla a otro club donde la iban a dejar jugar “que era lo que yo quería”. Aunque tampoco prosperó.

Estuvo dos años sin poder jugar a la pelota. Hasta los 12, cuando una tía de una compañera de la escuela la invitó a jugar a un equipo femenino que entrenaba en Capitán Bermúdez.

“Yo me desesperaba por jugar, todas eran grandes y yo tenía 12, no me importaba nada. Y jugué hasta los 15, que me vine a Central, que era el equipo que tenía femenino y me quedaba cerca. Entrené hasta los 17 que me fui a Buenos Aires a jugar a Boca. Ahí ya me quedé e hice toda mi carrera allá”, recordó.

Jugadora de selección, trabajadora en Conmebol, una de las máximas responsables de que hoy Central tenga un equipo femenino competitivo: Rosana Gómez se enfrentó a muchísimos obstáculos en su camino, pero gambeteó todas las negativas cuando no la dejaban jugar porque era mujer. Y todavía va por más.

Foto: Juan José García

 

“En algún momento va a ser profesional”

Rosana Gómez tiene un largo recorrido como futbolista y desde hace unos años, como entrenadora. Defendió los colores de la selección y participó de los mundiales de Estados Unidos 2003 y China 2007. Durante 14 años jugó en Boca y luego se fue a despuntar el vicio en el futsal de River. Sabe de lo que habla, lo hace con pasión y sobre todo con profesionalismo.

Y justamente sobre ese último punto, que entró en debate público desde hace unas semanas, le preguntó El Hincha. “Son pocos los clubes que están preparados para la profesionalización. Hay que darles lugar a los equipos de abajo para que puedan formar parte de esa elite”, explicó la entrenadora.

“Somos un deporte joven y no tenemos la historia que tiene el masculino. Ellos también pasaron por estas luchas. Lo bueno es que quizás contamos con un avance más rápido, porque ya tenemos ese ejemplo como base”, opinó Gómez, quien además destacó que no hay que “entrar en la desesperación del ya”, y explicó que hay muchas cosas que faltan y que se necesitan para que el femenino sea profesional. Y una de esas es la estructura interna de cada club y del fútbol argentino en general.

“Hoy, a nivel general, no tenemos divisiones inferiores, no estamos formando jugadoras. Hay que saber bien quienes son las jugadoras que forman. Los clubes tienen que hacer una estructuración con el femenino que no es tan fácil. Es un proceso largo. Si lo hacemos a la apurada podemos caer en el fracaso. Creo que nos tenemos que preparar mejor para que llegue y cuando llegue vamos a dar pasos agigantados”, aseguró.

Y enseguida añadió: “El femenino está creciendo y ya es una necesidad. A los clubes le llueven los pedidos de los equipos femeninos que quieren jugar, por eso digo que va a ser más rápido esa profesionalización”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios