El Hincha

Superliga

Central se trajo un punto de Liniers que vale poco

Central empató ante el Fortín en el Amalfitani. Vargas abrió la cuenta para Vélez. Parot lo empató para el Canalla. Pissano lo dio vuelta para Central. Pero Salinas lo igualó sobre el final para el Fortín.


Fue un partido frenético. Un encuentro destacado en cuanto a emociones. Pero fue el tercero en el que el equipo de Leo Fernández no pudo sumar de a tres y de los últimos nueve puntos en juego solamente sumó dos. Muy poco en la búsqueda por conseguir el objetivo de clasificarse a la Copa Sudamericana. Un cotejo que terminó en empate y ese resultado, en líneas generales, fue el que mejor le quedó al encuentro.

Central estrenó sistema de juego y eso se notó. Es que más allá de que el hecho de jugar con un punta se veía imponiendo el nuevo esquema necesita más trabajo. Tal es así que en pocos pasajes del encuentro el equipo de Fernández pudo dominar el juego a su antojo. Ya que siempre, más allá del empate, fue el local el que impuso condiciones. Lo mejor del Canalla se vio en la primera parte del complemento, donde más allá de superarlo en el juego lo hizo desde el resultado.

El arranque fue con desconcierto para el Canalla. Vélez salió decidido a llevárselo por delante. Y con la velocidad como bandera llegó a su cometido. Hasta los veinte fue todo del equipo de Heinze, incluido el gol. Un tanto que evidenció la floja resistencia de una defensa que extrañó las ausencias de los dos zagueros titulares.

Central en ofensiva poco y nada. Es que los encargados de crear no generaron juego. Pero como ya es una moneda corriente en este equipo, cuando el fútbol no aparece está la pelota parada. Y fue precisamente de un tiro libre en forma de centro, muy bien ejecutado por Gil, que Parot marcó el empate de cabeza. Una igualdad que llegó en el momento justo y que le sirvió al equipo de Fernández para comenzar a hacer pie en un partido que venía a contramano.

Para jugar el complemento, Leo Fernández adelantó las líneas y su equipo se posicionó más arriba en el campo de juego. Fue otra cara con la que encaró el partido y esa decisión hizo que se ponga rápidamente en ventaja con el golazo de López Pissano. Con el correr de los minutos el local perdió precisión y la juventud de sus jugadores fue aprovechada por el Canalla. Un Central que se paró mucho mejor en la cancha y esperó, pero sin entregar la pelota, un poco más atrás. Y cuando Vélez comenzó a complicar, Heinze mandó a la cancha al ex canalla, Salinas, quien en la primera que tocó marcó el empate.

No hay dudas de que con la poca cosecha previa al encuentro de ayer lo conseguido, en cuanto a puntos, en Liniers no fue bueno. Ya que comenzó a hipotecar su chance de clasificación a la Sudamericana. Y a partir de ahora deberá reducir considerablemente el margen de error si quiere llegar a su objetivo.

Si te gustó esta nota, compartila