Edición Impresa, El Hincha

Central: sabor a final de ciclo

El Canalla volvió a perder. Esta vez, el verdugo de turno fue la CAI, que lo derrotó en Comodoro Rivadavia por 3 a 1. Renunció el Chulo Rivoira

Dicen que el que juega por necesidad pierde por obligación. Algo de eso vive Central por estos días en el torneo de la B Nacional. Es que ayer el canalla volvió a caer. Esta vez, fue en Comodoro Rivadavia ante la CAI, tibio equipo que cuenta con escasas chances de mantener la divisional.

Y además de complicar matemáticamente toda chance de ascenso, tanto en forma directa (NdR. ya es casi imposible), como vía Promoción, Central terminó dejando en cancha una triste imagen. La de un equipo sin reflejos, sin reacción, y muy desordenado. Tanto fue así que el arquero Jorge Broun apareció como uno de los puntos más altos del canalla, salvando varias chances claras de gol en favor de los locales.

La inequívoca sensación de final de ciclo se vio con claridad en el cierre del encuentro, cuando cada avance de la CAI encontraba escasa oposición de un descalabrado once canalla.

En los primeros 25 minutos de partido, el equipo comodorense fue más. Explotando las espaldas de los volantes auriazules, el local hizo méritos, pero Broun le ganó dos veces mano a mano a Luis Vidal.

Sin embargo, en la primera que tuvo, Central facturó. Extrañamente fue en una jugada con pelota detenida, en la que los canallas rara vez sacan rédito. Pero en esta oportunidad, ayudado por un grueso yerro defensivo rival, Figueroa abrió la cuenta.

Arriba en el marcador, el canalla mejoró. El equipo controló el juego y hubo un tiro libre de Méndez que dio en el palo.

Pero en el complemento, cambió la historia. Central se quedó y la CAI lo atropelló. A los 10 minutos, un zapatazo de Loncón decretó el empate. Y tres minutos más tarde hubo un tiro libre recto al arco que terminó con la pelota en el poste.

A quince del final, el canalla fue por todo. Pero lo hizo desordenado y sin ideas. Así, quedó expuesto, y casi en cada avance regaló una contra de gol. El partido se hizo de ida y vuelta: Broun salvó tres veces la caída de su arco; mientras que Figueroa se lo perdió de cabeza y Rivero remató al palo.

Pero a los 41, Bubas no perdonó de contra, y puso el 2 a 1. Ya en descuento, en otro contragolpe Bubas metió el tercero.

Y Central volvió a perder, y sigue sufriendo en el tortuoso camino de la búsqueda de respuestas futbolísticas que aún no aparecen.

Comentarios