El Hincha, Rosario Central

Copa Diego Maradona

Central rescató un punto con Banfield en el debut de varios chicos de la cantera auriazul

En el último partido de la zona Clasificaciñón de la Copa Diego Maradona, el Kily González mandó a la cancha juveniles surgidos de las divisiones inferiores canallas. Así debutaron el arquero Juan Pablo Romero, el volante Rafael Sangiovani y el delantero Ignacio Russo, el hijo de Miguel


Central cerró su participación en la zona Clasificatoria de la Copa Diego Maradona con un empate en uno ante Banfield en el Florencio Sola. Si bien en el balance al Canalla le costó, el dato positivo fue que en el último partido de esta etapa el Kily González mandó a la cancha varios chicos de la cantera. Así debutaron Juan Pablo Romero, Rafael Sangiovani e Ignacio Russo.

La primera etapa fue entretenida. Banfield aprovechó varias ofertas que tuvo Central, principalmente por el lado izquierdo de la defensa. A Rinaudo le costó muchísimo encontrar su posición y Blanco es una cosa atacando (lo hace bien) y otra muy diferente defendiendo (lo hace mal). Por ese lado el Taladro encontró la apertura del marcador. Laso falló en el cierre y Payero mandó a correr a Álvarez. El extremo derecho, con dos zancadas, se encontró mano a mano con el debutante Romero y cruzó un potente remate para el 1-0.

Hasta ese momento lo de Central en ataque era más insinuante que punzante. Y eso que el Kily apostó por dos delanteros. Pero encontró el empate con su arma favorita: la pelota parada. Arboleda se llevó puesto a Laso a la salida de un córner y Merlos, con buen tino, marcó penal. Vecchio lo canjeó por gol y todo volvió a foja cero.

Ya en el complemento la historia fue más equilibrada. Si bien Banfield tuvo las ideas más claras en lo colectivo, Central logró pararse mejor que en la primera parte, sobretodo a la hora de defender. Al Canalla le siguió faltando peso ofensivo. Vecchio no tuvo una buena noche y eso al equipo le pesa demasiado. El Kily probó  con el ingreso de Nacho Russo, el hijo de Miguel, en lugar de un intrascendente Bonansea.

Central nunca pudo aprovechar la roja a Bravo a falta de 15 minutos para el final. Pero el punto le sirve al Kily porque le dio rodaje a los pibes y algunos, como Sangiovani, cumplieron.

En definitiva el empate resultó fue justo. Y si bien no era un partido que definía mucho, al Canalla le sirvió para mostrar caras nuevas.

Ahora sólo resta esperar el sorteo y aguardar los rivales de la Zona Complementación. Y seguir ajustando detalles para ir plasmando en cancha la idea de juego del entrenador.

Comentarios