El Hincha, Rosario Central

Obligado por el mal momento

Central recibe a Independiente en medio de un ciclo de Somoza donde todavía no hubo victorias

En el Gigante. El DT no modificará demasiado a pesar de la pobre presentación ante Lanús con graves errores defensivos


No hace falta ver la tabla para entender el momento de Central. La crisis futbolística es grande, y el último lugar en el grupo, sin ninguna chance de aspirar a nada, es un reflejo inequívoco de un momento preocupante. La salida del Kily buscaba descomprimir, pero a la luz de los resultados no alcanzó con el cambio de entrenador. El ciclo de Somoza es aún peor en números (un punto en cuatro partidos), y si bien el DT no es el responsable de este momento, es difícil que no entre en la zona de críticas, en especial cuando se ve muy poco de su mano en las presentaciones del Canalla.

El pésimo partido defensivo ante Lanús, con cuestionamientos del DT en conferencia a los “errores individuales” podían presagiar cambios. Pero entre la escasez de recursos y la propia decisión de Somoza, habrá poco distinto ante Independiente.

Con un equipo similar o muy parecido desde los nombres, la  única posibilidad de cambio tendrá que ver con la actitud o una mejoría en el juego, que se vio en algunos pasajes del segundo tiempo ante el Granate, pero fue tarde.

La sensación es que estos tres partidos que restan del torneo serán una plataforma para que Somoza siga sacando conclusiones del plantel, aunque el DT necesitará de una mejor imagen del equipo, o al menos de resultados, porque a esta altura está gastando con demasiada anticipación el crédito que podía tener.

Las críticas del hincha están a flor de piel y los resultados adversos no hacen más que enardecer a la gente. Nadie se salva, pero para calmar un poco las aguas sería importante una victoria ante Independiente, algo que al menos permita pensar en una recuperación en el corto plazo y que no condicione tanto a un proceso que empezó hace poco y ya camina por zona de riesgo.

Comentarios