Edición Impresa, El Hincha, Rosario Central

Con las manos vacías

Central perdió ante San Lorenzo y cedió terreno en el campeonato

El equipo de Eduardo Coudet se puso arriba en el marcador a través de Ruben, pero se lo dieron vuelta y se complicó. El encuentro terminó 2-1. Ver goles.


central-sintesisNo supo ganarlo. Después de hacer un muy buen primer tiempo en el que se había puesto en ventaja, Central perdió ayer en su visita a San Lorenzo ante un rival eficaz que le convirtió en su única llegada del primer tiempo y en la primera a fondo del complemento. Así, el Canalla sufrió la segunda derrota consecutiva en el torneo y dejó muy complicada la chance de ser el ganador del grupo.

Lo ganaba y se lo dieron vuelta. Pero esta vez no faltó capacidad para cerrar el partido sino inteligencia para mantener la diferencia a favor. Central mostró dos caras diferentes: una donde fue el claro dominador y otra donde a partir de un cambio de sistema pasó a ser sometido por el local, que no desaprovechó su momento.

En la primera parte Central se plantó con un 4-1-4-1 que le dejó pocas posibilidades al rival. Con una presión inteligente sobre Ortigoza en la salida y ubicando a Cervi a espaldas de Mussis el Canalla manejó el trámite. Por eso no sorprendió que a partir de una polémica sanción de Echenique, Marco Ruben, de penal, marque el gol. Con una muy buena tarea desde lo táctico de Fernández sobre Buffarini, Montoya sobre Mas y Musto sobre Mussis, el equipo del Chacho transitó sin sobresaltos. Y en su única llegada a fondo Caruzzo marcó el empate.

Para el complemento, a partir de la imposibilidad física de Fernández de continuar, el DT decidió cambiar el sistema. Mandó a la cancha a Herrera y paró al equipo con un 4-3-1-2. Si la idea era que Ruben estuviera más acompañado, fracasó. El que pasó a manejar el partido fue San Lorenzo. Buffarini encontró comodidad por la banda, creció Cerutti y Ortigoza fue patrón. San Lorenzo empezó a jugar en campo de Central y con 10 minutos le alcanzó para dar vuelta la historia. Rápido de reflejos, Guede armó dos líneas de cuatro. Y a Central se le complicó llegar al arco de Torrico.

Volvió a perder Central. En una recta final en la que no había margen para perder puntos se fue con las manos vacías en la visita a un rival directo. Redujo el margen al máximo y de paso depende de cómo le vaya al resto de los competidores para quedarse con el grupo. En este escenario, da la sensación de que tendrá que apuntar los cañones a la Copa.

Comentarios