El Hincha, Rosario Central

Liga Profesional

Central cumplió, goleó y se ilusiona, de la mano de Ruben, con la clasificación a la Sudamericana

El partido se planteó en la previa como una final para poder alcanzar el objetivo y se jugó de esa forma. El goleador fue la figura y está cerca de convertirse en el máximo goleador histórico del Canalla. Vecchio, otro de los puntos altos, anotó el cuarto tanto de una noche soñada en Santa Fe


Juan José García.

La tarde noche en la capital provincial le sentó ideal a Marco Ruben, el hombre del gol. Historia pura y vigente del fútbol, tuvo una jornada soñada y se llevó la pelota. El goleador que se tomó un tiempo, se alejó de las competencias y volvió recargado para romper rachas y convertirse en el goleador histórico de Central, fue el gran artífice del triunfo de Central. Los tres goles ante Colón lo dejan cerca de cumplir el objetivo personal, y colectivo, propuesto para esta nueva etapa. Los y las hinchas festejan poder verlo en cancha y gritan sus goles bien fuerte. El equipo también.

Central salió al Brigadier General Estanislao López con la obligación de sumar de a tres para seguir persiguiendo de cerca el objetivo de clasificar a la copa Sudamericana del próximo año. Y con esa premisa, se encontró rápido con el gol. Marco Ruben, quién si no, capitalizó un centro de Vecchio y de palomita gritó el primer gol de Central en Santa Fe y el número 95 en su cuenta personal con la casaca auriazul. Los roles se cambiaron y lo que el equipo del Kily sufrió en varios partidos de este campeonato, arrancar perdiendo casi desde el vestuario, esta vez estuvo a su favor. Ruben, otra vez, se elevó en soledad en el área sabalera y de cabeza, luego de un centro de Blanco por izquierda, volvió a gritar. 96 goles para MR9 que fue por más, anotó el 97 y está a dos de convertirse en el goleador histórico de Central. Historia pura la del goleador que el fin de semana pasado, ante Atlético de Tucumán en el Gigante de Arroyito, el destino le negó los goles que este jueves sí pudo convertir.

Como acostumbra el equipo del Kily, nunca aflojó en la búsqueda del arco rival, a pesar de que estuvo siempre en ventaja en el marcador y en la cancha, por dominio y porque jugó casi un tiempo con un jugador de más tras la expulsión de Meza. Y así llegó el descuento de Colón, que aprovechó una contra y por medio de Piovi imposibilitó lo que podría haber sido una noche redonda: terminar un partido sin goles en contra. La búsqueda constante deja en evidencia los problemas que sigue teniendo Central, que sufre mucho en la última línea. Las pocas veces que Colón se lo propuso y se acercó, los jugadores encontraron el tiempo para recibir, acomodarse y rematar. La pelota no fue a la red antes por imprecisiones propias o por Broun que estuvo atento pero sufrió una insólita lesión y tuvo que ser reemplazado sobre el final del primer tiempo por Juan Pablo Romero. Y es eso lo que hace sufrir al Canalla cuando tiene todo para dominar: las fallas en el fondo y la imposibilidad de terminar un partido con la valla en cero.

Lo cierto es que Central fue más y Ruben estuvo cerca de seguir achicando la distancia que lo separa con Waldino Aguirre. Tal es así que el cuarto gol fue obra de Vecchio, quién con perfil bajo fue clave en el triunfo, pero parecía tener la intención de dejársela al goleador, quién luego del partido reconoció que llegar a lo más alto de la tabla es su objetivo más grande en lo personal.

El Canalla lo necesitaba y ganó una nueva final de cara al objetivo de clasificar a la Sudamericana, algo que hace unas semanas parecía lejano, pero que ahora comienza a ser una realidad.

Comentarios