El Hincha, Rosario Central

Copa Liga Profesional

Central no mostró su mejor versión y cayó ante Godoy Cruz en Mendoza


Juan José García

La excursión canalla por Mendoza no resultó nada positiva. Central se quedó sin nada y cayó en su debut en la Liga Profesional por 2-1 frente a Godoy Cruz.

Se le escapó a Central. Lo ganaba desde el inicio del complemento. Pero Godoy Cruz reaccionó a tiempo y dio vuelta la historia. No supo sacar provecho de la ventaja el equipo del Kily González. Y pagó caro un pecado de juventud de Rodrigo Villagra, que vio la roja cuando promediaba el segundo tiempo. El volante cordobés dejó al equipo de Arroyito con uno menos cuando el juego estaba equilibrado tanto en el marcador como en el trámite. Y el local sacó provecho de la situación para quedarse con la victoria.

Con mayoría de suplentes en su formación inicial, preservando jugadores para el decisivo choque ante Deportivo Táchira del jueves que viene por la vuelta de los octavos de Sudamericana, los auriazules no hicieron un buen partido en su visita a Mendoza. De todos modos, premio a la eficacia, el canalla estuvo arriba en el marcador. Pero no pudo aguantar la reacción del Tomba y se quedó con las manos vacías.

En el primer tiempo Godoy Cruz fue un poco más. No jugó cómodo, pero entregó sensación de ser más peligroso que Central. Con el pelotazo largo y cruzado como uno de los recursos de ataque, el Tomba lastimó por las bandas. Ramírez lo complicó en el mano a mano a Damián Martínez; y Ojeda, el más desequilibrante del primer tiempo, hizo lo propio por la banda contraria con el debutante Franco.

Así, sumado a algunos problemas de retroceso de los auriazules, los mendocinos encontraron varias chances para convertir. Pero fue una ráfaga, todas estas chances se registraron entre los 25 minutos y los 30 minutos. De todos modos, por falta de puntería en algunas ocasiones, o por acertadas intervenciones del arquero Romero en otras, Godoy Cruz no pudo marcar.

La intención de sacar la pelota limpia desde el fondo con Vecchio, no funcionó. Pero, pese a que no consiguió imponer condiciones, Central tuvo lo suyo. La primera fue a los 16, cuando tras un remate de Zabala, el arquero Espínola dio un rebote largo que Nacho Russo no pudo capitalizarlo desde una inmejorable posición. La otra, a los 39, cuando Vecchio ejecutó un tiro libre frontal que Espínola desvió con esfuerzo por sobre el travesaño.

Para el complemento, el Kily movió el banco. Dejó en el vestuario a los inexpresivos Zabala y Giaccone y les dio pista a Sangiovani y a Pupi Ferreyra. El DT canalla sólo modificó nombres. El sistema, 4-4-2, se mantuvo. La idea, también, tratar de ser protagonista desde la posesión.

Y en la primera ocasión que tuvo Central, a los 3 minutos y desde una pelota detenida bien ejecutada por Vecchio, llegó el primer gol del partido: Almada conectó de cabeza, la pelota dio en el poste y Caraglio capitalizó el rebote.

El gol desestabilizó a los mendocinos. Los alteró. El local se adelantó en el terreno, aunque algo desordenado. Pero esa reacción le permitió llegar hasta Romero. Y a los 18, en un tiro de esquina, el Tomba consiguió el empate después de un rebote en el palo que capturó y transformó en gol Leyes.

Sobre los 24, cuando el trámite era parejo, hubo una jugada clave para el desarrollo: Villagra llegó tarde sobre un rival y por esa falta recibió una segunda amarilla que dejó al equipo del Kily con uno menos. Godoy Cruz pasó a dominar, empujó a Central contra Romero, y diez minutos más tarde, en una buena acción gestada por la derecha, Bullaude recibió en el punto penal y no perdonó.

Central se quedó con las manos vacías en Mendoza, pero tiene tiempo par revertir este paso en falso. Lo más importante es el jueves, día en el cual el Canalla no puede fallar.

La previa del partido

La mayoría de los equipos argentinos que están disputando copas internacionales arrancaron el torneo local con un once alternativo. Y Central no será la excepción a la regla. El Canalla hace su estreno en la Liga Profesional visitando a Godoy Cruz con una mezcla de habituales titulares (son los menos) y suplentes.

La idea del Kily de preservar jugadores no es mala, teniendo cuenta que el jueves se juega un boleto a cuartos de final de la Sudamericana recibiendo a Táchira tras el 2-2 en Venezuela y que al certamen doméstico le van a quedar 24 fechas más.

Un traspié en la Copa puede pegar muy fuerte en el ánimo del Canalla porque no habría mañana. Un mal resultado en Mendoza lo puede enmendar con el correr de los partidos.

Central no cuenta con un plantel amplio y apenas, hasta acá, llegaron dos refuerzos: Milton Caraglio y Leandro Desábato. La semana pasada se anunció uno más, el defensor Ricardo Garay, pero el paraguayo aún no pisó Rosario.

Con este panorama, más las ausencias obligadas de Jorge Broun y Marco Ruben por Covid 19 y la idea de preservar jugadores como Emmanuel Ojeda y Lucas Gamba, que ni siquiera viajan a Mendoza, el técnico auriazul armó un once con lo que tiene a mano.

Para visitar al Tomba habrá un estreno y varios regresos. Nahuel Franco, un joven de 19 años, tendrá su debut absoluto con la camiseta auriazul ocupando la banda izquierda de la defensa.

En cuenta a las vueltas, Damián Martínez y Emiliano Vecchio, ausentes  en Venezuela por suspensión y lesión, serán nuevamente titulares para buscar rodaje para el jueves. Pero el retorno más importante será el de Caraglio, que no está anotado en la lista de Sudamericana.

Tras diez años de haberse ido de Arroyito, el delantero estará desde el arranque conformando dupla ofensiva con Ignacio Russo.

El encuentro de hoy puede ser una gran chance para varios jugadores de mostrarle al técnico que están a la altura de la circunstancia.

Uno de ellos es Rodrigo Villagra. El mediocampista era uno de los mimados del Kily, pero perdió el puesto con Ojeda en el final del semestre pasado. Incluso fue sondeado por Talleres y la negociación estaba muy encaminada, pero finalmente se quedará en Arroyito.

Otro que podrá validar su lugar en el plantel auriazul es Nacho Russo. El delantero no tuvo demasiados minutos con el Kily y hoy corre por detrás de Ruben, Gamba, Caraglio, Marinelli y Martínez Dupuy en la consideración del entrenador.

El Mundo Central aguarda más ansioso el choque revancha con Táchira que el debut local ante el Tomba. Es que para el hincha canalla ganar la Copa resulta toda una obsesión.

Comentarios