El Hincha, Rosario Central

Panorama auriazul

Central jugó muy feo en San Nicolás y lo pagó carísimo con la derrota frente a Boca Unidos

Fue debut y despedida para el equipo del Kily González en la Copa Argentina, el torneo que el Auriazul había tomado como favorito, pero ya son dos las ediciones seguidas en la que lo eliminan en los 32avos. de final. Central fue una verdadera obra de terror en San Nicolás y hay dudas por todos lados


Central está viviendo mal y juega de la misma manera. Rumores de todo tipo que circularon en las últimas horas y que la ausencia del preparador físico le dio asidero a los mismos. En medio de todo esto, el equipo del Kily quedó eliminado en el debut de la Copa Argentina. El entrenador volvió a cometer el error de apostar por algunos jugadores como Joaquín Laso y Jonathan Bottinelli que no están para ser titular y lo volvieron a demostrar.

Un papelón fue el que dio el Canalla en San Nicolás y quedó afuera ante un rival práctico que hacía casi un mes que no jugaba y que desnudó todas las falencias auriazules. Porque no solo este equipo de Central defiende mal, sino que no jugó a casi nada.

Y fue Medina, el chaqueño, quien lo amargó. Uno de los jugadores con el cual el hincha canalla se encariñó en la epata del ascenso fue la gran figura del encuentro. Primero se vistió de crack para habilitar a un compañero y luego ejecutó de buena manera el penal; más tarde se la cedió a Ríos para convertir el segundo. Y por su fuera poco se aprovechó de Botinelli sobre el final, que le hizo un penal más grande que San Nicolás.

El primer revés fue un baldazo de agua fría, ya que el penal de Miño tras otra dormida de Laso fue a los veinte segundos. Con el porrazo desde el vamos el Canalla salió con más vergüenza que ideas a buscar el empate. Así el trámite se hizo bastante lógico: Central se hizo de la posesión de la pelota y Boca Unidos apostó a la contra.

Esta escenografía de partido le sentó mejor a los correntinos; ya que los minutos transcurrían y al equipo del Kily, cuya primera guitarra estuvo bien marcada (Vecchio) no se le cayó una idea. Encima el rival contó con la inmejorable complicidad de Bottinelli que hizo una de las suyas y le favoreció el segundo.

Laso y Bottinelli, otra vez la zaga central que tantos inconvenientes tuvo a lo largo de la temporada fueron responsables en los dos goles que hizo el equipo de Marini. Ambos no hicieron otra cosa que demostrar que el Kily se equivocó en elegirlos nuevamente.

Encima del inaceptable primer tiempo, el árbitro Mastrángelo no le dio un claro penal al Canalla.

Después del descanso al Kily no le quedó otra que mover el banco. Pero la cosa cambió poco y nada. El rival se aprestó más a la lucha y ganó el duelo ante un equipo que tuvo un encuentro vergonzoso.

Para cerrar de la peor manera, Bottinelli bajó a Medina dentro del área y Boca Unidos marcó el tercero, minutos antes de los 40.

La temprana eliminación canalla dejó un montón de interrogantes de cara al futuro. Preguntas a las cuales deben aparecer respuestas de manera inmediata. Es que la próxima competencia está cerca y las decisiones tienen que estar en el corto plazo. Tomas decisiones en el corto plazo es lo que viene para los responsables del fútbol del club, es que sino la toman lo que viene no será nada bueno.

Comentarios