El Hincha, Rosario Central

Copa Sudamericana

Central estuvo dos veces en ventaja, pero Táchira se lo empató sobre el final


Prensa Rosario Central

Lo tenía Central, parecía que los tres puntos no se los sacaba nadie. El gol casi en el cierre de Alan Marinelli le aseguraba una buena parte del pasaje a cuartos de la Sudamericana. Pero en la última jugada, Táchira volvió a ganar en lo alto y decretó un empate 2-2 que duele, aunque no es tan mal negocio para el Canalla.

Central salió a jugar de igual a igual. El equipo del Kily prefirió no esperar que pasaran los minutos y optó por el golpe por golpe. El rival presentaba argumentos para esa apuesta: muchos goles anotados, muchos goles recibidos.

Así, el partido amaneció con chances de gol. A los 4 minutos, Blanco sacó un centro con comba hacia afuera y Marco Ruben metió un cabezazo en anticipo que se fue apenas desviado. Enseguida, Góndola encontró un hueco por izquierda y un cruce justo de Almada impidió el gol venezolano.

Casi sin descanso, con propuestas ambiciosas y mediocampos de tránsito rápido, la búsqueda del gol llegó con dos remates desde afuera. Zabala exigió una buena respuesta de Varela, y a los pocos minutos, Zalzman disparó sin tanta potencia, pero sorprendió a Romero y la pelota dio en el palo.

El partido era un combate de dos peleadores que van al frente, sin tanta defensa. Y el intercambio golpe por golpe hacía imaginar que en cualquier momento uno de los dos iba a festejar una buena mano.

Y fue el Canalla. Ávila, como tantas veces, remató desde afuera y encontró una respuesta con rebote de Varela. Defensa dormida, Pupi Ferreyra despierto. Rebote y gol para adelantar al equipo del Kily.

Táchira mantuvo su postura a pesar del golpe. Y casi empata tras una pelota parada. Centro que encontró a Trejo frente al arco y el remate de volea del defensor tuvo un atajadón de Romero, y en el rebote, a diferencia de Ferreyra, el propio Trejo le erró al arco. Central respiró, pero quedó claro que el partido es-taba lejos de estar terminado.

Con el 1-0 el Canalla retrocedió un poco. Trató de ordenarse un poco más en el medio, aunque le costó mucho encontrar con claridad a Ruben, y Ferreyra y Gamba empezaron a ayudar más en defensa que en ataque. Pero los venezolanos, a pesar de tener más la pelota en el cierre del primer tiempo, carecieron de ideas para inquietar nuevamente a Romero. Y el entretiempo encontró a Central con una ventaja para administrar con criterio.

Táchira empezó a encontrar facilidades para cabecear en el área rival. Y Central cometió algunas infracciones cerca del área para darle esa chance de acercarse al gol. Primero salvó Romero, tras una arremetida de Trejo. Y a los 13 minutos, el arquero canalla falló en la salida y Granados apareció por detrás para empujar la pelota a la red, al 1 a 1.

Lejos de ajustar la falla, Central siguió dando ventajas en los envíos aéreos del rival, y Uribe casi anota el segundo, aunque esta vez Romero resolvió bien. Pero el mensaje era claro: ajustar la marca o padecer.

A falta de 10 minutos, el Kily mandó a la cancha a Martínez Dupuy y Marinelli por Ruben y Gamba. Y el cambio casi da rédito inmediato tras un desborde de Ferreyra que Marinelli no pudo transformar en gol por centímetros. Y tuvo su premio a los 44 minutos, cuando Marinelli definió contra el palo y desató el festejo canalla.

Parecía partido definido. Una ventaja importante de cara a la revancha. Pero en la última jugada, otra vez Táchira ganó de arriba y Angarita, de cabeza, puso un 2-2 que cortó los festejos canallas, que ahora deberán definir la llave en el Gigante.

La previa del partido

Disminuido. Golpeado por bajas de consideración, de jugadores clave del habitual once titular, Rosario Central visitará a Deportivo Táchira de Venezuela por el juego de ida de los octavos de final de Copa Sudamericana. A las ausencias ya anunciadas en los últimos días del lesionado Emiliano Vecchio y del suspendido Damián Martínez, a última hora se agregó la de Jorge Broun, afectado de una fuerte gastroenterocolitis en la antesala del viaje del plantel. Además, tampoco hay posibilidad de contar con el recién llegado Milton Caraglio, único refuerzo hasta el momento, quien no pudo ser inscripto a tiempo para participar de esta etapa de la competencia.

El encuentro se disputará en el Polideportivo de Pueblo Nuevo, en la ciudad venezolana de San Cristóbal, desde las 21.30 hora argentina y contará con televisación por la cadena Espn 2. El árbitro será el brasileño Flavio Rodrigues De Souza, y desde esta instancia de la Copa habrá VAR (Video Assistant Referee) para apoyar al juez del partido. Para Central, será su primer partido con VAR en la historia.

Este será el primer juego de la temporada para los auriazules. Y por distintos factores, se transformó en un difícil desafío por superar. Es que el técnico canalla Cristian González se quedó a último momento sin el arquero titular y uno de los referentes del plantel, Jorge Broun. Esta baja se agregó a otra considerable, la del lesionado Emiliano Vecchio, uno de los principales encargados de la generación de juego de Central. Además, Kily tampoco podrá dispones del suspendido Damián Martínez, que venía aportando en buen nivel sobre la banda derecha de la defensa y debe cumplir una fecha de suspensión por acumulación de amarillas en la etapa de grupos de la Copa.

El lugar de Fatu Broun será cubierto por Juan Pablo Romero, que tiene 23 años, 3 partidos en primera división, todos jugados en el ciclo que comanda Kily González, que lo hizo debutar en primera. Las otras dos variantes ya habían sido ensayadas en los amistosos de pretemporada: a Vecchio los sustituirá Francesco Lo Celso, mientras que Fernando Torrent suplirá la baja de Martínez.

A este complejo panorama, hay que agregar un par de factores negativos más para los de Arroyito. Uno pasa por la condición física de Lucas Gamba. El delantero mendocino comenzó la semana con una molestia en un gemelo que le impidió trabajar a la par de sus compañeros. Y si bien llegaría en condiciones como para ser titular ante los venezolanos, difícilmente pueda completar los 90 minutos. El otro punto negativo es ajeno a los auriazules, y tiene que ver con la fortaleza de Táchira jugando como local. En 2021, los dirigidos por Juan Domingo Tolisano jugaron 9 encuentros en casa, y los ganaron todos.

En la vereda de enfrente estará Deportivo Táchira, de buen presente en el torneo de primera división de Venezuela, donde lidera su grupo. El técnico Tolisano no tendrá a disposición a dos habituales titulares. Se trata del volante defensivo Francisco Flores y el mediocampista ofensivo Michael Covea, ambos suspendidos por haber sido expulsados en el último juego de Libertadores ante Olimpia en Paraguay. Como contrapartida, los venezolanos pudieron inscribir para esta etapa de la Copa a dos refuerzos: el volante Juan Carlos Colina, 34 años viene de militar en La Equidad de Colombia; y el delantero Anthony Uribe, 30 años que llegó proveniente de Águilas Doradas, también de Colombia.

Comentarios