Edición Impresa, El Hincha, Rosario Central

Extraña lo que tenía

El Chacho tiene un problema central

El DT probó, con poco éxito, 4 duplas diferentes en la zaga en estos 13 partidos del segundo semestre.


Todavía no encontró la dupla ideal. En los 13 partidos oficiales que disputó el Canalla en este segundo semestre, Eduardo Coudet no pudo sustituir a la pareja de marcadores centrales que venían jugando desde hacía un año. Sí, Alejandro Donatti, hoy en Flamengo de Brasil, y Javier Pinola, lesionado sin fecha firme de alta médica, han sido irremplazables para el Chacho. Lo mismo sucedió con Pablo Álvarez, actualmente en Racing, un recambio en lo defensivo que siempre estuvo a la altura de las circunstancias.

Y el cuadro de situación tiene otro componente que lo magnifica. Es que en el último libro de pases los auriazules contrataron a cuatro centrales para rearmar la defensa. Y ninguno de ellos consiguió pisar firme en el equipo como para garantizarse un lugar.

La indiscutible jerarquía de Pinola, la capacidad ganadora en el juego aéreo de Donatti, y la polifuncionalidad de Álvarez, entre otras virtudes de estos defensores, se extrañan horrores. Además, con ellos en cancha, Central tuvo una notable capacidad de salida clara con pelota al pie, una característica que, con los intérpretes de la actualidad, parece perdida. A esto hay que sumarle la personalidad, la capacidad de liderazgo, que estos defensores aportaban desde el fondo. Otro factor que deja expuesto el bajo nivel exhibido por los “refuerzos”.

Hasta el momento, Coudet probó con cuatro duplas centrales diferentes. Las que más tiempo tuvieron en cancha por ahora son dos, ambas con cinco participaciones: una tiene como protagonistas a Esteban Burgos y Marco Torsiglieri; la otra, la compusieron Burgos con Hernán Menosse. Además, el Chacho les dio partido a Dylan Gissi y Menosse. Y los últimos dos lo hizo con Gissi y Torsiglieri, que hoy aparecen como los titulares. Aunque esa sensación tiene que ver más con los defectos propios de las otras duplas.

Burgos y Torsilglieri

Todavía sin Gissi (llegó con el torneo en marcha), y con Menosse recién llegado, Coudet comenzó el semestre incluyendo a Burgos y a Torsiglieri, el único zurdo, como centrales. Y, en los dos primeros encuentros, no se vislumbraron problemas defensivos relevantes. Sin jugar un gran partido Central eliminó a Villa Mitre de Bahía Blanca en su debut de Copa Argentina. Fue 1 a 0 y el gol lo marcó Burgos.

Más tarde, en el arranque del torneo local, el Canalla empató sin goles en el Gigante ante Defensa y Justicia, y la última línea casi no fue agredida.

Pero en los dos cotejos siguientes, aparecieron las grietas. El primero fue por la Copa, en el empate ante Atlético de Rafaela (2 a 2), en cancha de Unión de Santa Fe. Central avanzó a la siguiente ronda de la competencia tras el desempate con disparos desde el punto penal. Y al término del encuentro, Coudet habló de sensación de inseguridad defensiva.

Esa misma sensación apareció a pleno en Liniers unos días más tarde, cuando los de Arroyito perdieron 2 a 0 con Vélez. En ese juego, la tarea de los centrales fue reprobatoria. Tanto fue así, que el Chacho no volvió a repetir esta dupla hasta la octava fecha del torneo, cuando puso en cancha un equipo alternativo, en el empate ante Huracán en Parque Patricios (1 a 1).

Burgos y Torsiglieri fueron titulares como dupla en cinco encuentros, de los que el Canalla sólo ganó 1; de los restantes, empató 3 y perdió 1. En esos partidos, a Central le marcaron 5 goles, y mantuvo la valla invicta en 2 de ellos.

Burgos y Menosse

Tras la floja producción defensiva del equipo ante Vélez, Coudet decidió hacer un cambio. Y fue Torsiglieri el que pagó los platos rotos, ya que le dejó su lugar a Menosse. Y, desde lo matemático, esta pareja consiguió buenos números. En los cinco cotejos siguientes, los auriazules sumaron 3 victorias (Patronato, Deportivo Morón y Arsenal), 1 empate (Atlético de Rafaela) y 1 derrota (Estudiantes).

Pero fue justamente la caída ante el Pincha (3 a 2 en cancha de Quilmes) la que dejó al descubierto, otra vez, gruesas fallas defensivas. Y, con el Clásico a la vista, el Chacho decidió armar una nueva zaga.

Gissi y Menosse

Los Clásicos son partidos que dejan marcas. Siempre es así. Y la derrota ante Newell’s en Arroyito fue fatal para la primera, y única, presentación de Gissi y Menosse como dupla. Algunos errores individuales, especialmente en el manejo de la pelota para salir desde el fondo, dejaron mal parados a los centrales. Lógico que esto se potenció por el revés ante el Clásico rival. En ese contexto, como pareja de centrales, para ellos fue debut y despedida.

Gissi y Torsiglieri

En los últimos dos partidos, Coudet apostó por Gissi y Torsiglieri. Y, más allá del rendimiento de la última línea, que por momentos dejó las mismas dudas que las otras, el elenco canalla logró en uno de esos cotejos el triunfo más importante del semestre: eliminó a Boca de la Copa Argentina y avanzó a semifinales.

Con esa medalla como respaldo, esta nueva dupla es la que hoy tiene ventaja sobre cualquier otra que el Chacho pueda constituir. ¿Podrán mantenerse hasta fin de año? ¿O Eduardp Coudet tendrá que seguir mezclando las piezas para encontrar lo que desea?

Arrancan la semana de trabajo, en Arroyo, apuntando a Boca

Los auriazules comenzarán hoy la semana de trabajo que desembocará en el partido del próximo domingo cuando visiten a Boca Juniors desde las 18.30. El ensayo se desarrollará en horario matinal, en el predio de Arroyo Seco. Y la atención seguirá centrada en la recuperación de Damián Musto. Aunque la vuelta del volante no estaría prevista para el juego del próximo fin de semana ante los xeneizes. Y si para la semifinal de Copa Argentina ante Belgrano de Córdoba, que se jugará en Formosa diez días más tarde, el próximo miércoles 30 de este mes.

Musto empezará hoy con los ejercicios de la sexta semana de rehabilitación, segunda en campo, tras sufrir un esguince de rodilla derecha que le provocó la ruptura parcial del ligamento lateral interno.

El casildense se lesionó durante una práctica el último 7 de octubre. Y, en aquel momento, el cuerpo médico auriazul pronosticó que su recuperación demandaría entre 4 y 6 semanas. Por lo que no habría que descartar que Musto pueda entrenar a lo largo de esta semana a la par de sus compañeros.

En cuanto al resto de los futbolistas del plantel, se encuentran todos a disposición de Eduardo Coudet. Es que tras los trabajos de acondicionamiento físico efectuados la semana pasada, los que arrastraban algún problema físico menor, ya lo deja-ron atrás. En este aspecto, los que mejor aprovecharon esos días fueron: Marco Ruben (traumatismo en el empeine y tobillo derecho), y Giovani Lo Celso (contractura en un aductor).

En cuanto al cronograma de juegos por delante, los Canallas ya saben que el domingo 20 jugarán con Boca en La Bombonera, por la décima fecha del torneo local. Y también que el miércoles 30 se enfrentarán con Belgrano en Formosa por una de las semifinales de la Copa Argentina. Lo que aún resta definir es el día de disputa del encuentro de la fecha 11 del campeonato doméstico. Eso sería el sábado 26 o el domingo 27 ante Olimpo de Bahía Blanca en el Gigante de Arroyito.

Comentarios