El Hincha

La gran final

¡Central campeón! El Canalla le ganó 1-0 Platense y se quedó con la Copa de la Liga

Una gran jugada individual de Maxi Lovera en la parte inicial fue suficiente para que el equipo de Miguel Ángel Russo se imponga en Santiago del Estero ante una verdadera multitud auriazul presente en el estadio Madre de Ciudades

Crédito: Juan José García.

Lovera recibió de Martínez, le escondió la pelota a su marcador pisándola con la suela y quedó de frente al arco, encaró y se fue, luego ridiculizó con un caño al defensor y definió cruzado de zurda: golazo. Gol de campeonato. Tanto histórico del oriundo de Laguna Blanca, de esos que no se borrarán nunca más en la historia del club de Arroyito.

¡Central campeón! De la mano de Miguel Ángel Russo, el gran artífice de este logro. El Canalla, ese que nació en una tarde previa a la nochebuena de 1889, logró así su título número 12 en sus 133 años.

Central se quedó con la gloria en la calurosísima Santiago del Estero. Le costó, porque Platense fue un escollo duro que en tiempo adicionado lo puso en aprietos. Pero las finales no se juegan, se ganan. Y fue el Canalla quien ganó la de la Copa de la Liga.

Un partido bravo, típico de final. Pero el equipo de Miguel pegó en el momento justo, cuando peor la estaba pasando. El gol del formoseño fue a los 39 minutos de la primera mitad y lo hizo luego de una muy buena chance que tuvo el Calamar.

El complemento empezó accidentado por el terrible choque de cabezas entre Mallo y Pellegrino, un traumatismo que mandó a este último directo al hospital. Central perdió a Martínez en esa misma jugada y Russo metió a Komar. Campaz tuvo para liquidar el partido al minuto 15 pero su emboquillada pegó en el travesaño.

El calor agobiante empezó a pasar facturas a uno y a otros. El rival pareció sentirse más cómodo y tuvo el empate pero apareció el hombre de los guantes, Broun: el arquero sacó una bocha que tenía destino de gol y volvió a ser clave, como en Salta y en Córdoba frente a Racing y River.

El partido no estaba liquidado ni mucho menos, pero era tanto lo que tenía Central que no podía desprenderse de él. A diez del final Russo reforzó el medio y le dio aire a un mediocampo desgastado por el horno que fue el Madre de Ciudades.

Los minutos se consumieron rápidamente y los nueve de adición encontraron mejor parados a los de Vicente López, pero otra vez apareció Fatura para que la cosa se terminara allí. El pitazo del bueno de Ramírez desató la locura: Central otra vez campeón y esta vez de la mano de Miguel Ángel Russo, el gran responsable de lo conseguido. El Canalla se quedó con la gloria y por si fuera poco también ganó la chance de alzarse con otro título la semana que viene.

Comentarios