El Hincha, Rosario Central

En

Central arrancó la pretemporada en el predio de Arroyo Seco

El plantel que comanda Cristian González retomó los entrenamientos sin caras nuevas, algunos ausentes con aviso y un par de juveniles que también iniciaron la preparación que desembocará en el primer partido de la temporada frente a Deportivo Táchira en Venezuela por la Sudamericana

Prensa RC

Puso primera. El plantel de Central que comanda Cristian González comenzó este jueves con los trabajos de pretemporada. Fue por la mañana en el predio de Arroyo Seco, donde un grupo de 26 futbolistas profesionales, y un par de juveniles, iniciaron la preparación que desembocará en el primer partido de la temporada. Eso será el próximo jueves 15 de julio, en Venezuela, cuando los auriazules jueguen el partido de ida de los octavos de final de Copa Sudamericana ante Deportivo Táchira.

Las únicas caras nuevas fueron las de los juveniles Ulises Ciccioli y Alejo Veliz. ¿Refuerzos? Por ahora, casi nada a la vista. Solo interesa Cristian Vega, volante de Central Córdoba de Santiago del Estero por quien ya hubo un ofrecimiento, rechazado, para contratarlo a préstamo.

¿Los ausentes? Faltaron a la cita cuatro jugadores, todos con autorización de parte del cuerpo técnico. Por un lado están los casos de Diego Zabala y Marco Ruben, ambos fuera del país, que se sumarán a la pretemporada en los próximos días. Además están las situaciones de los lesionados Martín Rabuñal y Fabián Rinaudo. Los dos volantes también están fuera del país, pero se encuentran en etapa de rehabilitación de las importantes lesiones de rodilla que sufrieron este año.

De los que se presentaron a la primera jornada de pretemporada en el country, hay uno que está muy cerca de despedirse del plantel. Es el caso de Patricio Cucchi, quien ya acordó una rescisión anticipada del vínculo a préstamo que culminaba a fin de este año. El delantero firmará la desvinculación en estas horas para luego negociar su llegada a Sarmiento de Junín.

Los 26 futbolistas profesionales que asistieron al primer día de pretemporada fueron: los arqueros Jorge Broun, Josué Ayala, Juan Pablo Romero y Mauricio Maslovski; los defensores centrales, Joaquín Laso, Facundo Almada, Gastón Ávila y Nicolás Ferreyra; los laterales Fernando Torrent, Damián Martínez, Lautaro Blanco y Joan Mazzaco; los volantes Emmanuel Ojeda, Rodrigo Villagra, Rafael Sangiovani, Mateo Tanlongo, Emiliano Vecchio, Luciano Ferreyra, Gino Infantino, Francesco Lo Celso y Lautaro Giaccone; y los delanteros Lucas Gamba, Luca Martínez Dupuy, Alan Marinelli, Cucchi e Ignacio Russo.

De este grupo, sólo Ayala hizo tareas diferenciadas. El arquero transita la última etapa de rehabilitación de la lesión de ligamento cruzado de rodilla que sufrió a fin de año pasado. Y se estima que en un mes recibirá el alta médica. Pero estos días trabajará con los kinesiólogos y, de apoco, irá sumando tareas específicas con los entrenadores de arquero.

En cuanto a los dos juveniles que se incorporaron al grupo principal, ambos ya habían trabajado con Primera División en los últimos meses. Pero ahora comenzaron la pretemporada con los profesionales. Se trata del lateral Ulises Ciccioli, categoría 2003 y oriundo de la localidad santafesina de Bombal; y de Alejo Veliz, también categoría 2003 y nacido en Bernardo de Irigoyen, Santa Fe.

Ciccioli llegó a Central en 2014, y en la última temporada de reserva jugó 12 partidos y marcó 1 gol. Mientras que Veliz, que se sumó al club en 2020, participó de 7 encuentros en el torneo de reserva y anotó 4 goles: Tres de esos tantos fueron en un mismo partido: ante Central Córdoba de Santiago del Estero.

La pretemporada continuará este viernes y sábado, también en horario matutino y en el country de Arroyo Seco, y el domingo habrá jornada de descanso. La semana que viene se trabajaría de lunes a sábado en turno matinal, siempre en el predio de la vecina localidad.

Avanzan las charlas con los directivos de Táchira para jugar la revancha en Arroyito

Se produjo un nuevo contacto, el segundo en pocos días, entre los dirigentes de Central y sus pares de Deportivo Táchira. ¿El motivo? Acordar que el partido revancha correspondiente a los octavos de final de la Copa Sudamericana se pueda jugar en el Gigante.

Los directivos canallas se están moviendo hace rato para que los venezolanos consigan el mismo permiso excepcional que le dieron a Libertad de Paraguay cuando vino a Rosario a jugar con Newell’s o bien a la Selección de Chile cuando enfrentó a la Argentina en Santiago del Estero. De ser así, la delegación de Táchira volará primero hasta Ezeiza para realizar allí todos los trámites migratorios y sanitarios correspondientes, de ahí se vuelven a subir al avión para venir al aeropuerto Islas Malvinas de nuestra ciudad, mantienen la burbuja, juegan, vuelven a Fisherton y de allí parten derecho para Venezuela, sin necesidad de tener que regresar a Capital Federal.

Además, todavía resta definir en qué aerolínea viajarán los venezolanos para así poder ir gestionando el permiso de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), la encargada de darle el okey al aeropuerto rosarino para que los visitantes vuelen directamente a su país desde allí.

Claro que en todo esto también juega un papel importante la buena predisposición del rival, en este caso Deportivo Táchira, que de entrada aceptó ayudar en todo lo posible al Canalla. Caso contrario sucedió con los chilenos de Huachipato en la zona de grupos, que ni atendieron el teléfono y el partido se tuvo que jugar en Buenos Aires, más precisamente en el estadio Florencio Sola de Banfield, donde Central se terminó imponiendo 5-0.

Comentarios