Policiales

Tafí y Spiro, zona de conflicto

Cayó sospechoso por crimen en templo evangélico

Detenido por protagonizar una reyerta este viernes, Chicharrón está apuntado como sospechoso de asesinar el domingo pasado a Jorge Federico Ayala, un pibe de zona sur acribillado frente a una iglesia donde vivía


Un ataque artero le quitó la vida a Federico Ayala el domingo pasado; por el hecho ahroa cayó un tal Chicharrón.

Una batahola desatada el viernes por la mañana en Villa Manuelita terminó con dos detenidos, entre ellos un tal Chicharrón, apuntado por investigadores por el crimen del joven Federico Ayala, perpetrado el domingo pasado en un templo evangélico. En la gresca resultaron heridos de una puñalada un adolescente y un pibe de 19 años, indicaron fuentes del caso.

Poco después de las 9.30 del viernes una reyerta convulsionó la zona de Spiro y Tafí. La Policía llegó al lugar y los participantes de la pelea intentaron escapar, dijo una fuente del caso. Los agentes frustraron la fuga y detuvieron a Rodrigo S., de 29 años, alias Chicharrón, cuando trató de meterse en una casa para esconderse. En el lugar también detuvieron a Franco D., de 24. No se sabe si fue en el marco de una pelea o un intento de robo, pero en el lugar había un adolescente de 16 años que tenía clavada un arma blanca en el tórax a quien un vecino trasladó al hospital Roque Sáenz Peña, para luego ser derivado al hospital Centenario. La madre del chico, que se hizo presente en el lugar, señaló a uno de los detenidos por la agresión, agregaron las fuentes. Otro chico que estaba junto con el adolescente presentaba un moretón sobre el ojo izquierdo, y por la turbación de la escena sufrió convulsiones y fue trasladado al Roque Sáenz Peña, detalló una fuente del caso. La fiscal de la Unidad de Flagrancia Paola Aguirre está a cargo de investigar la agresión, detallaron del Ministerio Público de la Acusación.

Según una fuente policial, Chicharrón está sindicado de ser quien emboscó junto con un cómplice a Jorge Federico Ayala el domingo por la noche, darle tres disparos y huir. Ayala se encontraba en la puerta de una Iglesia Evangélica en Tafí al 3800 cuando desde una moto le dispararon causándole heridas graves. La pastora y los amigos lo acompañaron al hospital Roque Saez Peña, donde murió una hora después. La causa por homicidios quedó en manos del fiscal Luis Schiappa Pietra, quien aún no había solicitado el pedido de captura pero lo tenía en la mira.

Franco D., el otro pibe de 24 que estaba con Chicharrón, estaba sometido a un régimen de prisión domiciliaria, confió una fuente del caso.

Federico tenía 22 años y era de Saladillo. Había pasado por varios barrios de Rosario y este año paraba en Tablada. Vivía en la iglesia evangélica con una pastora, a media cuadra del local donde funciona el Bachillerato de Tablada, conocido como El Bachi, un proyecto encabezado por la agrupación política Ciudad Futura que desde 2013 forma a jóvenes del barrio que tienen ganas de terminar el secundario.

La misma esquina

Minutos antes de las 22 del lunes dos jóvenes ingresaron al hospital Roque Sáenz Peña malheridos. Los médicos los atendieron de urgencia. Uno de ellos, de 19 años, tenía una herida de arma blanca en la cabeza y otra en la panza. Su acompañante, de 26, tenía un puntazo en la mano izquierda. Ambos recibieron curaciones y luego fueron entrevistados por un grupo de policías que trabajan en el centro de salud.

Según relataron fueron abordados por dos personas en la esquina de Spiro y Tafí; les robaron un celular, los apuñalaron y se dieron a la fuga sin dejar rastro. El esclarecimiento del hecho quedó a cargo de la fiscal Andrea Vega. Habían pasado 24 horas de la ejecución de Ayala.

Seguí leyendo: El joven asesinado el domingo era un “alumno ejemplar”

Si te gustó esta nota, compartila