Edición Impresa, Policiales

pesado del oeste

Cayó prófugo acusado de integrar la banda de Ojito Caporale

Prófugo en la causa que desarticuló la banda del narcopiloto Ojito Actis Caporale, en la que está procesado, fue detenido ayer en Buenos Aires.


Un muchacho de 31 años, quien estaba prófugo desde cuatro años tras ser procesado como integrante de la banda narco de Ignacio “Ojito” Actis Caporale, fue detenido este viernes por la Policía Bonaerense en la localidad de Tortuguitas, partido de Malvinas Argentinas, y será trasladado a Rosario para quedar a disposición del juez federal Marcelo Bailaque. El sospechoso es un viejo conocido de las crónicas policiales, ya que supo integrar las filas de un clan dedicado a la venta de drogas en Parque Oeste.

Según voceros de la fuerza bonaerense, Carlos Edgardo Colombini, de 31 años, caminaba por Álvarez Jonte y San Blas de la localidad de Tortuguitas cuando fue apresado por los uniformados de la comisaría 4ª, de dicha localidad ubicada a 268 kilómetros de Rosario.

En sede policial, los efectivos confirmaron que sobre el hombre pesaba un pedido de captura por infracción la ley 23.737 por orden del magistrado Bailaque, a cargo del Juzgado Federal Nº 4 de Rosario.

En ese marco, los voceros del fuero federal rosarino explicaron que tras la consulta se solicitó el traslado de Colombini, quien al estar ya procesado desde octubre de 2012 quedará detenido a la espera del desarrollo de la causa que comenzó en septiembre de ese año y que tuvo a su jefe prófugo hasta diciembre pasado.

Bajo Ojito

En los operativos de 2012 Ojito Actis Caporale, de 28 años, estaba apuntado como el proveedor de la droga que vendía Norma López, alias Tía, en quioscos de los barrios La Cerámica y El Churrasco, en el norte de la ciudad. Hubo 14 allanamientos, 11 de ellos en Rosario, dos en Capital Federal y el restante en la ciudad santafesina de Santo Tomé. Fueron detenidas nueve personas, entre ellas Colombini.

Se secuestraron cuatro kilos de cocaína de máxima pureza, tres kilos de marihuana, 400 pastillas de éxtasis, 40 troqueles de LSD, varias dosis de ketamina, seis autos de alta gama, ocho armas de puño y 250 mil pesos en efectivo. Para octubre de 2012 Colombini fue procesado junto con el padre de Ojito, Jorge Actis Caporale, Joaquín Herraiz Goizueta, Román Emiliano Palamedi, Dante Pierani, Leandro Sebastián Cano y Daniel Illanes.

Por ese tiempo, los voceros judiciales indicaron que por el material incautado, más las escuchas telefónicas y los seguimientos a la banda se pudo determinar que Ojito, quien estuvo prófugo hasta diciembre pasado, era el líder de la banda.

Ojito se mantuvo como fugitivo hasta el 18 de diciembre último cuando lo atrapó la Policía de Seguridad Aeroportuaria al momento en que estaba por correr una carrera en el Autódromo porteño, un deporte que practicaba bajo un seudónimo desde hacía al menos dos años y por el que incluso lo había llevado a dar notas televisivas y aparecer en las fotos cuando accedió al podio.

Tras la detención fue indagado y luego procesado por Bailaque como organizador de un grupo que comerciaba estupefacientes. A la vez, el juez federal le trabó un embargo por 60 mil pesos con prisión preventiva hasta la espera del juicio, en el cual –de ser encontrado culpable– puede recibir una pena de entre 8 y 20 años de prisión.

La banda del oeste

Antes de formar parte de la banda de Ojito, Colombini supo integrar la década pasada las filas de una banda asentada en el Parque Oeste y dominada por el clan Abregú, al que le adjudican dominar territorialmente esa zona para la venta al menudeo de cocaína y marihuana, proveída por un tal Rengo Insaurralde.

La relación de Colombini y el Rengo quedó en evidencia en octubre de 2009 cuando fue detenido con parte de ambos clanes, los Abregú y los Insaurralde, cuando la Policía santafesina juró haber estado buscando una banda que se aprestaba a dar un golpe sobre un camión blindado a la altura del camping municipal de la localidad de Monje, 70 kilómetros al norte de Rosario. Los uniformados se toparon con un grupo de hombres que estaban en una casa de fin de semana en inmediaciones del camping. Como había movimientos raros, los policías ingresaron y secuestraron tres pistolas; una escopeta, una carabina y entre 400 y 500 municiones. En ese lugar detuvieron a cuatro personas, el propio Colombini junto con tres integrantes del clan Abregú (Pato, Mafia y Dulce), y el Rengo y su hijo fueron atrapados más tarde cuando regresaron en lancha de la isla. A ellos les incautaron dos escopetas. Con el grupo esposado, los investigadores requisaron tres autos. En un Honda Legend negro hallaron una “cocina móvil” que contaba con todos los elementos para estirar la cocaína. Por este caso Insaurralde fue condenado en la Justicia federal.

El Rengo Insaurralde se llama Javier y fue detenido el 31 de enero pasado tras un megaoperativo que hilvanó 24 allanamientos de las fuerzas federales que se saldó con el secuestro de 32 kilos de cocaína, 83 de marihuana y la detención de 21 personas. Todos fueron indagadas por el magistrado federal Carlos Vera Barros.

Comentarios