Policiales

lo encontró la pdi en zona oeste

Cayó por el crimen de un pesado de zona sur cometido hace tres años

Cristián A. está sindicado de haber matado hace tres años a cuchillazos a Checho Alcaraz, un pesado de zona sur. La PDI lo encontró en zona oeste.


Cristián A. tenía pedido de captura hace tres años. El muchacho está sindicado de haber matado a cuchillazos a Sergio “Checho Alcaraz el 24 de febrero de 2014, un pesado de zona sur cuyo nombre resonó en las crónicas policiales de los últimos años. Este jueves, la Policía de Investigaciones lo detuvo en zona oeste y durante el mediodía del viernes se sentará en el banquillo de Tribunales en una audiencia imputativa a cargo del fiscal de la Unidad de Homicidios Florentino Malaponte.

A Cristian A. no sólo lo buscaba la Policía. Hace tres años, cuando tenía sólo 22 años, el clan Alcaraz le incendió su casa de Alem al 3600, en represalia por el crimen, aunque no encontraron al presunto matador. Ese domingo por la madrugada, el sindicado homicida le había asestado varios puntazos a Checho, que iba en moto por bulevar Seguí y 1º de Mayo y quedó malherido, para luego morir en el hospital Roque Sáenz Peña.

Tres años atrás fuentes policiales indicaron que si bien la familia de Checho estaba enfrentada a muerte con otro clan de la zona, los Benavente, no descartaban que el crimen fuera por circunstancias ajenas a esa histórica pelea.

Checho y el clan alcaraz, enemigos de los benavente

Checho se crió junto a su familia en la zona sur, justo donde tiene su inicio el bulevar Seguí. Por eso, a él y a sus hermanos se los sindicó históricamente como integrantes de la banda del Puente de Hierro, por la estructura de vías férreas que cruzan en el Bajo Ayolas.

Los últimos años de la familia Alcaraz estuvieron signados por la muerte de varios de sus miembros a causa de una guerra con otra familia que también vive en Tablada: los Benavente, conocidos también como la Banda del Tanque.

Las crónicas policiales comenzaron a contar la historia de esta rivalidad allá por 2009. Fue el 9 de septiembre de ese año cuando cayó la primera víctima fatal en un enfrentamiento a tiros entre las dos bandas: Joel Alcaraz. Su muerte fue un ajuste por otro ataque ocurrido ese mismo día y que tuvo como blanco un miembro de la familia rival.

Según quedó asentado en distintas causas que se tramitaron en los Tribunales provinciales, ese día Jesús Benavente cayó herido con siete disparos de arma de fuego en pasaje Becquer al 500 bis. A causa de esas heridas, quedó parapléjico. Su atacante fue Joel –hermano de Checho–, quien consiguió huir sólo para ser acribillado a balazos momentos después. Por el hecho fueron detenidos Guillermo y Gustavo Benavente, hermanos de Jesús, quienes más tarde recibieron falta de mérito por el crimen. El único procesado fue el propio Jesús, sobre quien la Justicia aplicó la pena natural, que implica que como el acusado sufrió un perjuicio tan grande durante la comisión del delito, no correspondía aplicar, además, una pena.

El segundo integrante de esas familias en ser asesinado fue Gustavo Benavente, de 34 años, acribillado a balazos el 25 de septiembre de 2011 en Grandoli al 3900, en el corazón de la villa del Tanque que lo había visto crecer.

Por este hecho fueron detenidos cuatro sospechosos: Checho Alcaraz, su hermano Daniel, alias Caballo; Alberto Celestino T., alias Chaqueño; y Miguel Ángel G. –quien meses más tarde recibió un tiro en la cabeza que le dejó daño neurológico–. Todos recibieron falta de mérito por el crimen de Gustavo.

La siguiente víctima fue Daniel “Caballo”Alcaraz, de 25 años, contra quien efectuaron nueve disparos cuando se encontraba tomando mate en la puerta de su casa de bulevar Seguí al 33. Ocurrió el 10 de mayo de 2012.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios