Edición Impresa, Policiales

le atribuyen cuatro homicidios

Se apagó: tras violenta saga detuvieron a Lamparita

Le atribuyen cuatro homicidios de una saga de 30 en año y medio.


Lautaro “Lamparita” Funes, buscado al menos por cuatro homicidios, fue apresado ayer a la tarde por personal de la división Inteligencia de la Delegación Rosario de la Policía Federal tras una breve persecución por los pasillos de Colón al 4200, en barrio Tablada. Además, los policías detuvieron a otro joven que estaba con él.

Voceros relacionados con el caso indicaron que tras una serie de medidas determinaron que por esas horas Lamparita, quien se encontraba prófugo desde mayo pasado cuando 150 uniformados de las fuerzas federales hicieron allanamientos en Tablada y República de la Sexta, iba a estar por la zona de Ameghino y Colón, muy cerca de su vivienda.

El operativo se desarrolló en la vía pública y el sospechoso estaba rodeado de gran cantidad de jóvenes. Tras una breve persecución entre los pasillos de esa zona de barrio Tablada, los policías detuvieron a Lamparita y a otro joven. A su vez, las fuentes indicaron que tuvieron que retirarse rápido de la cuadra porque algunos conocidos del muchacho intentaron frustrar la detención.

El vínculo con La Sexta

Con respecto a esta causa, otro conocido de las crónicas policiales que se encuentra prófugo es su socio Carlos Jesús Fernández, conocido como Pelo Duro por sus andanzas como niño y adolescente en la República de la Sexta. Los pesquisas dan por probado un pacto implícito de este joven con Lamparita, al que le atribuyen contar, entre otros grupos, uno destinado a la comisión de entraderas.

A la vez, se sospecha de su participación en la usurpación de viviendas que luego pueden utilizarse, entre otros destinos, como quioscos de drogas. De las conversaciones se desprende que su jefe es René Ungaro, alias Rana o Brujo y condenado por el crimen del ex barra de Newell’s Roberto “Pimpi” Caminos, cuya celda en el penal de Piñero fue allanada en los operativos de mayo pasado.

Drogas y algo más

En un informe que presentó la Policía Federal en mayo pasado y que derivó en el operativo llamado Los Miserables se describió que la organización que involucra a los clanes Funes y Ungaro tiene dos fases: la comercialización de drogas por un lado y la comisión de delitos ordinarios por el otro. Están sospechados de robos agravados, tenencias de armas y municiones, usurpaciones, lesiones, amenazas calificadas, tentativa de homicidio y cuatro crímenes de una saga que acumuló en la zona sur tres decenas de muertes en 18 meses: Leonel Sánchez, Cristian Ferreira, Walter Mena y Alberto Ruiz Díaz.

Los integrantes del clan

Tras el operativo Los Miserables, la fiscal Gisela Paolicelli acusó en la audiencia imputativa a ocho personas por asociación ilícita. Pero entre los imputados no figuró ningún integrante de la familia, que sigue bajo sospecha pero aún, salvo en el caso de Lamparita, no hay pedidos de captura para sus integrantes. Sólo Alan, hermanastro de Lamparita, está preso por una causa de cuando aún era menor, mientras que no hay imputación judicial alguna para sus hermanos Ulises y Jonatan, ni para su padre Jorge ni su primo José María, todos mencionados en diferentes crónicas policiales.

Municipal vs Grandoli

La funcionaria explicó que, a raíz de un informe realizado por el organismo de investigación del Ministerio Público Fiscal (MPA), se relevaron las denuncias contra el clan Funes. Esos datos, sumados a entrecruzamientos telefónicos en otras causas, llevaron a la Fiscalía a concluir que los Funes, junto con otras personas de su entorno asentadas en los barrios Tablada y Grandoli (conocido como Fonavi del Parque del Mercado), eran protagonistas de enfrentamientos armados contra el clan Caminos en barrio Municipal y contra Ariel “Tuby” Segovia, asentado en Tablada y detenido el 8 de octubre del año pasado tras ser baleado. Este muchacho es sindicado como socio de un hijo de Pimpi, Alexis Caminos –también detenido desde octubre de 2016–, y referente de la banda de los Monos tanto en barrio Tablada como en la barra de Newell’s.