Policiales

En la zona de la Terminal

Cayó joven apuntado como autor de un crimen mafioso

En diciembre pasado la viuda de la víctima, Roberto Godoy, sorprendió frente a las cámaras de un noticiero diciendo que el crimen estaba relacionado con la decisión de dejar de vender drogas para una transera de barrio La Cerámica. La Policía capturó a uno de los sospechosos.


El 22 de diciembre pasado Roberto Godoy fue asesinado en la puerta de su casa y frente a dos de sus ocho hijos. Recibió al menos ocho tiros gatillados desde un auto mientras estacionaba el suyo en barrio Empalme Graneros. En su momento, la mujer de la víctima sorprendió cuando dijo frente a las cámaras de un noticiero que el crimen estaba relacionado a la negativa del hombre de seguir vendiendo drogas para unos transeros del cercano barrio de La Cerámica. Ayer, un pibe de 20 años que tenía pedido de captura por el homicidio de Godoy cayó en las inmediaciones de la Terminal de Rosario, luego de ser señalado por la propia viuda, que lo vio y alertó a la Policía.

Según informaron fuentes del Ministerio de Seguridad, agentes policiales llegaron a Santa Fe y Cafferata alertados por una mujer de 36 años, quien apuntó a un joven que andaba por la zona y aseguró que se trataba del autor del homicidio de su marido, Roberto Godoy, de 37 años, ultimado en el marco de un crimen mafioso el 22 de diciembre pasado.

Las fuentes agregaron que la Policía identificó al muchacho, identificado como Roberto M., de 18 años, que se encontraba junto a una mujer de 20, Aylen V. A través del sistema Cóndor se constató que el joven tenía pedido de captura ordenado por el fiscal de Homicidio Florentino Malaponte; en tanto que el nombre de la chica –oriunda de Villa Constitución– arrojó que poseía pedido de captura a requerimiento de la Policía federal, dijeron los voceros del caso.

Según la viudad, de nombre Virginia, lo que motivó el asesinato fue la decisión de Godoy de dejar el negocio del narcomenudeo. Así lo hizo saber en diciembre pasado cuando las cámaras de un noticiero llegaron hasta su casa de Olivé al 2400.

“Voy a decir la verdad, vendíamos droga hace mucho tiempo, vendíamos para ellos y les dijimos que no”, contó Virginia ante las cámaras de Canal 3.

“Cuando dijimos que no, pasó lo de anoche, mataron a mi marido”, agregó la mujer, madre de los ocho hijos de la víctima.

El crimen se produjo alrededor de la 0.15 cuando Godoy estaba junto con dos de sus hijos, que presenciaron la balacera, precisaron voceros policiales. Según contó uno de ellos, menor de edad, cuando se bajó del auto de su padre escuchó varias detonaciones desde un Chevrolet Corsa color gris en el que había cuatro personas. El hombre recibió al menos ocho disparos en la panza y en las piernas y fue trasladado por familiares al hospital Alberdi, donde falleció a poco de ingresar, informó en su momento el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

“Hace como cinco meses que no queríamos saber más nada”, sostuvo Virginia sobre la decisión que, asegura, adoptaron de dejar de vender drogas.

La mujer dijo entonces a la Policía que dos semanas antes le habían baleado las ventanas de su domicilio –hecho que no denunció–, y le habían dejado una nota que decía: “Volvé a vender para nosotros porque te matamos a un familiar”. Añadió la viuda que luego se habían detenido las intimidaciones, hasta que en los primeros minutos de la madrugada del viernes finalmente su marido fue baleado delante de dos de sus hijos, uno menor y otro de 18 años.

“El muchacho de la Graciela nos obligaba” a vender, dijo Virginia el nombre de la supuesta transera, mientras que voceros del caso le pusieron apodo a este hombre: el Gordo Ezequiel.

Los detenidos quedaron alojados en la Comisaría 6ª, a disposición de la Justicia.

Si te gustó esta nota, compartila