Policiales

Golpe comando con tres muertos

Cayó en VGG por el crimen de un policía cordobés

Ariel Francisco Rodríguez Murúa, de 45 años, está acusado de integrar la banda que en febrero pasado golpeó en una cueva financiera de la capital mediterránea, tras el cual se produjo un mortal y feroz tiroteo con efectivos policiales


La Tropa de Operaciones Especiales, junto con la División antisecuestros de la Policía de Córdoba, detuvo este viernes en Villa Gobernador Gálvez a un prófugo por un resonante asalto ocurrido hace tres meses en la provincia mediterránea, perpetrado por veteranos hampones. Ariel Francisco Rodríguez Murúa, de 45 años, era buscado desde que lo identificaran por las cámaras de seguridad de un edificio de barrio Nueva Córdoba, donde el 16 de febrero se produjo un golpe comando que derivó en un tiroteo que se cobró la vida de un efectivo y dos asaltantes.

La TOE y los efectivos cordobeses efectuaron el procedimiento en una casa de calle México al 2400 de Villa Gobernador Gálvez, donde de acuerdo con las tareas de inteligencia se encontraba Murúa. “Luego de un tiempo de vigilancia sobre el lugar el personal policial observó en la vía pública la presencia del sujeto buscado, por lo que procedió a la detención y posterior traslado a la base de TOE en Rosario”, dijo el área de prensa del Ministerio de Seguridad de Santa Fe.

Según las fuentes del caso, Murúa, veterano cañero, era quien restaba detener del grupo que asaltó, el 15 de febrero pasado, el edificio de Rondeau 90 de barrio Nueva Córdoba para robar el dinero del cambista Guido Romagnoli, sobre quien luego se inició una investigación por su procedencia, señaló el portal Cba24. La Policía, alertada de la situación, intervino y se generó un arduo tiroteo, en el que falleció el efectivo Franco Ferraro –quien actuó estando de franco– y dos de los asaltantes, Ricardo Serravalle, de 52 años, y Rolando Ricardo “Ciego” Hidalgo, de 63. En el lugar se recolectaron al menos 90 vainas servidas, informó la prensa cordobesa.

Esa noche, según la investigación, Murúa y otro veterano hampón, Ariel Gramajo, escaparon del lugar saltando a un edificio vecino, tomaron como rehén a una joven y lograron fugarse.

Diego Tremarchi, de 34 años, cayó esa misma madrugada: la Policía lo atrapó mientras intentaba huir. Una tía abuela suya, Teresa, trabajaba como empleada doméstica del cambista asaltado y está sospechada de actuar como entregadora. El 16 de mayo pasado fue detenido en Lomas de Zamora, luego de meses en la clandestinidad, Gramajo, de 45. Por la logística de la banda, el fiscal Ruben Caro no descartó vínculos con la Policía.

En tanto, el domicilio de la hermana de Rodríguez Murúa, una empleada de Ministerio Público del Interior de Córdoba, había sido allanado el 22 de mayo pasado. Allí los investigadores se incautaron de dos celulares y un auto. La hipótesis es que la empleada judicial obró como encubridora de su hermano, lo que reveló una compleja trama en torno del golpe de Nueva Córdoba.

“Se desarrollaron tareas de investigación con el empleo de todas las técnicas de última aplicación tecnológica disponibles, de forma conjunta con La Tropa de Operaciones Especiales (TOE) a cargo del subcomisario Maximiliano Oscar Bertolotti, con el empleo de una Brigada de Delitos Complejos integrada por el departamento Antisecuestros, Homicidios, Antiterrorismo, Robos y Hurtos y Sustracción de Automotores”, precisaron fuentes policiales cordobesas.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios