Ciudad, Edición Impresa

Ojos que no ven

Crimen de Rubén Landini: archivan causa por falta de avances

La fiscal Valeria Piazza Iglesia dijo llegar al límite de las medidas para saber quién mató a Rubén Landini, panadero de 25 años embestido en Sorrento y Cavia hace 9 meses. El Ciudadano dialogó con la funcionaria, quién contó cómo se trabajó.


Alguien chocó a Rubén Landini la madrugada del 24 de marzo en Sorrento y Cavia. Tenía 25 años, era panadero, iba a trabajar en bicicleta a Granadero Baigorria y terminó muerto al costado del puente que pasa por encima del Ludueña, cerca de Empalme Graneros. Seis meses más tarde, la investigación fue archivada. Ninguna de las pistas llevó al responsable y su muerte sumó a las causas NN o de autor ignorado. Este diario recuperó el camino de investigadores y los problemas que tuvieron. Entre otros, uno que se repite en distintas causas en Rosario, el mal funcionamiento de las cámaras de videovigilancia de la provincia y el municipio.

El hecho

Según pudo reconstruir la Fiscalía, el choque ocurrió entre las 3.30 y las 4 del 24 de marzo de 2016 en la subida al puente de avenida Sorrento. El cuerpo de Landini fue hallado dos horas después de su muerte, según la autopsia. La bicicleta negra con manchas amarillas en la que viajaba terminó debajo del puente, donde se había formado un basural. Los peritos no pudieron dar con el punto de impacto principal, es decir, dónde lo chocaron. El manubrio estaba roto, la orquilla doblada, el asiento raspado por arrastre, los pedales con platos desprendidos y sin la rueda delantera, que fue hallada a metros y partida en tres pedazos. “Al no tener el auto, no tengo dinámica accidental”, explicó a a este medio, la fiscal Valeria Piazza Iglesia, a cargo de la causa. “Si tengo que presuponer, fue con la parte frontal del vehículo a la bicicleta porque hubo desprendimiento de un paragolpe. Eso hipotéticamente”.

Los restos y el indicio

A dos metros de la bicicleta los forenses encontraron varios plásticos y el faro antiniebla. Después de las pruebas dijeron que pertenecían a un Peugeot 207 Compact color gris. Los investigadores buscaron en los registros de una cámara de videovigilancia del sistema provincial. Es la que mira el tránsito desde Sorrento y Circunvalación, a 18 cuadras del lugar del hecho. Capturó las placas de 100 autos que pasaron por la avenida entre las 3 y las 6. De todas, sólo tres coincidieron con la descripción del Peugeot, el señalado como posible involucrado en el choque. Era la única línea de investigación. Nadie había respondido a los pedidos por testigos emitidos por la Fiscalía en redes sociales y canales de televisión. Ningún arrepentido se arrimó. Los investigadores tampoco tuvieron suerte cuando pidieron las imágenes de una segunda cámara, aún más cerca del lugar del siniestro. A doscientos metros de donde encontraron a Landini, funciona una cámara también usada por la provincia y el municipio. Está en Sorrento y Calvo. La pobre definición impidió ver qué tipo y marca de autos bajaban o subían del puente. Aún con el peritaje informático fue imposible, insistieron desde Fiscalía. Sólo se veían los faros de los vehículos. Lejos quedó la posibilidad de distinguir si se trataba de alguno de los Peugeot.

Los tres y la defensa

La investigación siguió por los registros del automotor. Los tres Peugeot están registrados en Rosario. A mitad de año personal de la Policía de Investigaciones (PDI) fue a hacer guardia a cada dirección. La idea era encontrar cada coche, revisar si mostraban alguna señal en el paragolpe (o de arreglo reciente) y si la tenía, pedir una orden de allanamiento para el titular. Entre 15 días y un mes la Fiscalía mantuvo la guardia. Incluso fueron a lugares en donde a los titulares les habían labrado multas. Los tres autos no aparecieron.

Consultada por el criterio para dejar de mandar a la PDI a buscar los autos, Piazza Iglesia respondió: “Hay tiempos prudenciales porque las investigaciones se tienen que cerrar también. La brigada presentó el informe. No estamos un año en la puerta esperando el auto. Hay un tiempo prudencial”.

Consultada sobre por qué no llamaron a los titulares a brindar testimonio, la fiscal explicó: “No tengo acreditado que hayan sido estos autos. La Fiscalía está sujeta al control de un juez. Tengo que tener un fundamento y con lo relevado no tenemos indicios para pedir una orden. Si llamamos como testigo a un posible imputado le estamos coartando el derecho de defensa”. La funcionaria sostuvo que cuando la Fiscalía cita a un testigo está obligado a decir la verdad. Y si va como imputado, debe estar acompañado por un abogado. En el viejo sistema existía una figura con la que el juez podía llamar a declarar a una persona sobre la que había algún indicio de sospecha. Era una declaración informativa.

Conclusión

La familia de Landini fue notificada el 14 de octubre de que la causa iba a ser archivada –ver aparte–, según los tiempos dispuestos en el Código Procesal Penal. La hermana de Landini, Gabriela, contó a este medio: “No movieron la investigación. Pedí que tomen testimonial a los policías que estuvieron en el lugar la primera vez. No llamaron a nadie. Tuvimos el dato de que uno de los Peugeot había colgado en Facebook que ya había arreglado «la nave» y no siguieron esa pista”. El desconcierto de la familia y amigos de Landini los llevó a una manifestación un mes después del hecho frente a los Tribunales provinciales. Bajo la lluvia sostuvieron carteles con la foto del joven y pidieron avances en la causa. “No entiendo por qué la fiscal no llamó a los titulares de los autos que pasaron cerca de esa hora como testigos. Alguien que haya visto algo. El problema es que los datos de las patentes estuvieron a mitad de año y por la otra cámara no se veía nada”, criticó la hermana. “Ya enterré a mi hermano. Quería verlo por última vez. Por eso queríamos ver una cámara que lo mostrara pedaleando. Estábamos buscando un fantasma”, concluyó la hermana.

El padre de Landini, que le dio su nombre, Rubén, dijo: “Opté por no seguir. No le va a devolver la vida a mi hijo. Me cansé de pelear. Siento que hubo un montón de irregularidades. Tiré a la basura la notificación. Quería olvidar. Admiro al tipo que pelea. Mi hijo estuvo en el momento justo. Nacemos con una fecha de vencimiento”.

“Hubiera sido bueno tener las cámaras y que detecten una imagen clara”, concluyó la fiscal a cargo de la investigación. Según la provincia, el Sistema Provincial de Videovigilancia proyectó sumar hasta el año pasado 600 cámaras distribuidas en Rosario (400), la ciudad de Santa Fe (200) más otras en San Lorenzo.

Quejas y tiempos

Según explicaron desde Fiscalía, cuando los investigadores llegan a la conclusión de que las medidas se han completado y no se puede avanzar más se envía una notificación a familiares de las víctimas. Desde ese momento tienen hasta cinco días hábiles para presentar una queja ante el fiscal regional, que archiva la causa. Luego corren 60 días para impulsarla aunque sin la intervención de la Fiscalía.

Medidas tomadas

La fiscal enumeró a este diario las medidas que tomó para dar con el responsable del choque: acta de procedimiento policial; entrevista a la novia de Rubén; informe del jefe de monitoreo por la cámara de Sorrento y Circunvalación; informe sobre patentes que podían coincidir con los restos del Peugeot; entre otros. Además, se pidieron informes de gabinete científico, de procedimiento ocular, de croquis policial, de examen mecánico a la bicicleta, del paragolpe. La carpeta del caso a archivar también tiene los detalles de la cámara de Sorrento y Calvo, de la autopsia al cuerpo de Rubén, vistas fotográficas, croquis de planimetría, informes registrales de los tres autos sospechosos y el informe de la Policía de Investigaciones que no pudo dar con los vehículos.

Comentarios