Política

delitos de lesa humanidad

Causa Guerrieri III: cadena perpetua y cárcel común para todos los acusados

Cientos de personas esperaron la resolución judicial bajo la lluvia frente a los Tribunales de Oroño al 900 y ovacionaron la lectura de la sentencia.


El Tribunal Oral Federal 1 de Rosario condenó este viernes a la pena de prisión perpetua y cárcel común a los diez represores acusados de delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico militar en el marco de la causa denominada Guerrieri III. Los delitos juzgados fueron perpetrados en perjuicio de 47 víctimas del terrorismo de Estado, de las cuales 24 siguen desaparecidas.

Los 10 condenados, entre ellos militares retirados y ex agentes civiles de inteligencia (PCI), operaron en el circuito represivo que comprendía los centros clandestinos de detención, torturas y exterminio conocidos como Quinta de Funes, escuela Magnasco, La Calamita y La Intermedia, en la órbita del Destacamento de Inteligencia 121 del Ejército en Rosario.

Los militares retirados Oscar Guerrieri, Juan Daniel Amelong, Alberto Pelliza, Jorge Fariña y Marino Héctor González, que integraron el Destacamento de Inteligencia 121, fueron condenados a prisión perpetua por los delitos de privación ilegal de la libertad, tormentos y homicidio.

La misma condena recibieron los ex agentes civiles de inteligencia (PCI) de ese destacamento Eduardo Costanzo, Walter Pagano, Ariel López, Juan Andrés Cabrera y Rodolfo Daniel Isach.

Querellantes, sobrevivientes y familiares de las víctimas que aguardaron el fallo junto a otros militantes de derechos humanos celebraron las condenas.

“Este fallo es una construcción de todos los que estamos acá. Sin la calle y las movilizaciones no tendríamos a estos genocidas condenados”, dijo Juane Basso, de Hijos Rosario.

Por su parte, Norma Vermeulen, de Madres de Plaza 25 de Mayo de Rosario, destacó que los condenados “no son viejitos buenos”.

“Son más jóvenes que yo y son personas malvadas que tienen que pudrirse en la cárcel común. Que lo paguen, eso es importantísimo”, añadió emocionada.

A su turno, la abogada Nadia Schujman, de la querella de Hijos, dijo ante el centenar de personas que aguardaron el fallo bajo una persistente lluvia que “estas condenas resultado de la lucha colectiva de cientos, de muchos que no están, de familiares que ponen el cuerpo y de los sobrevivientes que hacen esto posible”.

“La sentencia fue la mejor manera de terminar esta semana en que ganamos todas las batallas: llenamos todas las calles del país para frenar el fallo de la Corte y logramos las diez cadenas perpetuas que pedimos en este juicio”.

Sabrina Gullino Valenzuela Negro, militante de Hijos Rosario y querellante en la causa, opinó que esta fue “una sentencia ejemplar por toda la lucha que se viene dando en estos cuarenta años, donde hubo subidas y bajadas, pero el amor de las Madres, de las Abuelas, la tenacidad de mis hermanos, de mis compañeros de Hijos, y de todos los sobrevivientes que con tanto valor, en momentos en que eran muchos más difíciles que ahora declarar, pudieron ir reconstruyendo lo que hoy son los juicios”.

“Nuestro pueblo es el que va a poder doblar el destino para poder encontrar a todos los hermanos que nos faltan y saber qué pasó con nuestros padres, que hoy son nuestros compañeros porque luchamos por su memoria”, declaró tras la lectura de la sentencia.

El espía civil Rodolfo Isach fue el único de los diez condenados ayer sin una condena anterior –en los juicios “Guerrieri I y II”–, ya que estuvo prófugo entre septiembre de 2009 y febrero de 2012, cuando fue capturado en una vivienda de la localidad balnearia de Ostende.

En su legajo, incorporado a la causa, figura una evaluación realizada en aquellos años por su superior, Guerrieri, quien destacó que Isach era “versátil, criterioso y subordinado”, lo que lo convertía en “un verdadero agente especial”.

 

Carrió: todos los condenados mayores de 75 años deben tener arresto domiciliario

La diputada nacional por la Coalición Cívica Elisa Carrió afirmó ayer que los “mayores de 75 años” deben tener prisión domiciliaria y consideró que “no responde al derecho humanitario que gente de 80 (años) esté detenida en cárceles comunes”, más allá de que “hayan cometido delitos de lesa humanidad o no”.

“Estoy de acuerdo con que las personas mayores de 75 años tengan prisión domiciliaria”, subrayó la siempre polémica dirigente del oficialista frente Cambiemos.

Críticas a Ricardo Lorenzetti

En tanto, al volver a referirse al fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que habilitó el beneficio del 2×1 a represores, Carrió deslizó que el presidente del máximo tribunal, Ricardo Lorenzetti, colocó en agenda la cuestión para “enredar” en su “estrategia” a Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz y Elena Highton de Nolasco. “¿Quién fija la agenda de los puntos que van a ser tratados por la Corte? El presidente de la Corte. ¿Para qué lo hizo? Porque él sabe que estos jueces van a aplicar la ley, no van a inventar la ley, y van a caer enredados en la estrategia del presidente de la Corte que fijaba la agenda”, resaltó la legisladora.

A su entender, el máximo tribunal pudo haber alertado al Congreso sobre que existía un vacío legal que habilitaba el 2×1 en casos de lesa humanidad.

“Lo que correspondía hacer durante muchos años era al menos avisarle a la gente del Parlamento que muchas veces no sabe de qué habla, lo que pasó”, consideró Carrió, al deslizar críticas a Lorenzetti, sobre quien impulsa un pedido de juicio político.

En declaraciones a radio Mitre, expresó: “Yo quiero jueces que se atengan a la ley y la Constitución. No quiero jueces que se arroguen facultades legislativas, como que ningún empleado judicial paga Ganancias. Y ahora vienen otras dos (sentencias): la exención de impuestos a jubilados y Milagro Sala”.

Sobre el 2×1, sostuvo que “el Parlamento no puede escandalizarse por el fallo, si el problema es el propio Parlamento”.

“La pregunta es qué hicieron (Victoria) Donda y (Remo) Carlotto, presidentes de la comisión de Derechos Humanos en estos últimos 12 años”, enfatizó la diputada nacional.

“Lo que sucedió es que durante doce años el Congreso de la Nación no modificó el Código Penal en el artículo segundo diciendo que esto no se aplica a los delitos de lesa humanidad”, agregó Carrió.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios