Política, Últimas

Causa Díaz Bessone: cerró la primera audiencia

Con la lectura del requerimiento fiscal de elevación a juicio concluyó la primera audiencia del juicio oral de la causa Díaz Bessone, que investiga delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura.

Con la lectura del requerimiento fiscal de elevación a juicio concluyó la primera audiencia del juicio oral de la causa Díaz Bessone, que investiga delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en el principal centro clandestino de detenciones de Rosario, que funcionó en el ex Servicio de Informaciones (SI) de la policía local, y por donde pasaron entre 1.800 y 2.000 detenidos-desaparecidos.

Víctimas, sobrevivientes y querellantes calificaron la de jornada de hoy de “un día histórico para Rosario y la región” porque “después de 36 años, hay un reconocimiento a la institucionalización de una demanda muy importante, que fue echar luz sobre la verdad y que se haga justicia con aquellos que participaron del genocidio iniciado en 1976”, dijo Eduardo Seminara, querellante en la causa.

Tras el final de la audiencia, el Espacio Juicio y Castigo -integrado por testigos, víctimas y organismos defensores de los derechos humanos- realizaron una caravana en bicicleta por distintos sitios cercanos al tribunal, de donde fueron secuestrados víctimas del terrorismo de Estado.

En esta parte de la causa que se elevó a juicio oral, los acusados son el ex comandante del Segundo Cuerpo del Ejército, Ramón Genaro Díaz Bessone; los ex policías José Rubén Lofiego, Mario Alfredo Marcote, Ramón Rito Vergara y José Carlos Scortechini; y el civil Ricardo Miguel Chomicky.

El expediente original, iniciado en 1984, poseía varios imputados más, muchos de los cuales fallecieron y un grupo menor está prófugo de la justicia.

Los seis acusados están procesados por asociación ilícita, privación ilegítima de la libertad, homicidio y tormentos en diferentes casos, ocurridos durante el año 1976 en el centro clandestino de detenciones que funcionó en el SI, ubicado en pleno centro de Rosario, en la ochava de San Lorenzo y Dorrego.

La causa cuya primera audiencia comenzó hoy tiene 91 víctimas de delitos de lesa humanidad y unos 160 testigos, por lo que se estima que su trámite abarcará lo que resta del año.

El Tribunal Oral Federal 2 (TOF2), que lleva adelante el juicio, está integrado por los jueces Otmar Paulucci, Beatriz Caballero de Barabani y Jorge Venegas Echagüe, mientras que el equipo fiscal está conformado por Gonzalo Stara, Mabel Colalongo y Mario Gambacorta.

Salvo Díaz Bessone, que cumple prisión domiciliaria, el resto de los procesados está en libertad por decisión de la Cámara de Casación Penal, hecho que fue repudiado por el Espacio Juicio y Castigo de Rosario.

Eduardo Seminara, testigo y querellante en la causa, aseguró que “para Rosario y para nuestra región es un día histórico, porque es el día en que nosotros podemos decir nuestra parte de la verdad y recordar a todos los compañeros que no tienen, ni tuvieron, la posibilidad de defenderse en ningún lado”.     Alfredo Vivono, sobreviviente y también querellante, coincidió en que se trata de “un día histórico” porque “estamos juzgando a quienes operaron en el centro clandestino más importante del Segundo Cuerpo del Ejército, por la cantidad de compañeros que pasaron por allí”.

A la vez, repudió el hecho de que “los procesados enfrenta este juicio en libertad”, y agregó: “Hacemos responsables a los integrantes del TOF 2 por cualquier situación que ocurra con los testigos, como ya viene ocurriendo con algunas amenazas”.

En el mismo sentido se manifestó Marta Bertolino, sobreviviente y testigo, quien que “la sociedad rosarina no puede convivir en la calle con personas que, para llegar a este procesamiento, es porque hay las pruebas que acreditan casi con certeza su culpabilidad de los crímenes de los que se los acusa”.

También participaron de la primera audiencia la vicegobernadora Griselda Tessio y el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia, Héctor Superti, junto a la secretaria del área, Rosa Acosta, y el titular del programa de Acompañamiento y Protección de Testigos y Querellantes, Oscar Blando.

“Para nosotros es un hecho importante el comienzo de este nuevo juicio por delitos de lesa humanidad en la provincia de Santa Fe, porque de esta manera se ratifica que la memoria va a vencer al olvido y que la justicia va a vencer a la impunidad por todo lo acontecido en esa noche trágica de la historia de nuestro país”, dijo el ministro Superti.

Comentarios