Política, Últimas

Catamarca: Gobierno festejó el triunfo de Corpacci

Por Florencia Arbeleche.- El Gobierno celebró anoche la victoria de la actual senadora del FpV. La exvicegobernadora de la provincia se impuso por 48,2% a 44,6% al radical Eduardo Brizuela del Moral, que buscaba su tercer mandato. Así se convertirá en diciembre en la segunda mujer en la historia argentina en llegar a la gobernación. Aníbal Fernández calificó de “histórico” el triunfo Randazzo: “La política nacional tuvo su reconocimiento en Catamarca” Hartazgo, unidad PJ y el plus Cristina volcaron la elección Fellner: “En Catamarca ganó un modelo de país” “Pino” Solanas celebró el fin de la “dinastía corrupta” en Catamarca El intendente electo de capital catamarqueña destacó el triunfo del proyecto nacional

El Gobierno celebraba anoche el triunfo en la elección a gobernador en Catamarca, donde la actual senadora Lucía Corpacci se impuso por cuatro puntos a su excompañero de fórmula, el actual gobernador radical, Eduardo Brizuela del Moral, que buscaba su tercer mandato acompañado por el intendente de la capital, Ricardo Guzmán.

Quizás hasta por superstición, la fecha elegida por el propio oficialismo local le jugó ayer una carta amarga al espíritu triunfalista que exhibió el Frente Cívico durante toda la campaña y que anoche viró a caras largas por la derrota que se confirmaba a medida que pasaban las horas, en un lento recuento de votos.

Con este triunfo, Corpacci se convertirá en diciembre en la segunda mujer en la historia argentina en llegar a la gobernación, luego de que en 2007 la rosarina Fabiana Ríos estrenara ese camino al ganar en Tierra del Fuego.

La ventaja irreversible de la fórmula Corpacci-Dalmacio Mera estalló en los cuarteles kirchneristas locales y se extendió como reguero de pólvora con una velocidad inimaginable y con un único destino final: la quinta presidencial de Olivos. Allí, Cristina de Kirchner anotaba el primer triunfo del oficialismo en el extenso fixture que culminará en octubre con la elección presidencial. «Sabíamos que ganábamos. La gente quiere una provincia mejor. Estamos muy contentos, y este resultado es muy importante para todos», le dijo Corpacci a este diario en un escueto contacto telefónico cerca de la medianoche mientras esperaba, junto al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, el arribo del ministro del Interior, Florencio Randazzo, para brindar una conferencia de prensa.

En la previa, si bien en la Casa Rosada veían en la UCR a un rival difícil de derrotar, confiaban en que la buena imagen que la Presidente mostraba en la provincia -por la cual pasó a fines de febrero- permitiría sumar votos a Corpacci.

De esta manera, el Frente para la Victoria rompió con 20 años de hegemonía del Frente Cívico y Social, que llegó al poder de la mano de Arnoldo Castillo tras la intervención federal a la provincia luego del asesinato de la adolescente María Soledad Morales.

Los hasta ayer rivales fueron antes socios políticos en la Concertación Plural que llevó a Julio Cobos a la vicepresidencia y que redibujó entonces el mapa electoral nacional con casos estigmáticos como Misiones, Corrientes y Santiago del Estero. En todos, menos en Santiago, ese experimento transversal se agotó y cayó por peso propio.

En 2007, Brizuela del Moral logró el pase para un segundo mandato, con Corpacci como vice. En esa oportunidad, se impuso con comodidad -por 22 puntos; un 57% contra un 35%- sobre su oponente, el crítico dirigente gastronómico Luis Barrionuevo. Ayer, este «cruzado» anti-K que apoyó la fórmula de su hermana Liliana debió mascullar en silencio no sólo el magro resultado que obtenía su familiar -pero que sin embargo le alcanzaba para ingresar un puñado de legisladores-, sino su afiatado convencimiento de que, pese a los esfuerzos, la Casa Rosada no lograría imponerse.

Comentarios