Región

La Justicia en debate

Caso Vero: para el defensor, “el Estado no tiene perspectiva de género”

Sebastián Moleón, el defensor de la joven de 27 años detenida después de buscar ayuda en un hospital por una hemorragia posparto, pidió la libertad este viernes. El juez Pegassano la negó y ordenó que esté detenida 45 días


“Ninguno de los niveles del Estado actuó con perspectiva de género”. Con ese argumento el defensor público Sebastián Moleón pidió en los tribunales de la ciudad Santa Fe la libertad de Vero, nombre ficticio para proteger la identidad de la joven de 27 años que está detenida después de buscar ayuda en el hospital José María Cullen por una hemorragia posparto. Llegó acompañada por la mamá y el papá desde una casaquinta en Desvío Arijón, a 30 kilómetros de la capital provincial. Tenía un feto muerto en una caja y pidió auxilio para los dos. Los médicos la denunciaron y, cuando le dieron el alta, la Fiscalía ordenó detenerla. Es acusada de matar a su hija a golpes en un proceso judicial sin pruebas determinantes. Este viernes, en una audiencia en la que debía definirse si seguía presa, con domiciliaria o en libertad, el juez Jorge Pegassano decidió que estará 45 días en la cárcel. En diálogo con El Ciudadano, Moleón adelantó que evalúa apelar la decisión. “Es una mujer que fue al hospital por un problema de salud. A las horas estaba denunciada. A los tres días estaba detenida. Eso es no es tener perspectiva de género en ninguno los niveles del Estado que intervinieron”, agregó el profesional.

Vero llegó al Hospital Cullen el viernes de la semana pasada a la noche con una hemorragia posparto. Había parido sola en la casaquinta sin ningún tipo de asistencia médica. La mamá y el papá no sabían que estaba embarazada. A las pocas horas de ser atendida, los médicos la denunciaron. El director del hospital salió a hablar en los medios de la ciudad sobre la situación. Desde la Fiscalía empezaron a investigarla y tratarla como sospechosa de un crimen. El lunes quedó detenida. El miércoles fue imputada por homicidio agravado por el vínculo, un delito con la pena más alta del Código Penal: prisión perpetua.

La teoría de los fiscales Marcelo Nessier y Rosana Marcolín es que Vero mató la recién nacida a golpes. Como argumentos presentaron un informe de autopsia donde no se determinó que lo que le causó la muerte fueron golpes. Los fiscales dijeron que nació viva porque había aire en los pulmones, aunque según la defensa ese argumento tampoco es sólido aún. El defensor de Vero explicó que son necesarios más estudios.

Moleón explicó que en la audiencia de este viernes pidió tanto la libertad como la prisión domiciliaria. Vero tiene un hijo de cuatro años a cargo y, según el defensor, no hay motivos judiciales para que no pueda pasar por el proceso judicial en su casa.

Sin género

El defensor de Vero presentó tres argumentos para pedir la libertad. El más fuerte estuvo basado en la falta de perspectiva de género. Para Moleón hubo una seguidilla de acciones que demuestran que en ningún momento se pensó en Vero como una mujer vulnerable que necesitaba atención y contención: los médicos la denunciaron en la Policía en vez de dar intervención a la unidad fiscal especializada en violencia de género o al Instituto de la Mujer de la Municipalidad de Santa Fe; la Fiscalía mandó a la Policía de Investigaciones (PDI) a entrevistarla sin que ella supiera que estaba siendo acusada de un crimen, e incluso fueron al barrio en el que vive en la ciudad de San Carlos para buscar pruebas en su contra.

Para el defensor, Vero fue tratada desde el principio con el prejuicio de que había cometido un asesinato. “Cuando hay una mujer vulnerable por una situación delicada de salud es difícil pensar en que estas acciones se enmarcan en una perspectiva de género. Muestran que hay un problema en la respuesta del Estado ante una mujer que va a buscar ayuda al sistema de salud. La falta de perspectiva es un punto central porque deriva en una mirada recortada. El prejuicio impide que puedan incorporar elementos importantes a la investigación”, explicó el defensor.

La autopsia

El segundo argumento del abogado estuvo basado en los resultados de la autopsia. “No está probado que el feto haya nacido con vida. En este tipo de estudios hay falsos positivos que se dan precisamente cuando hay movimientos respiratorios en el parto o por sufrimiento fetal prolongado. Son dos cosas que pueden haber pasado porque el parto fue en soledad y sin asistencia médica. Para determinarlo, se necesitan más estudios”, explicó Moleón y agregó: “Para que haya un homicidio tiene que haber alguien que esté vivo. Esos falsos positivos pueden dar lugar a otras hipótesis distintas a las que planteó Fiscalía”. Además, el defensor cuestionó la causa de muerte porque el informe de autopsia no fue determinante. “La hipótesis de la Fiscalía es que hubo golpes, pero para demostrarlo se necesita de otros estudios. No hay ninguna prueba que apunte a ella”, dijo Moléon.

Por último, el defensor pidió la libertad o la prisión domiciliaria porque al tener un hijo no hay peligro de fuga y también porque cumple con todos los requisitos para acceder al beneficio. “La Fiscalía habla de un supuesto entorpecimiento de las pruebas en el lugar donde fue el parto. No parece lógico que hayan querido ocultar algo cuando ella y sus padres fueron a un hospital público con todas las evidencias”, agregó.

Contención

Vero pidió asistencia psicológica apenas entró en contacto con su defensor. Desde entonces, es atendida por una psicóloga del Instituto de la Mujer de la capital provincial. Hasta ahora no pudo hablar en las audiencias judiciales. “Ella está con un cuadro de angustia y no quiere hablar todavía. Hay que respetar su decisión. No sólo pasó por un parto en soledad. La criminalización es otro evento traumático que la pone en un lugar inferioridad a la hora de defenderse”, concluyó Moléon.

Criminalización

Desde la mesa Ni Una Menos Santa Fe y la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito acompañan a la familia de Vero en el proceso judicial. Desde las agrupaciones consideran que los médicos violaron el secreto profesional y que se trata de un caso de persecución y criminalización. Lo compararon con el de Belén, la joven tucumana que tuvo un aborto espontáneo y pasó dos años y cuatro meses presa hasta que la Corte Suprema la absolvió por falta de pruebas. Esta semana lanzaron el hashtag #LibertadParaVero. “Estamos ante médicos y fiscales antiderechos que persiguen a las mujeres. Los medios de comunicación se hicieron eco de los que dijeron los médicos y fiscales y no tuvieron problema de exponerla. La declaran culpable y no presumen inocencia hasta que se demuestre lo contrario”, advirtió Claudia Hoyos, una de las referentes de las organizaciones de la ciudad.

Llegó a un hospital con una hemorragia posparto y está presa hace 5 días

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios